Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Miércoles, 19 de Diciembre 2018

Ideas

Ideas |

El paradigma de la corrupción

Por: Gabriela Aguilar

El paradigma de la corrupción

El paradigma de la corrupción

Por estos días en los que la palabra corrupción es una de las más mencionadas en medio de un país y estado emergentes, el gran reto pese a los esfuerzos que se han realizado, es seguir trabajando para combatir la corrupción sistemática que genera -en gran medida- la descomposición de la clase política.

A partir del próximo 6 de diciembre inicia un nuevo Gobierno para Jalisco que encabezará Enrique Alfaro Ramírez. Con él repetirá funciones un personaje clave, que hasta ahora se ha mantenido al margen de los asuntos complejos; la contralora María Teresa Brito Serrano. El gobernador electo dijo que a pesar de no conocerla tenía buenas referencias de ella, lo que envió la señal de cautela en los pasos que dará para materializar su promesa de “ni perdón, ni olvido para funcionarios corruptos”. 

Brito Serrano ha demostrado ir un paso adelante de las líneas marcadas y eso no debe ser fácil. A pesar de la insistencia de muchos para que se resuelvan los casos de corrupción de la administración del panista Emilio González Márquez, la contralora ha insistido hasta el cansancio que las denuncias están en la mesa del poder judicial, el encargado de impartir justicia.

En la dependencia que encabeza se han integrado los expedientes y se han presentado pruebas de las irregularidades detectadas en la Secretaría de Salud, Sistecozome, Instituto de Pensiones de Jalisco, Patronato de las Fiestas de Octubre y el casi extinto Instituto de Fomento al Comercio Exterior por mencionar algunos. Este último caso, por cierto, relacionado con la denuncia por delitos de peculado y usos ilícitos de atribuciones en la contratación de las dos cajas frigoríficas donde se transportaron 444 cadáveres que circularon por la ciudad. 

Desde abril de 2016 esta funcionaria intenta fortalecer la credibilidad de la Contraloría del Estado y  su continuidad no será sencilla debido a las personalidades con las que tendrá que tratar, sin embargo, el reto tampoco es ajeno a sus funciones diarias. 

Ojalá que por el bien del Estado lo que se haga en la dependencia vaya más allá de revanchismos y se concentre en el trabajo de un Gobierno abierto, que no sólo rinda cuentas sino que prevenga la corrupción con garantías de igualdad y fomente la capacitación ciudadana que es fundamental para legitimar, por ejemplo, al Sistema Estatal Anticorrupción. 

El tiempo dará a conocer las acciones que tomará el Gobierno de Alfaro Ramírez en la materia. Mientras tanto, queda claro que Jalisco y México merecen más ciudadanos en la toma de decisiones del Estado. Urge.

Temas

Lee También

Comentarios