/contenidos/2018/02/26/noticia_0041.html
Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Viernes, 22 de Junio 2018

Ideas

Ideas |

- Tecalitlán: ¿otro Ayotzinapa?

Por: Jaime García Elías

- Tecalitlán: ¿otro Ayotzinapa?

- Tecalitlán: ¿otro Ayotzinapa?

En el estadio de Nápoles, Italia, el domingo antepasado, hubo manifestaciones de protesta por la desaparición de tres ciudadanos de ese país, en un municipio relativamente pequeño (Tecalitlán), del Estado de Jalisco. Para entonces habían transcurrido tres semanas desde que se supo que el automóvil en que viajaban se había quedado sin gasolina, y que varios policías los abordaron y los invitaron a acompañarlos. Al día siguiente de la desaparición, al no tener noticias ni de los pasos que dieron los policías ni del paradero de los italianos, los familiares de éstos denunciaron el hecho.

Las notas informativas, a partir de ahí, fueron: 1) la intervención de la Policía del municipio referido por parte de la Fiscalía General del Estado; 2) la detención de cuatro uniformados, y 3) –no lo último, sí lo más reciente—, la revelación de que los policías detenidos por la Fiscalía habían entregado a los italianos, desde el primer momento, a “integrantes de un grupo delictivo armado (…) coludidos con el crimen organizado”.

-II-

El episodio guarda, en lo esencial, algunas semejanzas con el caso de los 80 estudiantes de Ayotzinapa, Guerrero, atacados y detenidos por la Policía de Iguala el 24 de septiembre de 2014, 43 de los cuales —según la “verdad oficial” de las autoridades, desmentida sistemáticamente por los familiares y por organismos “interinstitucionales” participantes en la investigación— fueron entregados a grupos criminales coludidos con las autoridades locales, los que supuestamente los habrían asesinado e incinerado en una pira gigantesca. Al margen de las protestas ya referidas, de manifestaciones realizadas en todo México e incluso en otros países y del descrédito de la susodicha “verdad oficial”, a raíz del episodio, 168 civiles (incluidos el alcalde de Iguala con licencia, José Luis Abarca, y su esposa) y 130 policías municipales de Iguala y Cocula, fueron detenidos y procesados; se realizaron mil 651 actuaciones periciales y 850 operaciones de búsqueda, según la numeralia oficial.

Por supuesto, la exigencia invariable de familiares, vecinos, activistas y simpatizantes (“Vivos se los llevaron y vivos los queremos”) no ha sido atendida… ni parece probable, transcurridos casi tres años y medio, que vaya a serlo.

-III-

En el caso de los tres italianos desaparecidos en Tecalitlán, hay, más que la fundada esperanza —por desgracia—, el buen deseo de que la historia tenga un desenlace razonablemente feliz, si se les encuentra y rescata con vida…

Empero, aun si así ocurre, el suceso dejará el sentimiento de que, si no la mayoría, sí un porcentaje significativo de las policías están invadidas por el cáncer de la corrupción, y más comprometidas con los delincuentes que con el teórico y honroso deber de proteger al ciudadano.

Temas

Lee También

Comentarios