Martes, 07 de Diciembre 2021

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

Desgarriate

Por: Jaime García Elías

Desgarriate

Desgarriate

Hace mes y medio -el 6 de octubre, para ser exactos-, el Gobierno de Jalisco divulgaba (“modestia aparte y con la consideración que a mí mismo me merezco”, diría el pariente) la noticia de que la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático celebrada en Glasgow, Escocia, otorgaba a la Zona Metropolitana de Guadalajara -ex aequo con París, Francia, y la isla de Samso, en Dinamarca (puro “Primer Mundo”, pues)- nada menos que el Premio de la Acción Climática Global, en la categoría de “Líderes Climáticos”.

El galardón -decía la nota de EL INFORMADOR- reconocía “los ejemplos de acción más innovadores, escalables y reproducibles del mundo para abordar el cambio climático y su impacto en la vida humana”.

-II-

Al difundir la noticia, el gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro, destacó que era “un premio al esfuerzo y el trabajo realizados desde hace años a favor de la calidad del aire, la calidad del agua, la reforestación, la recuperación de los bosques urbanos” y la reducción y el mejor aprovechamiento de residuos, al efecto de “combatir el cambio climático a nivel metropolitano”...

Esencialmente, tales “acciones” -que no meros proyectos- forman parte del Plan de Acción Climática del Área Metropolitana (PACmetro): una “hoja de ruta climática” (un mamotreto, para decirlo sin eufemismos) “alineada al Acuerdo de París” (otro mamotreto), subdividida en “tres objetivos, ocho estrategias, 29 metas, 34 indicadores y 136 acciones planificadas y/o en proceso por parte del sector público (o sea, el Gobierno), con el respaldo del Congreso del Estado y el Consejo Ciudadano Metropolitano”.

Son proyectos a mediano y largo plazo, unos trazados para 2030, otros para 2050, elaborados -se supone- a partir de diagnósticos serios y honestos. Todos tienden, en palabras de Mario Silva Rodríguez, director del Instituto Metropolitano de Planeación (Imeplan), a la necesidad de “contener el crecimiento disperso, desconectado, desigual y desorganizado que la metrópoli ha tenido desde los años 80”.

-III-

Plausibles, sin duda, en el terreno de los dichos, son buenas intenciones orientadas a revertir el desgarriate, el desgobierno, la anarquía del último medio siglo... aunque no tienen correspondencia todavía -salvo prueba en contrario- en el terreno de los hechos. Botón de muestra, la noticia de ayer en estas mismas planas, sobre la enésima “precontingencia ambiental” del año en una parte de esa Zona Metropolitana galardonada (“malgré tout”) con reconocimientos internacionales.

(Uno -ingenuo que es- suponía que merecían premios los logros, los resultados, los hechos...; no las buenas intenciones...).

Temas

Lee También