Martes, 02 de Marzo 2021

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

Des-botonazo

Por: Jaime Barrera

Des-botonazo

Des-botonazo

El llamado “Plan Jalisco ante la Pandemia 2021: Adaptación, convivencia y responsabilidad social”, anunciado el viernes pasado por el gobierno estatal luego del cuarto botonazo, privilegió claramente la apuesta por la reactivación económica sobre la continuidad de restricciones para tratar de abatir la cadena de contagios, que a su vez, fueron paulatinamente siendo menos rigurosas desde las de noviembre a las que terminaron el viernes pasado.

Fue una especie de des-botonazo que liberó horarios de prácticamente todas las actividades económicas y de recreación pese a que en el documento oficial se siguiera leyendo que, por ejemplo, los restaurantes debían cerrar a las 22:00 horas.

Sin duda una decisión de alto riesgo de la que ojalá no nos tengamos que arrepentir a la vuelta de dos semanas ante un eventual nuevo pico de contagios, como ya nos pasó en enero, luego de la suspensión de medidas restrictivas que vinieron tras el primer botonazo que terminó el pasado 12 de noviembre, para dejar paso a las compras del Buen Fin y los festejos navideños, y que se reactivó hasta el 25 de diciembre, cuando la relajación de medidas ya había diseminado el virus como nunca antes de la pandemia, lo que llevó a Jalisco a pasar del color naranja al rojo de máxima alerta en el semáforo epidemiológico nacional.

Por eso, en enero los casos confirmados alcanzaron cifras récord, se elevaron los índices de ocupación hospitalaria y empezaron las compras de pánico de oxígeno medicinal, pero lo peor es que se rebasaron los 2 mil 400 fallecimientos, equivalentes al 25 por ciento de todas las muertes registradas a lo largo de 10 meses de la pandemia.

Si bien el des-botonazo viene cuando Jalisco volvió a colocarse en color naranja, y se registra una baja de positividad y de ocupación hospitalaria, lo cierto es que esta medida se toma cuando en los primeros 12 días de febrero se habían presentado más fallecimientos que en los primeros 12 días de enero, que había sido el mes más mortífero de la emergencia sanitaria en Jalisco. Así el promedio de muertes diarias que hasta el 16 de enero se mantuvo en 72, en los primeros 12 día de febrero llegó a 89.

Este aumento en el número de muertes colocó a nuestra entidad por encima de la media nacional en tasa de mortalidad que es de 6.5 por cada 100 mil habitantes, con 7.4.

El nuevo plan 2021 contra el COVID-19 fue recibido además al día siguiente con los festejos liberados del fin de semana por el 14 de febrero, que ojalá no se reflejen en una o dos semanas con un aumento de contagios de coronavirus que vuelvan a presionar al sistema hospitalario.

La renuncia de la autoridad estatal a continuar con las cada vez más leves restricciones que tomó hasta los primeros 10 meses de la pandemia es sin duda una decisión, insisto, de alto riesgo que tendrá que ser solventada exclusivamente con una doble dosis de responsabilidad social, con la que hasta hoy no habíamos cumplido. Por el bien de todos, ojalá esta vez sí lo hagamos. Nos va, ahora sí, la vida en ello.

jbarrera4r@gmail.com

Coronavirus

Temas

Lee También