Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Martes, 20 de Agosto 2019
Ideas |

Diario de un snob

Por: El Duque De Tlaquepaque

Diario de un snob

Diario de un snob

*Diciembre de 1948... “El Baile de Fin de Siglo”.

*Se había llevado a cabo en el antiguo palacio de los G. Hermosillo y Brizuela.

*Este fue sin duda el último Gran Baile de aquella Guadalajara que no lo es más.

Ahora estamos en el mes de Diciembre... pero del año de 1948, elegantes autos Packard, Cadillac u Oldsmobile paran en una fría noche en la elegante esquina de Av. 16 de Septiembre y Prisciliano Sánchez, la escena no deja de ser singular pues estamos a mitad del S. XX y los jóvenes y adustos señorones se apean al abrirles el chofer la portezuela ataviados en deslumbrantes y ya poco vistos trajes “de época”. Sí, efectivamente el cartón de invitación exigía rigurosa etiqueta y para las damas vestidos a la moda del 1800 al 1900. Ni que decir que aquello fue un follón. Las entonces lindas jovencitas de quienes había surgido la idea de un baile así se dieron a la tarea de hurgar los baúles de Alcanfor de las bisabuelas y... a como diera lugar conseguir una modista que ajustara el talle, acentuara el escote, esponjara las crinolinas o conseguir un polizón. No era cosa de asistir AL BAILE sin ver ni ser vista. Así, en un santiamén y sólo Dios sabe cómo en pocos días de que surgiera la idea “chez” MILAGROS CHÁVEZ (después Sra. de Castiello) ya muchas de las invitadas habían “saqueado” los Mantones de Burato, los trajes Primer y Segundo Imperio Mexicano, las Capelinas y las “Salidas de Teatro”... los abanicos más ricos y lujosos que nos llegaban con la Nao de China... los vestidos de WORTH… las largas sartas de perlas de Bahía de Banderas y Matanchen... los tocados de plumas... las gargantillas de brillantes... los minúsculos corses para que cupieran en aquellos delicados vestidos de estrecha cintura... y por sobre todo para lucir bellísimas como no habríamos de verlas lucir más. El palacio de los G. HERMOSILLO BRIZUELA habíase ya transformado en el “Casino Guadalajara” y sus días estaban contados al abrir en poco tiempo la antigua calle por una moderna avenida y derrumbar así una emblemática esquina que había conocido tiempos mejores. Pero esa noche de hace ya 70 años. Volvió a lucir el palacio como en aquel 1900... ALEJANDRO RANGEL HIDALGO prodigio de buen gusto hizo decorar y montar todo como se debía y volvieron a brillar los mil prismas de cristal cortado que suspendidos de las enormes arañas del comedor, como de la biblioteca y de las escalinatas y salones de recibir... Sniffff, suspiraban las matronas... es que todo tiempo pasado ¿había sido mejor?... Pues si no que los políticos de nuevo cuño demostraran lo contrario. La juventud dorada entretanto arrancaba a bailar con la Orquesta de TOÑO SUÁREZ y entre la música en boga deslizaba uno que otro Vals o Shotis para darle más lucimiento y veracidad a la mágica noche entre el aleteo de los abanicos y el frou frou de las sedas y moires al caminar y bailar... Entre las bellas en una ciudad de mujeres bellas destacaron TOÑA ORENDAIN UGARTE... en Encaje Chatilly y tiara antigua de brillantes, MARGARITA PALOMAR Y MARTÍNEZ NEGRETE... De Goyesca la adorable LOURDES CORVERA GIBSON... y espléndida como nunca MARTHA FARAH GORTAZAR... JAIME DE OBESO ORENDAIN no se le despegó un segundo a MA. LUISA MARTÍNEZ en negro y perlas elegantísima... OSCAR Y QUETA PINTADO RIVERO, MARGARITA GLEZ. LUNA MORFIN, la bella LELA LEGARRETA RIVAS, RUTH Y LILY BELTRÁN, ELENA FDZ. DEL VALLE Y ANCIRA VEREA, YVES PALOMAR LORIOT, VICTOR, SUSANA y LUCERO GONZÁLEZ LUNA. POLO ORENDAIN ANCIRA VEREA... MARTHA CORVERA, SOFÍA Y ROSA MENDOZA PALOMAR, CARMEN SILVA VILLASEÑOR, ELENA Y LUPE DE LA PEÑA, LUZ ORENDAIN GARAGARZA de GLEZ. LUNA, ENRIQUE GONZÁLEZ MADRID, la adorable LUPE PALOMAR Y MARTÍNEZ NEGRETE Y ENRIQUE su hermano, GUILLERMO Y ADELITA MARTÍNEZ RIVAS GUITRON, SUSANA IGUINIZ, ESTELA Y ARACELI DÍAZ GARZA, TERESA CAMPERO Y GOMEZ DEL CASTILLO NEGRETE... ÁNGEL URRUTIA, JORGE PÉREZ CASTRO, TITI BARRAGÁN HERMOSILLO y tantos más hasta sumar unos 800 invitados. El baile fue tan comentado inclusive en la Cd. de México que les agrió no solo la Nochebuena sino hasta el Día de Reyes a muchos “capitalinos” que creían que las recepciones al “Gran Estilo” solo las podían dar ellos... ¡Pues que pena pero no! La fiesta no culminó sino hasta el amanecer mientras la Orquesta no paró de tocar  lo mismo “Begin to Beguine” que el más célebre Vals “Sobre las Olas” mientras los choferes esperaron pacientemente a sus patrones que en una noche mágica sin saberlo acaso culminó una época... la época de grandes bailes con esa exquisita concurrencia que difícilmente se volverían a reunir... el mundo cambió, la Guadalajara se volvió irreconocible y nunca nada volvió a ser igual. ODILÓN... ¡a mi casa de Av. Del Bosque, por favor!

Lourdes Corvera Gibsone, guapísima y coqueta, posa para la cámara ataviada en un auténtico traje de Maja Goyesca C. 1825 a la entrada del que fuera el Palacio de los G. Hermosillo y Brizuela, ya entonces convertido en el “Casino Guadalajara”, sin duda ella fue una de las mejores caracterizadas.

Aquí vemos a una jovencísima Martita G. De Quevedo y Pazos en una “toilette” al más puro estilo 1870 con todo y polizón y como complemento echarpe de pieles y elaborado tocado de noche.

Precisamente en Diciembre pero de 1948 se llevó a cabo el “Baile de Fin de Siglo” que cerró una época, con aquella exquisita y aristocrática sociedad tapatía de entre antiguos apellidos coloniales y otros más nuevos del Porfiriato. Aquí espléndida hace su entrada Margarita Palomar y Martínez-Negrete en un traje de raso de seda tornasol que había pertenecido a su abuela, doña Clementina Villaseñor de Martínez-Negrete, además de magníficas perlas con abanico y tocado de Marabu. 

Temas

Lee También

Comentarios