Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Martes, 23 de Octubre 2018

Ideas

Ideas |

CORDICA 21, luminoso ejemplo

Por: José Luis Cuellar de Dios

CORDICA 21, luminoso ejemplo

CORDICA 21, luminoso ejemplo

El doctor José Rubén Ruiz Rodríguez, decidió apostar, hace años, a favor de la sana formación de jóvenes ofreciéndoles el eficaz recurso del deporte haciendo hincapié en el infalible y milenario recurso de “mens sana in corpore sano”. Para tal efecto formó, organizó y puso en marcha una liga local para competir en el mundialmente famoso fútbol soccer. Bautizada con el nombre de CORDICA y pasados los años de ininterrumpida vigencia, dicha liga se ha convertido en una de las mejor organizadas de la ciudad, amén de que no han sido pocos los jóvenes que destacan notoriamente en la práctica de este muy popular deporte: ¿Por qué creen que la tierra es redonda? (publicidad dixit).

Como el ejercicio de la filantropía escapa a cualquier plan de vida, un buen día y en el momento exacto, José Rubén se vio invadido por una idea que estimulo su espíritu y decidió, sin asomo de dudas, formar la liga CORDICA 21, es decir una liga en la que los equipos participantes estuvieran formados por chicas y chicos con Síndrome Down, de ahí el significado del 21, es decir trisomía 21, como se identifica este trastorno genético que provoca retraso intelectual. Se tomaron todos los cuidados para garantizar la salud y seguridad de los participantes, como número de jugadores por equipo, tiempo de duración de los partidos, edad de los competidores y vigilancia médica. El éxito deportivo de CORDICA 2l ha sido un reto ahora salvado que se reduce a cuatro palabras: “la felicidad como desafío”. 

Siempre atenta a la obra altruista de su padre, Laura Ruiz Borrayo comenzó por observar para pronto actuar y es que cuando los seres humanos están dispuestos a recibir la energía que transmiten las personas con discapacidad intelectual se alcanzan logros que resarcen de tanto malos tratos y humillaciones a este colectivo; entregada en forma amorosa y total a 1a causa, Laura se ha convertido en un ejemplo de imbatible altruismo; su tiempo su talento y su inspiración han logrado conceder aportaciones de insoslayable valor en beneficio de cientos de niños y jóvenes con discapacidad intelectual. Estamos ante un ejemplo admirable y virtuoso en tiempos donde corren culturas que atienden más al cuerpo que al espíritu. 
Para acceder a una verdadera inclusión, recientemente Laura emprendió la tarea de organizar un taller de repostería para que ahí las chicas y chicos con síndrome Down, dieran un paso más hacia la auto dependencia, ha sido tal éxito del taller que por fin Laura Ruiz llego a la meta que desde hace tiempo se había planteado e inauguró, hace unos días, una cafetería con servicio al público, negocio atendido por los, primero deportistas, luego reposteros, finalmente operadores de un negocio. 

Invadidos por la metástasis de la caridad y compasión humana, el doctor José Rubén y su hija Laura han dado un ejemplo de cómo dar valor a las personas con algún tipo de discapacidad. CORDICA 2l, lo hace apoyándose en la paciente mano de la solidaridad generando afectos que nunca envejecerán.

Bien lo dice Antoine Saint Exupery: “amar no es mirarse el uno al otro, es mirar juntos en una misma dirección”. Lo que para muchos se consideraba una vana ilusión, es ya un fantástico milagro. La privilegiada lucidez y el generoso esfuerzo de José Rubén y su hija Laura es un ejemplo maravilloso. Por cierto, visite la cafetería CORDICA 21 está en la calle Florencia2384. Col. ltalia Providencia. Si la generosidad no se tiene por genética adquiérase por contagio.

Temas

Lee También

Comentarios