Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Miércoles, 15 de Agosto 2018

Ideas

Ideas |

La negociación el TLCAN en Canadá

Por: Luis Ernesto Salomón

Montreal es la sede de la ronda de negociaciones del TLCAN más intensa y trascendente hasta la fecha. Desde el inicio de la semana anterior y hasta el lunes se realizan reuniones técnicas y políticas que buscan destrabar los desacuerdos.

Para México los temas que están sobre la mesa son de enorme importancia no solamente en términos económicos sino también en lo social y lo político.

La agenda temática más conocida en la prensa se centra en las reglas de origen del sector automotriz, los mecanismos para resolver controversias, la cláusula de terminación automática y en los temas del sector agrícola; sin embargo, es claro que también están ahí los expedientes de lo que los negociadores de Trump consideran condiciones inequitativas en las condiciones laborales, el control de las aduanas para evitar el contrabando, la gobernabilidad con su lucha contra la corrupción, y los riesgos asociados, la seguridad interior, las comunicaciones y por supuesto la energía.

Los especialistas consideran casi un hecho que no habrá acuerdos completos en muchos de los temas, pero que seguramente en otros sí que los hay.

Quizá en los que más avances hay son los más técnicos y especializados con excepción de las reglas de origen y la cláusula sunset, pero donde las cosas están más complicadas es los temas de impacto social y político.

La situación laboral de México ha sido analizada por las tres partes y es indudable que es mucho lo que hay que hacer para lograr un equilibrio entre las partes. No sólo por los asuntos de equidad, sino porque los costos que pueden estar asociados a condiciones injustas son importantes.

La libre contratación, el fin a la los mecanismos corporativos como la toma de nota y la exclusividad en los contratos colectivos son temas que nuestro país debe abordar urgentemente no solamente porque ahora hay esta presión externa, sino porque representan lastres que debemos superar para crear condiciones de mayor libertad y mejorar las condiciones de trabajo.

En este sentido está el escabroso tema del salario que sin duda es necesario que se lleve a mejores niveles, pero sin desatar una ola inflacionaria que resulte contraproducente para los trabajadores. En este sentido las negociaciones son una llamada de atención que no debe ser soslayada aun en medio de la lucha electoral, porque se trata de una cuestión de estado, más que un tema político electoral.

La única forma de fortalecer nuestro mercado interno es elevar el consumo y el camino es la mejora salarial soportada en productividad y mejoras en las condiciones de trabajo. Más flexibilidad y más salario parece ser la ruta en que coinciden tanto las partes que negocian como los responsables políticos, el tema es cuándo y cómo.

Otro tema central del que se habla poco es el control aduanal que implica luchar contra el crimen organizado que amenaza la operación de los puertos y las fronteras, en franca actitud desafiante a las autoridades.

El crecimiento del comercio requiere de acciones definitivas en este sentido y la participación de las fuerzas armadas en estas tareas parece ser el camino.

La seguridad interior debe ser una garantía para el comercio y en ese campo hay mucho por corregir. Respecto a la gobernabilidad, la transparencia y la lucha contra la corrupción las exigencias son claras en los tres ámbitos de gobierno, por lo que seguramente las presiones seguirán para garantizar condiciones de participación en concursos y licitaciones, como en las condiciones en que se desenvuelve la inversión extranjera. Aunque pareciera que en materia de comunicaciones y energía las cosas se encaminan adecuadamente, una preocupación es el mantenimiento de las condiciones pactadas en el horizonte del largo plazo, dado el monto y la complejidad de los proyectos compartidos en ambos campos.

Para nuestro país lo más conveniente es continuar con las negociaciones para terminarlas antes de la instalación del próximo congreso y de la toma de posesión del próximo Presidente de México y antes de la elección intermedia en Estados Unidos. De otra forma muchos de los acuerdos serán muy controvertidos para su ratificación legislativa y la tentación de terminarlo todo de un plumazo será enorme.

Y en ese escenario nosotros somos la nación que saldría más dañada. Con esta perspectiva parece razonable esperar que se hagan anuncios respecto de los acuerdos alcanzados y se dejen entre corchetes los temas pendientes, para dar una señal de voluntad de avanzar en los meses por venir. Probablemente esta sea la semana más importante del proceso hasta ahora y veremos anuncios que indiquen que la negociación tiene sobre la mesa muchos de los derroteros de nuestro futuro económico, laboral y de seguridad nacional.

Temas

Lee También

Comentarios