Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Viernes, 15 de Noviembre 2019
Ideas |

Burócratas de la Maldad

Por: Pablo Latapí

Burócratas de la Maldad

Burócratas de la Maldad

Algo anda muy mal en lo que tiene que ver con la aplicación de la justicia, a nivel federal y a nivel regional, porque la impunidad es más alta que nunca y las cifras son de terror. A nivel nacional se castiga únicamente uno de cada cien delitos que se cometen, y recientemente conocimos de cifras sobre la efectividad de la Fiscalía de Justicia de Jalisco y el estudio optimista señala que resuelve una de cada 100 investigaciones, mientras que el pesimista habla de sólo una de cada 300.

Imagine en una sociedad como la nuestra todo lo que depende de la aplicación de la justicia para castigar todo tipo de delitos e inhibir así a los malandrines o a quienes quisieran serlo. ¡La aplicación de la justicia tiene que ver con todo! Desde el ciudadano que todas las mañanas va a esperar su camión a la esquina para ir a trabajar y sabe que puede ser asaltado en la parada o en el camión con total alevosía de los delincuentes y que no se les va a castigar. Y va hasta los grandes mundos de los negocios donde el propietario de un terreno, por ejemplo, sabe que malandros incluso de cuello blanco pueden invadirlo y merced a la ineficacia de la fiscalía, combinada con la sospechosa complicidad de jueces y magistrados, se traduzca en que simplemente pierde el terreno.

Imagine otras instituciones u organizaciones que tuvieran una eficiencia de uno en 100 intentos (nos vamos con el estudio optimista); una compañía de aviación, por ejemplo, que consiga que aterrice únicamente uno de cada 100 vuelos; o un hospital que pueda curar sólo a uno de cada cien pacientes. De terror.

Y sentimos que el grave error que están cometiendo desde hace tiempo los gobiernos, tanto federal como local, para enfrentar la inseguridad y la violencia crecientes está en el enfoque de seguir viendo el cargo de fiscal, antes procurador, como una cartera más del gabinete; como un burócrata más que vendría a administrar un área, en este caso la de comisión de delitos. El perfil de los encargados de procurar la justicia es algo así como burócratas de la maldad.

Y es que, viendo sus resultados, y la información que recibimos de lo que hacen (abrir carpetas de investigaciones una tras otra), se asemejan como alguno de los personajes de El Principito que vive en su planeta rodeado de carpetas abiertas (donde sólo cierra una de cada cien) contando y contando delitos.

A grandes males, grandes remedios. Es necesario un enfoque completamente diferente para hacer justicia y erradicar la impunidad. Tomarlo como una prioridad. No sirven perfiles de fiscales que lleguen a administrar el número de delitos. Debe ser una especie de súper colaborador del gobernante en turno que, con todas las herramientas del mundo moderno, incluidas desde luego las plataformas digitales, que se dedique por encima de cualquier otra tarea a someter a los delincuentes y castigarlos.

Es obvio que mientras no haya justicia y estado derecho, no se puede hacer nada más, y si se hace son discursos y acciones huecas que lejos de atender el problema lo agravan.

Temas

Lee También

Comentarios