Domingo, 19 de Enero 2020
Ideas |

Nuevo llamado a frenar violencia en Liga del Pacífico

Por: Salvador Cosío Gaona

Nuevo llamado a frenar violencia en Liga del Pacífico

Nuevo llamado a frenar violencia en Liga del Pacífico

De nueva cuenta la violencia apareció en el Nuevo Estadio Yaquis (NEY) de Ciudad Obregón, con actos totalmente impropios en relación a eventos ligados a cualquier disciplina deportiva y que resultan aún más apartados del espíritu que anima a nuestro amado rey de los deportes, que se significa por ofrecer un sano espectáculo deportivo de índole familiar con pleno respeto a los valores más preciados por la sociedad,  dirigido a aficionados y sus familias como un esparcimiento carente de riesgo a la integridad física de quienes participan en el juego de pelota y/o a las personas que acuden a disfrutar de ello.

Recordemos que hace poco se difundieron videos de una batalla campal entre aficionados en ese mismo estadio y se generó un señalamiento amplio en redes sociales con un exhorto tanto a la dirigencia de la Liga Mexicana del Pacifico como a la directiva de la tropa cajemense a efecto de realizar lo que estuviera a su alcance para evitar ese tipo de disturbios.

Y ahora, con motivo del primer encuentro de la serie de Semifinales entre los Yaquis de Ciudad Obregón y los Venados de Mazatlán, circuló en redes sociales un video del que se advierte cómo algunos aficionados, portando playeras y gorras que les distinguieron como fanáticos del equipo local, estuvieron arrojando objetos y vertiendo líquidos de diversa índole hacia el dugout utilizado por Venados de Mazatlán, siendo objeto de esa agresión peloteros e integrantes del cuerpo técnico de la organización beisbolera mazatleca.

Nuestro amado rey de los deportes se significa por ofrecer un sano espectáculo deportivo de índole familiar con pleno respeto a los valores más preciados

Tras los señalamientos de repudio a lo acontecido, que fueron realizados por aficionados en redes digitales de interacción comunitaria, así como agentes de comunicación en diversos medios de información y portales de noticias, la dirigencia de la Liga Mexicana del Pacifico, que encabeza Omar Canizales Soto, expresó un comunicado en que dice haber identificado plenamente a quienes causaron los disturbios y establece que dichas personas han sido boletinadas para que no se permita ingresen a ninguno de los 10 estadios de los equipos que conforman la LMP.

Resulta muy corta la acción de la dirigencia de la LMP y no se advierte una reacción sólida  de la directiva del equipo Yaquis de Ciudad Obregón, por lo que es de exigirse la necesidad de acciones más firmes y contundentes para sancionar ejemplarmente a los causantes de esos disturbios que manchan al beisbol en general y para prevenir que eso ya no suceda más en el futuro.

A este asunto hay que aparejarle lo ocurrido recientemente cuando una de las mascotas del equipo Tomateros de Culiacán, apodado “El Chango Ote’”, realizó un “festejo” con connotación violenta impactando con mucha fuerza un pastel en la cara de una dama acompañada de un pequeño, al parecer con motivo de su cumpleaños y por encargo de la pareja sentimental de esa joven, la que en el video que circuló por redes sociales se advierte sorprendida y que visiblemente molesta se abalanza sobre el peludo monigote, reclamándole airadamente e incluso manoteándole por la agresión sufrida. No obstante, posteriormente circuló por redes sociales otro video en el que el personaje disfrazado de animal pretende justificarse y se acompaña de la mujer agredida diciendo fue una situación concertada. Es claro que, aún hubiese sido quizá así, no debe permitirse cundan este tipo de acciones y actitudes violentas que se apartan de la sana recreación social que va ligada casi siempre al espectáculo familiar  que ofrece nuestro rey de los deportes, el beisbol.

Ya antes se han señalado actitudes inadecuadas de promoción de la violencia por parte de la propia directiva del club Tomateros de Culiacán, que han utilizado pantallas y equipo de sonido del edificio deportivo para generar aversión hacia personas que se les identifique como partidarios de un conjunto beisbolero distinto al de la casa y ya se han señalado agresiones que han surgido al calor de la pasión que desborda el encuentro en sí mismo, y quizá también por exceso de alcohol que se consume en dicho estadio y generan actitudes y acciones punitivas de algunos aficionados extremosos que generan violencia contra otros aficionados.

Es exigible acciones más sólidas de los equipos que conforman la LMP y la propia Liga para defender al beisbol preservando su riqueza y valores que le enaltecen.

Temas

Lee También