Domingo, 09 de Mayo 2021

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

Las armas, el cuento de nunca acabar

Por: Daniel Rodríguez

Las armas, el cuento de nunca acabar

Las armas, el cuento de nunca acabar

A la Constitución de los Estados Unidos se le han realizado 27 enmiendas (adiciones). Las diez primeras son conocidas como la Carta de Derechos (ciudadanos) y una de ellas, la Segunda Enmienda, habla que ni el gobierno federal ni los gobiernos estatales y locales pueden infringir el derecho a portar armas de fuego. La inclusión de este derecho en una Constitución es poco común. En 1875, el 17 por ciento de las Constituciones en el mundo lo incluían, pero en la actualidad, solo tres países, México, Guatemala y los Estados Unidos lo tienen, pero solamente en este último sin condiciones restrictivas explícitas.

Eso ha llevado a que en el país vecino hay 120 armas por cada cien habitantes; hay más armas armas que ciudadanos. Según el Instituto de Altos Estudios Internacionales de la Universidad de Ginebra en Suiza, la proporción de armas de uso no militar en ese país es la más elevada en el mundo.

El tema de la posesión de armas es uno de los más controversiales por el daño que se ha causado en la sociedad con innumerables y muy cotidianas tragedias de muerte, pero que por los altos intereses que hay en la industria de las armas han provocado que los  esfuerzos sean inútiles para limitar o prohibir su venta.

En septiembre de 1996, cuando se hablaba de la venta indiscriminada de armas en suelo estadounidense y de los daños sociales que causaba, Jack Dickey, congresista republicano por Arkansas, propuso una enmienda a una ley presupuestaria que prohibía que el Centro para el Control de Enfermedades (CDC)  continuará con una investigación sobre cómo las armas de fuego era un riesgo para la salud, dejando constancia cómo los grandes intereses de la industria de las armas penetran en las raíces del Congreso para evitar su limitación o prohibición.

Este jueves el presidente Joe Biden -ante la imposibilidad de prohibirlas- firmó una serie de acciones ejecutivas para frenar la violencia que se genera con las armas, que calificó como “una epidemia que es una vergüenza”. La respuesta de la Asociación Nacional del Rifle (NRA) no dilato en responder señalando que “Biden está desmantelando la Segunda Enmienda. Es hora de levantarse y luchar”.

La historia seguirá su curso y la venta de armas continuará incrementando su producción a un mercado que genera miles de millones de dólares anuales y las tragedias no cesarán. Todos los días habrá más posturas en contra del fácil acceso a las armas, así como quienes promueven a la industria y la venta de armas. Es un cuento de nunca acabar. ¿Usted, qué opina?

daniel.rodriguez@dbhub.net

Temas

Lee También