Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Martes, 11 de Diciembre 2018

Ideas

Ideas |

Cuando los animales hablan

Por: María Palomar

Cuando los animales hablan

Cuando los animales hablan

En todos los idiomas son muchísimos los verbos y los sustantivos para designar los ruidos del reino animal. Se puede ver en internet una lista de ellos en español,* muchos de los cuales serán desconocidos para la mayor parte de la gente. Esto se debe a dos cosas. Primero, a que la familiaridad con los bichos cada vez es menor, y buena parte de la población urbana cuando mucho ve perros y gatos, pero nunca se ha acercado a una vaca o un puerco, y gracias a las ilustradas autoridades locales ahora nunca verán de cerca un caballo, por no hablar de animales más exóticos que los circos solían mostrar a los niños.

Pero en segundo lugar, y sobre todo, como la gente no lee, pues se pierde de saber cosas que se aprenden desde los cuentos infantiles, como que los borregos balan, los burros rebuznan, las vacas mugen, los osos gruñen, los lobos aúllan y los elefantes barritan. La ignorancia crasa y la indiferencia de los supuestos educadores (afectados de lo mismo) han hecho que en este país no importe cómo se usa el idioma, y mucho menos importan sus matices y riquezas. Basta con entrar cinco minutos a las vecindades virtuales para constatarlo, o con preguntarle a cualquier persona (por ejemplo al presidente) qué libros ha leído.

Pero en fin, volviendo a los ruidos que hacen los animales, hay términos que se aplican a ciertas especies: la mayoría de los pájaros cantan, hasta el gallo, que también cacarea (y no “cacaraquea”, como dicen los ignorantes que también dicen “titiritar” por tiritar y tonterías por el estilo); pero ciertas aves trinan, pían o gorjean, mientras que otras ululan (búhos), o graznan (cuervos, gansos), o zurean (palomas). Curiosamente, también las ballenas cantan.

Otro apartado muy peculiar es el de las onomatopeyas que en cada idioma se formaron a partir de los sonidos de los animales.Si en español el gallo canta quiquiriquí, en francés dice cocoricó, en griego es rikikikikí (o kikiriku) y en inglés, por alguna misteriosa razón, cock-a-doodle-do (!). El maullido del gato es más homogéneo: “miau” y sus grafías equivalentes son lo más común, aunque en griego el gato (que es por antonomasia de género femenino, digamos como la jirafa en castellano) dice “niao”. El balido en casi todos los idiomas va con “b”, pero en alemán es “mäh”.

Las ranas croan (o también cantan), y en español dicen más o menos “croac croac”. Posiblemente el sonido sea distinto según el tipo de rana (en distintas latitudes debe haber muchos diferentes), pero es dudoso que vaya cambiando según la época: quizá los animales domésticos hayan ido desarrollando, en contacto con los humanos, determinados sonidos. Pero habrá que reconocer que los escritores se toman ciertas libertades, porque es público y notorio que hoy en día, en Grecia, las ranas ciertamente no cantan en griego clásico como el coro de la comedia de Aristófanes (405 AC), cuyo estribillo, que desespera al protagonista, es “brekekekex coax coax”.

*https://es.wikipedia.org/wiki/Anexo:Nombre_de_los_sonidos_de_los_animales

DR

Temas

Lee También

Comentarios