Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Sábado, 18 de Agosto 2018

Ideas

Ideas |

* Tapó bocas

Por: Jaime García Elías

* Tapó bocas

* Tapó bocas

Aunque la designación de “El Deportista del Año” es una entelequia —totalmente irreal, pues—, como lo demuestra el hecho de que no se lleve el registro de quiénes consiguieron ese título en el pasado, no deja de ser significativo que entre los nombres más votados, de entre los que algunos medios han propuesto como candidatos, aparezca… el de Juan Carlos Osorio.

*

La inclusión de Ricardo “Tuca” Ferretti y Matías Almeyda en la lista, se explica por sí misma: del primero porque fue campeón del reciente Torneo de Apertura con los “Tigres”, y se confirmó como uno de los entrenadores que más títulos ha conseguido  —con diferentes equipos, además— en el futbol mexicano; del segundo, porque se considera que hacer campeón al Guadalajara, a partir de la premisa de que sólo puede incluir jugadores nacionales en sus alineaciones, en una Liga que en los últimos tiempos ha sido materialmente invadida por futbolistas y técnicos foráneos, es doblemente meritorio.

Que otro candidato sea Hirving Lozano, se justifica con creces. En una etapa en que algunos de los jugadores mexicanos supuestamente consolidados en clubes europeos dieron señales de venir a menos (los casos del “Chicharito” Hernández, Jiménez, Vela, Layún, Gio y Jonathan dos Santos entre los más notorios), el desempeño del “Chucky” en el PSV Eindhoven de Holanda marca un contraste venturoso: Hirving no se ha limitado a ganar plaza como titular, sino se ha significado, sin ser centro delantero, como uno de los goleadores de su equipo y de la Liga.

*

Quizá no sea el gran favorito para alcanzar la distinción de referencia; sin embargo, es una agradable sorpresa que Juan Carlos Osorio aparezca en la selecta lista de los aspirantes.

Es señal de que, por encima de las críticas que se le dedicaron, en parte porque muchos expertos reprobaban sus métodos  —las famosas “rotaciones”, sobre todo— e insistían en que debería utilizar los que en las gestiones de varios de sus predecesores al frente de la Selección Nacional ya probaron su inoperancia, Osorio se ganó la confianza de los jugadores que convocó, obtuvo los resultados apetecidos —la clasificación al Mundial del año próximo con las más altas calificaciones en el área de la Concacaf— y demostró, con los pelos de la burra parda en la mano, a despecho de las teorías de sus críticos, la pertinencia de su librito.
Osorio, pues, admítase o no, tapó muchas bocas…

Temas

Lee También

Comentarios