Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Miércoles, 19 de Septiembre 2018
Ideas |

El patrimonio iconográfico musical

Por: Eduardo Escoto

El patrimonio iconográfico musical

El patrimonio iconográfico musical

El templo de San José de Gracia, ubicado en el centro histórico de Guadalajara, es la última iglesia erigida en dicha zona de la ciudad. Obra impulsada por medio de colectas realizadas por el pueblo, fue terminada al iniciar la última década del siglo XIX en los terrenos que ocupaba el conjunto conventual Dominico, formado por el Templo y Convento de Nuestra Señora del Rosario y las capillas de San Gonzalo y Santo Domingo, todos desaparecidos como consecuencia de la Guerra de Reforma.

Poco después de su dedicación, el nuevo templo fue dotado de un modesto pero eficiente órgano tubular, construido por la firma alemana Schlag und Söhne, probablemente adquirido de segunda mano, pues no figura en los registros comerciales del fabricante. Este instrumento —de transmisión neumática— funcionó hasta la segunda mitad del siglo XX, cuando averiado y sin mantenimiento le fue sobrepuesto un electrófono que simulaba ser parte del mismo. Actualmente, ambos están en desuso.

Hace unos meses, el templo de San José de Gracia fue objeto de una serie de trabajos preventivos encargados por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, con el objeto de reducir el impacto en el edificio ante el inminente paso de la tuneladora utilizada en la construcción de la línea 3 del Tren Ligero. Ocupándose del área del coro alto —donde se encuentra el órgano— los especialistas descubrieron una pintura mural en la contrafachada del templo, que representaba el cuerpo de un órgano tubular, del que se apreciaba parte de la caja y campos de tubos.

Se solicitó la intervención de un equipo de la Escuela Nacional de Conservación, Restauración y Museografía, dirigidos por la restauradora Natalia Rubín, quienes se ocuparon de la recuperación de la pintura, labor que se extendió por más de medio año y que incluyó la extracción, recuperación y montaje del mural, completado la semana pasada.

Aunque sólo fue posible restituir la mitad derecha de la pintura, se puede observar que el instrumento representado se basa en la traza del Schlag und Söhne, por lo que se infiere que sería encargada con el fin de llenar visualmente el muro de fondo del coro alto, simulando la presencia de un órgano de grandes dimensiones.

El caso es inusual, aunque explicable por las condiciones en que se sufragó la construcción y equipamiento del templo. Los recursos reunidos alcanzaron para un órgano más bien pequeño, que se quiso complementar imaginariamente para no mermar el decoro de una obra sacada adelante de manera colectiva.

Se rescató así una parte del patrimonio de la ciudad que vale la pena apreciar, porque además hace recordar que la música no es sólo la impresión sonora.

escotorobledo@gmail.com

Temas

Lee También

Comentarios