Sábado, 06 de Junio 2020
Ideas |

Contacto en Francia

Por: Gerardo Salcedo Romero

Contacto en Francia

Contacto en Francia

Una de las opciones más atractivas, que es posible encontrar en la televisión por cable, es el canal llamado Fox Classics, que presenta en su programación varias de las obras capitales que integran el acervo de esa histórica productora, fundada en 1935. En estos momentos una de las películas que se transmite con cierta frecuencia es “Contacto en Francia” (1971) dirigida por William Friedkin, en lo que fueron los mejores años de su carrera; dos años después filmó “El exorcista”. 

Friedkin retoma una investigación policial, ocurrida en los años 60, donde por accidente dos policías de narcóticos descubren el complot para introducir un cargamento de heroína a Nueva York; los policías Jimmy Doyle (Gene Hackman) y Buddy Russo (Roy Scheider) tienen una trayectoria mediocre y polémica: han realizado un centenar de arrestos pero ninguno importante, cuando en un bar coinciden con la festiva reunión de un grupo de personas que tiene vínculos con la distribución de drogas, intuyen que están presenciando algo importante. 

Convencen a su jefe de instalar micrófonos en la casa de quien aparenta ser el modesto dueño de un restaurante, pero cuyo estilo de vida no refleja sus magros ingresos, a través de esa vigilancia inicia una obsesiva persecución que los consume y que recorre las posibilidades existentes del acoso policiaco. A pesar de la indiferencia y la desconfianza de sus colegas, la investigación arroja algunas pequeñas semillas, que germinan en una de las mejores persecuciones jamás filmada: donde Jimmy Doyle destruye un auto mientras trata de alcanzar al sicario que trató de matarlo y que huye en el metro; secuencia que hasta la fecha es una de las más importantes de la historia del cine y la que más disfrutaba mi padre. 

En su momento “Contacto en Francia” se convierte en la mejor película del año y obtiene varios de los Oscar más importantes como dirección, edición, fotografía y la épica actuación de Hackman; de hecho, revisando la historia de la producción sorprende que el actor no estaba pensado para formar parte del elenco y que fueron los múltiples descartes de actores como Paul Newman, Steve McQueen, Charles Bronson y varios más los que terminan provocando el llamado de Hackman al rodaje, que lo consolida como uno de los mejores intérpretes de su generación. La película sigue siendo una experiencia casi hipnótica y como todo rodaje de época nos permite ver la brutal transformación de Nueva York, que de ser una ciudad barriobajera se ha gentrificado de una manera extrema. 

AC

Temas

Lee También