Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Domingo, 16 de Diciembre 2018

Ideas

Ideas |

De aguas y molinos

Por: Laura Castro Golarte

De aguas y molinos

De aguas y molinos

Resulta utópico y sin duda ingenuo, imposible pues, que en este país haya un movimiento cien por ciento auténtico, químicamente puro. Y quizá no fuera negativo, ni decepcionante, ni malo porque ¿qué tiene que ver? Sobre todo si las causas son justas y están plenamente argumentadas y probadas, pero la burra no era arisca.

Toca discriminar y estar más atentos que nunca. En columnas anteriores, recientes, he abordado el asunto de Javier Corral, gobernador de Chihuahua, y el pleito con el Gobierno federal, específicamente con la Hacienda, porque no se han entregado al Gobierno del Estado recursos convenidos previamente, dice Corral, a raíz de las investigaciones que se hacen de César Duarte, el exgobernador y su equipo, todos priistas claro está.

Corral encabezó ayer el paso por Guadalajara de la Caravana por la Dignidad y del movimiento #JusticiaParaChihuahua y se sumaron varios personajes de la escena política local, representantes, para que le doy vueltas, de la alianza “Por México al frente”, cuyo precandidato a la Presidencia de la República es el panista Ricardo Anaya Cortés: Enrique Ibarra Pedroza, presidente municipal de Guadalajara, en funciones; Enrique Alfaro, aspirante por Movimiento Ciudadano a la candidatura para gobernador de Jalisco (aunque no subió al templete estuvo en la marcha y fue mencionado); Emilio Álvarez Icaza, quien apenas en octubre pasado retiró su aspiración a una candidatura independiente y ahora es el coordinador de la caravana; Enrique Velázquez (léase PRD Jalisco), secretario General del Sindicato de Trabajadores Académicos de la Universidad de Guadalajara (léase también Raúl Padilla López) y los dirigentes locales así como legisladores de los tres partidos que conforman la alianza: PAN, PRD y MC. Así es.

Conocemos el motivo de la caravana y en cada parada se reitera que esto no tiene fines partidistas. Complicado coincidir sobre todo cuando vemos y escuchamos a determinados personajes.

Ni modo, pero la clase política en México, de todas las denominaciones, ha perdido autoridad moral y no se ve claro que, los que se dicen distintos, pinten una raya marcada y contundente que no deje lugar a dudas. Ni puede ser un acto no partidista si merecen presentación especial los dirigentes de los partidos políticos citados.

Y el hecho de que no haya transparencia en este punto es lo que luego despierta suspicacias. El escenario está listo para que cada quien lleve agua a sus molinos.

La causa de Corral podría ser causa de todos los gobernadores del país, incluso de los del PRI, pero ya sabemos que nunca, nunca levantarán la voz contra su jefe mayor. La asignación de recursos a los estados de la República, resultado del pago de impuestos de todos los mexicanos, no debe ser una herramienta de control, ni carta de cambio, ni instrumento para chantajear. Esto tiene que terminar de una vez por todas y de una vez para siempre. Esta manera añeja de comportarse es el tipo de prácticas que llevan directamente al desarrollo de conductas corruptas y convenencieras. Y es el cuento de nunca acabar, porque, vuelvo, todos quieren llevar agua a sus molinos.

La causa de Corral, particularmente la intención de romper el pacto de impunidad, me alienta porque se supone que tiene como propósito cambiar el estado de cosas desde ya, antes por supuesto de que haya elecciones y un nuevo habitante de Los Pinos, pero el mitin de ayer no me dejó buen sabor de boca.

Enrique Ibarra dijo: “Los corruptos ya no tienen cabida en este país, deben ser castigados y llevados ante la justicia”. ¡Desde cuándo está pendiente esta demanda! El rezago es descomunal y no se resuelve porque muchos de los que hablan ahora eran priistas y, en todo caso, forman parte de un sistema que no cambia de raíz, que se reinventa pero es el mismo. Y si esto va a cambiar, entonces Aristóteles Sandoval tendrá que rendir cuentas por todos y cada uno de los puntos que mencionó Corral.

Demoledora la frase: “Es otro de los que va a engrosar pronto la lista, no lo duden; en la lista de los exgobernadores priistas que van a traer problemas de corrupción van a ver el nombre de Aristóteles Sandoval, nomás que cuando deje de ser gobernador, ahorita todavía es un distinguido miembro del PRI”.

Espero que este movimiento sea auténtico y verdadero y que llegue hasta las últimas consecuencias; y que se separe la causa de la grilla electoral y que no sea utilizado como agua para ningún molino.

Temas

Lee También

Comentarios