Lunes, 06 de Diciembre 2021

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

Los obstáculos a los que nos enfrentamos

Por: Jaime Di Paulo

Los obstáculos a los que nos enfrentamos

Los obstáculos a los que nos enfrentamos

En esencia, el espíritu empresarial se parece mucho a las artes plásticas. Un artista puede usar pinceles y un lienzo en blanco para crear una obra de arte, mientras que el emprendedor usa capital y un plan de negocios para crear un negocio.

Los artistas saben que no todos los materiales para pintar son iguales. Algunos pinceles tienen cerdas débiles, algunas tintas retienen mejor el color y algunos lienzos son mejores que otros. El material que utilizan para crear su obra de arte tiene un impacto directo en el producto final. Lo mismo puede decirse del espíritu empresarial. El financiamiento, el apoyo y otros recursos que se obtienen tienen un impacto directo en el éxito de cualquier negocio.

En un mundo ideal, el acceso a los recursos sería igual y la producción debería juzgarse sobre bases comparables. Desafortunadamente, como han descubierto muchos dueños de negocios hispanos y afroamericanos, éste no es el caso, y el efecto de estas variables pesa más sobre ellos.

Eso fue exactamente lo que hablamos en el Foro “Diálogo Black&Brown” (expresión en inglés que hace referencia a las comunidades latinas y afroamericanas: un llamado a repensar el futuro que compartimos”, organizado el 5 de noviembre por los Consulados de México en Chicago y en Detroit. Junto a otros destacados colegas discutimos sobre retos y lecciones de las comunidades empresariales afroamericanas e hispanas.

Cuando muchos anglosajones comienzan su negocio, tienen personas en la familia o en círculos sociales a la que recurrir en busca de orientación. Esos consejos sobre presupuestos, estrategias de marketing, posicionamiento, competencia y muchos temas más, los ayudan mucho a prepararse para los desafíos que enfrentarán.

Desafortunadamente, muchos dueños de negocios latinos no tienen acceso a mentores. ¿La razón? No tanta gente de esos grupos, en promedio, tiene empresarios exitosos dentro de sus familias o círculos sociales.

Uno podría preguntarse cuál es el valor real de tener un menor en esta época. Con tanta información al alcance de la mano, ¿no se puede buscar en Google lo que se necesita saber? Por supuesto que sí. Pero todas las investigaciones revelan que la tutoría tiene un impacto significativo en el éxito de las pequeñas empresas. Los mentores ayudan a expandir la red. Ayudan a llegar a mercados a los que puede resultar difícil acceder. También comparten lecciones de sus experiencias, algo que es difícil de conseguir incluso de algunos de los mejores libros de negocios.

Pero además de (la falta de) tutoría, los emprendedores latinos y afroamericanos tienden a carecer de acceso a financiamiento para construir un negocio exitoso.

Hoy sabemos que la financiación suele ser el mayor desafío para nuevos emprendedores. Casi nadie puede empezar con un préstamo por la cantidad total que necesita para que el negocio realmente despegue. La mayoría necesita recurrir a ahorros o préstamos de familiares y amigos para la inversión inicial. Esta es una de las formas en que la brecha de riqueza racial crea desafíos en Estados Unidos.

Aunque hay una clase media latina en crecimiento, según la Oficina del Censo, el ingreso promedio de los hogares latinos es 50% menos que el ingreso promedio de hogares anglosajones. Por lo tanto, para un latino que ha recurrido a usar sus ahorros, o ha decidido recurrir a su familia, es casi inevitable iniciar con un capital menor.

Sin el financiamiento adecuado, es difícil conseguir los empleados que se necesitan, promoverse y comprar el equipo y los materiales para comenzar a crecer en escala. Los emprendedores inician sus negocios con menos fondos, en parte debido a estas barreras socioeconómicas, y esto tiene un efecto adverso sobre cómo pueden hacer crecer sus empresas.

El capital humano se refiere a las características asociadas a las personas que nos ayudan a escalar nuestros negocios, como la educación y la experiencia. El capital financiero habla del dinero y los recursos que necesitamos para iniciar y mantener nuestras empresas operativas. El capital social se refiere a las relaciones y redes que juegan un papel importante en el crecimiento de nuestro negocio.

Todos estos deben abordarse para nivelar el terreno para los empresarios latinos de minorías. La Cámara de Comercio Hispana de Illinois está trabajando precisamente con el objetivo de eliminar esas barreras. Tomará tiempo, pero estamos seguros de que lograremos equilibrar la realidad para garantizar más y mejores oportunidades para los nuestros.

Temas

Lee También