Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Miércoles, 18 de Julio 2018

Ideas

Ideas |

Diego San Román confirma las expectativas

Por: El Informador

Diego San Román confirma las expectativas

Diego San Román confirma las expectativas

Patricio Fernández Cortina

Domingo 15 de abril de 2018. Segunda novillada de la temporada en la Plaza de Toros El Centenario, en Tlaquepaque. Con una entrada de media plaza, se presentaron cuatro novilleros para lidiar igual número de novillos de la ganadería de Campo Hermoso, muy bien presentados. Qué importante es que haya novilladas, las más posibles, porque representan el momento y la oportunidad que se brinda a los jóvenes para que demuestren de qué están hechos y si tienen tamaños para tomar la alternativa como toreros.

Diego San Román apareció en el cartel de la tarde de ayer, al haber sido el triunfador el domingo de la semana pasada. Y bien que merece decirse que el joven tiene cualidades que, si cuida y cultiva, lo podrán llevar por el camino que culmina con la alternativa, ahí donde nace la historia de los toreros.

Ayer vimos, de nuevo, que dentro de él habita un torero. El nombre del novillo, “Triunfador”, era un nombre muy ad hoc. Con el ritmo del pasodoble “La morena de mi copla”, San Román pegó unas verónicas cadenciosas, rematando con una media de buena factura. La faena con la muleta inició con una tanda de derechazos hincado el hombre sobre la arena. Luego, ya de pie, dio dos tandas de derechazos y una de soberbios naturales que terminó con cambio de mano. Con esto iba calentando el ánimo del público que clamoroso coreó ¡olé, olé y olé! cuando el novillero hizo una serie de tres “dosantinas”: esa suerte que consiste en torear llevando al novillo en círculo alrededor del cuerpo del torero, en este caso, el novillero. Mató con muy buena estocada y recibió las dos orejas luego de una fuerte petición del público. El novillo recibió como premio el arrastre lento, y el novillero dio la vuelta al ruedo mientras la banda de música tocaba “El beso de España”.

José Miguel Arellano, de Aguascalientes, inició con verónicas descolocado, por lo cual el novillo lo buscaba a él y no al capote. Intentó torear hincado, y de pie logró dos derechazos con temple en los que el novillo, que era noble, hacía el avión mientras la banda tocaba “Silverio Pérez”. La lidia fue inconstante y sin ligazón, que es fundamental. Cuando el novillo iba mejor por el pitón derecho, desarmó dos veces al novillero, que optó por tirarse a matar, con una estocada desprendida, obteniendo salida al tercio.

Arturo de Alba, de Guadalajara, lidió al novillo “Menón”, comenzando con farol de rodillas. El novillo iba con mucha fuerza, levantando las manos y con la cabeza en alto. Luego de una extraordinaria vara de David Vázquez, un picador a la altura de los mejores, realizó una tanda de derechazos, con cadencia, pero el novillo no metía la cabeza. La banda tocaba “España Cañí”, y Arturo buscaba, voluntarioso como siempre, encontrar el lado del novillo, sin suerte. Logró una tanda de cuatro naturales bien cuajada, culminando con pase de pecho, pero cuando el novillo no embiste la faena se vuelva falta de sabor. La estocada fue media y trasera, recibiendo una oreja por petición del público.

Roberto Román, de Aguascalientes, abusó al mostrar más que valor, temeridad. Se hincaba continuamente, trastabillando en la arena, prescindiendo de gracia y belleza. Corría con el capote enredándoselo entre la cara y los brazos, hasta que el novillo lo cogió y lo derribó. Aquello parecía más un espectáculo cómico. Una imprudencia así le puede costar la vida. Recibió una oreja, pero para ser torero hay que parecerlo, y a este joven le falta dosificar el ansia.

Temas

Lee También

Comentarios