Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Viernes, 15 de Noviembre 2019
Ideas |

Estrés en el futbol: cuando el juego deja de ser divertido

Por: Andrés Gallegos

Estrés en el futbol: cuando el juego deja de ser divertido

Estrés en el futbol: cuando el juego deja de ser divertido

El balompié profesional está repleto de presiones difíciles de manejar en la mente de sus protagonistas. En el caso específico de los entrenadores, la inestabilidad de sus puestos de trabajo y la presión de alcanzar la victoria los lleva a un estado emocional muy delicado que les deteriora la salud y el temperamento. Hoy presentamos tres historias en las que el estrés acabó por ganar el partido.  

Ralf Rangnick, entonces entrenador del Schalke 04, abandonó su cargo apenas comenzada la temporada 2011-2012 de la Bundesliga al sufrir un grave problema de estrés denominado “síndrome de burnout”. Equivalente a la expresión “estar quemado” o “reventado”, es un estrés crónico en el trabajo que desgasta mental y físicamente a la personas, incrementa la fatiga y el cansancio, y lleva a la despersonalización o distanciamiento de la persona respecto a sus labores.

“Después de pensarlo un largo tiempo he llegado a la conclusión de que necesito un descanso. No ha sido una decisión sencilla, pero mis niveles de energía son insuficientes para lograr el éxito”, declaró en su momento el entrenador alemán.

Aunque la Organización Mundial de la Salud (OMS) ya reconoció el burnout como enfermedad mental apenas en mayo de este año, algunos aficionados alemanes han utilizado el padecimiento para agredir verbalmente a Rangnick. En un juego disputado en 2017 en el Signal Iduna Park, hinchas del Borussia Dortmund le dirigieron un cruel mensaje de una sola palabra: “Cuélgate”.

Dos años después, Rangnick visitó el campo del Borussia Monchengladbach como entrenador del RB Leipzig, y volvió a ser agredido con una pancarta. “A pesar del Burnout y de cuánto seremos criticados por esto, jódete Rangnick”. Al menos, el club le pidió disculpas públicamente y procedió a prohibir el ingreso de por vida al estadio a los hinchas que realizaron ese mensaje.

El legendario delantero holandés Marco Van Basten se convirtió en entrenador tras su prematuro retiro por las lesiones. Dirigió a la selección de Holanda entre 2004 y 2008, al Ajax y al Heerenveen antes de tomar al AZ Alkmaar en 2014. Sin embargo, sólo pudo dirigir al club en cinco partidos de liga hasta que pidió su renuncia, argumentando que el puesto como entrenador le provocaba trastornos mentales y físicos.

“Tuve problemas por el estrés y eso deriva a problemas físicos (...) Siempre he sido una persona muy emocional, pero como entrenador lo pasaba mucho peor. Al final sólo se vive una vez y quiero tratar de tener una buena vida”, contó Van Basten a la televisora “Sky Sports”. El ídolo tulipán había sufrido semanas antes la muerte de su padre, hecho que lo sumió en la depresión y le provocó algunos problemas cardiacos.

El entrenador francés Gerard Houllier, quien dirigió a la selección de su país, al Liverpool y al Olympique de Lyon, entre otros clubes, tuvo graves problemas de salud debido al estrés. En octubre de 2001, sufrió un dolor fuerte en el pecho en un partido del Liverpool en Anfield contra el Leeds United, y fue operado del corazón en una cirugía que duró once horas.

Aunque regresó meses después, el estrés continuó desgastando el corazón del director técnico galo y en 2011 fue hospitalizado nuevamente cuando trabajaba como entrenador del Aston Villa inglés.

Temas

Lee También

Comentarios