Martes, 18 de Mayo 2021

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

- “¡No se oye…!”

Por: Jaime García Elías

- “¡No se oye…!”

- “¡No se oye…!”

Guadalajara estuvo, hasta 2019, en el nada honroso ranking de las 50 ciudades más violentas del mundo. Hacía honor (es un decir), pues, a la fama de “tierra de machos” que Jalisco tuvo antaño. En 2020, según el reporte del Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal, A. C., México aún tiene el discutible privilegio de que siete de sus ciudades (Celaya, Tijuana, Ciudad Juarez, Ciudad Obregon, Irapuato, Ensenada y Uruapan) estén entre las diez más violentas del mundo.

Es probable que el dato sirva de pretexto para que quienes aquí cobran por gobernar como si supieran (gobernar), se paren el cuello y se cuelguen medallas. Sin embargo, balaceras, desapariciones, fosas clandestinas y demás, sugieren que hay más motivos para la lamentación que para la jactancia, y que vivir en estas tierras implica riesgos.

-II-

El reporte indica que, por cuarto año consecutivo y por séptima vez en trece años, una ciudad mexicana es la más violenta del mundo. México sigue siendo el país con más ciudades violentas: 18 de 50; a saber: Celaya (1), Tijuana (2), Ciudad Juárez (3), Ciudad Obregón (4), Irapuato (5), Ensenada (6), Uruapan (8), Zacatecas (15), Acapulco (18), Culiacán (25), Cuernavaca (26), Morelia (27), Chihuahua (32), Colima (35), Benito Juárez (44), Ciudad Victoria (45), León (47) y Minatitlán (49).

México es el epicentro mundial de la violencia homicida. El informe lo atribuye a que en 2019 y 2020 “se ha aplicado la peor política de ‘control’ del crimen por parte del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador: por un lado, al no actuar contra los grupos criminales (…) bajo la suposición de que si las fuerzas del orden no molestan a los hampones, ellos se portarán bien (los cuentos de ‘abrazos, no balazos’, ‘piensen en sus mamacitas’, ‘fuchi caca’ a la violencia, etc.); por otro lado, la aplicación de vastos programas de subsidios, con la esperanza de que los delincuentes, a cambio de ellos, dejen de delinquir”.

-III-

El Consejo señala a Brasil como el país con más progresos en los últimos años. Lo atribuye a que allá “se aplican políticas de control del crimen opuestas a las que se aplican en México: ningún entendimiento con los hampones; reducir la impunidad; no tirar el dinero de los contribuyentes a la basura con subsidios que en realidad son para comprar votos”.

(Por supuesto, alguien dirá que tiene “otros datos”… O -como el sacristán del viejo chascarrillo-: “¡No se oye, padre…!”).

jagelias@gmail.com

Temas

Lee También