Jueves, 01 de Octubre 2020
Ideas |

Alianza federalista y electoral

Por: Diego Petersen

Alianza federalista y electoral

Alianza federalista y electoral

Hace un año nadie habría apostado a que dividiríamos al país en dos. Más aún, la llegada de López Obrador al poder tenía como virtud justamente evitar lo que parecía una imparable tendencia a un México dividido, con un norte creciendo y un sur estancado; unos estados en pleno desarrollo y otros retrasándose; mexicanos con niveles de vida aceptables y otros en la más absoluta pobreza.

El presidente no engañó a nadie, su proyecto siempre fue apostar por el desarrollo del sur. “Por el bien de todos primero los pobres”, fue su lema de campaña. El diagnóstico fue preciso y adecuado, al grado de que en esta ocasión ganó también en los estados del norte y centro-occidente del país.

Lo que no supo, no pudo o no quiso el presidente fue armonizar su proyecto de desarrollo del sur con una visión de país que incluyera el norte. 

La pandemia terminó por romperlo, se agudizaron los problemas y con ello se evidenciaron las contradicciones. Diez gobernadores, seis de ellos panistas (Coahuila, Durango, Chihuahua, Tamaulipas, Guanajuato y Aguascalientes), uno del PRI (Colima), el que queda del PRD (Michoacán), el de MC (Jalisco) y el único independiente (Nuevo León) encontraron en su molestia con el manejo de la epidemia de COVID-19 el punto de encuentro. La llamada Alianza Federalista comenzó por exigir un mejor trato en el pacto fiscal y siguió desconociendo a López-Gatell. Ahora anuncian que no seguirán el plan nacional en materia educativa y que el semáforo de salud les hace lo que el viento a Juárez. 

Entendiendo los intereses políticos lo que hay que cuidar son las afectaciones a los ciudadanos

En una república federal como la que en el papel decimos ser, lo normal es que cada estado tome sus decisiones. Lo que no debemos ver como algo normal y menos aún deseable es que el país se divida, que se creen bloques. Los dos bandos acusarán al otro de haber sido ellos quienes politizaron la pandemia y los que quieren sacar raja política de la tragedia. Lo cierto es que los dos bandos están pensando en el 2021. La obsesión del presidente es mantener la mayoría en el Congreso y los diez estados en rebeldía lo que buscan es evitarlo. Por supuesto que no es automático para uno ni para otro, pero los diez estados juntos pesan y mucho: representan 35 por ciento del PIB nacional y casi una tercera parte de la cámara de diputados (tienen 28 por ciento de los distritos, pero dominan las circunscripciones uno y dos).

Entendiendo los intereses políticos de los dos bandos lo que hay que cuidar son las afectaciones a los ciudadanos, no olvidar que los sujetos de derecho en la educación son los niños y que el objetivo de las instituciones de salud no es tener la razón sobre el pico de la pandemia sino evitar el malestar y por supuesto la muerte de los ciudadanos. Lo demás es grilla.

diego.petersen@informador.com.mx
 

Temas

Lee También