Domingo, 25 de Julio 2021

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

La lealtad del PRI

Por: Pablo Latapí

La lealtad del PRI

La lealtad del PRI

Parecía que era un comentario inocente, pero cuando el presidente López Obrador habló de la posibilidad de aliarse con el PRI para conseguir la mayoría en el Congreso y sacar adelante sus reformas sacudió varias conciencias.

Cuando el presidente cayó en cuenta de que su partido y sus aliados no alcanzarían la mayoría que se necesita para conseguir sus reformas habló de sacarlas adelante buscando una alianza con el PRI. 

Parecía inocente, pero el PRI había obtenido fuerza en la elección gracias a la alianza que estableció con el PAN y el PRD, y de hecho durante las campañas aseguraron que se mantendrían como alianza de oposición, incluso ya llegando al Congreso.

Pensar en la posibilidad de que prácticamente sin conocer las reformas a fondo el PRI se aliara con Morena sonaría a traición para los otros dos partidos.

Pero en la política mexicana todo es posible.

El PRI de alguna forma ya traicionó por lo menos una vez a la ciudadanía cuando después de dos fallidos sexenios del PAN, prometió, con Peña Nieto al frente, ser el “Nuevo PRI” y encabezar una cruzada en beneficio del país y en contra de la ineficiencia y la corrupción. 

La historia puso las cosas en su lugar: el PRI regresó a gobernar más corrupto que nunca y precisamente lo escandaloso de sus formas y sus personajes fue uno de los detonantes para que la clase media, harta, votará a favor de López Obrador.

La pregunta es si hoy en día, y cuando en teoría el PRI está comprometido con sus aliados PAN y PRD, caería en la tentación de pactar  con López Obrador y Morena a cambio de ciertas prebendas.

Viene a la memoria un viejo cuento oriental que habla de la naturaleza de las personas.

El bosque se incendiaba y la mayoría de los animales quedaron atrapados junto a un río.

Los que sabían y podían nadar cruzaron el río y se salvaron en la orilla libre de fuego.

Un alacrán le pidió a una rana que por favor lo cruzara montado en su espalda para salvar su vida.

La rana por supuesto se negó; era un alacrán y con un piquete la podría matar en cualquier momento.

El alacrán la convenció argumentando que si llegara a picar a la rana ambos se hundirían y él también moriría.

La rana finalmente accedió y permitió que el alacrán montara en su espalda. 

Pero cuando estaban a la mitad del río el alacrán con su aguijón picó a la rana, que envenenada se empezó a hundir.

¿Por qué lo hiciste? preguntó antes de morir.

Porque es mi naturaleza, dijo el alacrán que también se hundió y perdió la vida.

platapi@hotmail.com

Temas

Lee También