Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Domingo, 19 de Agosto 2018
Ideas |

Empresariado médico ejemplar

Por: José M. Murià

Empresariado médico ejemplar

Empresariado médico ejemplar

A mi amigo Genaro 

Muchas veces hemos aseverado que nuestro empresariado, afiliado ideológicamente en exceso a la hidalguía española, no responde como es debido a los requerimientos del neoliberalismo económico contemporáneo. De ahí que haya en Jalisco pocas empresas importantes de jaliscienses. 

En consecuencia, es de mi parecer que debe subrayarse y aplaudirse el esfuerzo de quienes mantienen enarbolada la bandera local y, además, se han convertido en indiscutible punta de lanza de un ramo tan delicado como el de los laboratorios de análisis clínico, invadido también ya de forasteros.

Más aun, aparte de tener caso dos decenas de oficinas grandes y pequeñas regadas en este Valle de Atemajac, hay más de 900 laboratorios asociados en todo el país que, para trabajos difíciles y delicados recurren al espléndido equipo que se halla en la Avenida México de nuestra ciudad de Guadalajara.

Se llama la empresa Unidad de Patología Clínica y fue fundada el 22 de enero de 1968 bajo la dirección del doctor Luis Guillermo Santoscoy Gómez, fallecido hace doce años. Tomó su lugar Guillermo Santoscoy Tovar y se encuentra rodeado de un verdadero trabuco con diferentes especialidades concurrentes que también se reconocen con el mismo apellido. Lo cierto es que puede hablarse de que hay en la empresa cinco generaciones de Santoscoy.

Ésta no nació donde está ahora, sino en la calle Escobedo, pero fue víctima de la creación de la Avenida Federalismo y hubo que trasladarse a la Avenida México, en 1974.

Aquí el único movimiento territorial que ha hecho es el de la ampliación hasta convertirse en un complejo organismo que goza de todo lo relacionado con la función. Pero, además, gracias al sentido histórico que proporciona el arraigo y el amor por el terruño, nos ofrece un museo en el que se conservan todos los aparatos que se han ido desplazando con el tiempo, en aras de disponer de los más modernos en la materia. 

No de balde cuenta con el primer reconocimiento internacional del College of American Pathologists (CAP) del Occidente de México.

Aparte del espectáculo que representa su visita, que nos deja la sensación de que estamos en un laboratorio de ciencia ficción, lo que llama también la atención es que, desde temprana hora, el equipo directivo de los Santoscoy ya está al pie del cañón. Aquí no se trata únicamente de una fórmula mercadotécnica hablar de atención personalizada. 

A quienes el mantenimiento de la salud nos impele a frecuentar el sitio podemos verificar que ello es cierto. 

El viejo adagio de que “el ojo del amo engorda al caballo” resulta en verdad contundente cuando se ve funcionar a esta curiosa y responsable combinación de empresa privada dedicada a un servicio público de primera importancia.

No en vano se llega con tanta salud al primer medio siglo de vida. ¡Felicidades! 

Temas

Lee También

Comentarios