Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Viernes, 21 de Septiembre 2018

Ideas

Ideas |

Los colores del tiempo

Por: Armando González Escoto

Los colores del tiempo

Los colores del tiempo

El año 2018 se nos presenta como un gran reto al pensamiento crítico, a la creatividad y a la solidaridad comprometida.

¿Cómo ayudar al mayor número de personas a pensar y hacerlo de manera crítica? Nuevamente nuestra sociedad estará expuesta a las infinitas trampas de la publicidad y la mercadotecnia de cuantos aspiran a ganar las próximas elecciones. Nuevamente los partidos y sus candidatos presumirán la fiesta enorme de logros que no lo son, y lo peor de lo peor, nuevamente todos prometerán la luna y las estrellas, que abatirán la corrupción, la inseguridad, la impunidad y la pobreza, es decir que ahora sí harán todo lo que no han hecho en los cargos que anteriormente ocuparon. Muchas personas volverán a decir que este gobierno sí arregló calles aunque a la primera lluvia se hayan arruinado, y veremos y oiremos a los actores pagados decir maravillas de tal o cual partido o ilustre aspirante, mientras multitudes sacadas de quién sabe dónde aplauden, gritan y aclaman, una vez más la vergonzosa comedia electoral.

La caducidad ya inocultable del sistema político mexicano exige de una enorme creatividad por parte de la ciudadanía. Ningún sistema es perfecto ni mucho menos eterno. Nuestra envejecida democracia del siglo XIX, ultrajada y corrompida luego de cien años de “revolución” y partidismo desaforado reclama no de remiendos sino de un cambio profundo, exige de innovación, de audacia, de saber correr riesgos, de acciones sociales inteligentes que pongan fin a este sistema de explotación legalizada, a este mundo de partidos coludidos, revueltos, confundidos donde toda brújula se ha perdido, y ofrezcan los caminos, las instancias y las nuevas formas de elección y de gobierno que México necesita para salir del atolladero en que sus políticos lo han hundido.

La realidad de México exige hoy de un mayor involucramiento de todos, exige dejar de esperar en las repetidas y falsas promesas sexenales y ponernos a trabajar en una verdadera transformación del sistema político que soportamos y que cada vez se ha vuelto más dictatorial y cínico, involucramiento solidario, que dejemos de pensar sólo en nuestros intereses personales o de empresa y finalmente advirtamos lo que toda sociedad desarrollada sabe: que el bienestar individual no se alcanza ni se garantiza si no es desde el bienestar comunitario, que la genuina democracia se funda en instituciones, no en los criterios o caprichos del gobernante en turno, que si la ley deja de ser la misma para todos se produce la impunidad y el desplome de pueblos y naciones, que un gobierno que deja o entrega a la ciudadanía en manos de la delincuencia es criminal y perverso.

Es tradición de estos días desear a todo mundo “feliz año”, como si tal felicidad dependiera de un buen deseo y nada más; ojalá nuestro compromiso y saludo fuera: haré cuanto esté de mi parte para que este año sea realmente mejor para todos.

armando.gon@univa.mx

DR

Temas

Lee También

Comentarios