Miércoles, 12 de Agosto 2020
Ideas |

* Renato

Por: Jaime García Elías

* Renato

* Renato

En circunstancias normales, un jugador como Renato Ibarra, caro y famoso,  difícilmente llegaría al Atlas… como no fuera al final de su carrera. (Los rojinegros de abolengo dirían, en su tono habitual, a la mitad del camino entre el lamento y la ironía, que “De esas pulgas no brincan en nuestro petate”).

Sin embargo, el hecho es que el atacante ecuatoriano de 30 años –los cumplió el pasado 20 de enero— llegó al Atlas, contratado para el Torneo de Apertura que se inicia el próximo 24 de julio, por obra y gracia de una poco frecuente conjunción de las estrellas…

*
Renato fue noticia, por cuestiones totalmente ajenas al deporte, hace cuatro meses, al ser encarcelado por haber atacado física y verbalmente a su pareja. Tras siete días de detención, el futbolista ecuatoriano quedó en libertad gracias a una suspensión provisional del caso. No fue vinculado a proceso por tentativa de feminicidio y de aborto, conforme a la denuncia inicial, pero sí por violencia familiar. Se le condenó a reparación del daño, de forma económica.

El América, su equipo desde hace cuatro años, a raíz de las inevitables presiones sociales, lo separó de su plantel, primero, y decidió ponerlo transferible. El alto costo de su carta y lo elevado de su salario dificultaron el proyecto.

La solución se encontró en cederlo a préstamo al Atlas, por seis meses, con opción a compra de la carta… aunque el propio América pagará parte de su salario. La intención, a todas luces, es revalorar al jugador, lo que sucederá si en el Atlas rinde de acuerdo a sus antecedentes, y con su conducta demuestra haber aprendido la lección del episodio del que fue protagonista en marzo pasado.

*
Como si algo abunda en las redes sociales –signo de los tiempos— son quienes se sienten puros, libres de pecado, dueños del derecho de lanzar la primera y las subsiguientes piedras a quienes incurren en errores, muchas voces exigieron ir más allá de la resolución judicial del caso; esperaban que el desenlace de la historia incluyera el cerrojazo abrupto de su carrera como futbolista; la negativa a darle oportunidad de levantarse, de enmendar su error… La muerte civil de Renato, en suma.

Lo cierto es que Renato, el futbolista, tiene derecho, como todos los hombres, a la consabida “otra oportunidad”… y que probablemente –es lo deseable— la encuentre en el Atlas.

 

Temas

Lee También