Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 22 de Julio 2019
Ideas |

- Letra muerta

Por: Jaime García Elías

- Letra muerta

- Letra muerta

“Leyes imperfectas” es el tecnicismo que se utiliza, en la jerga jurídica, para calificar a normas que cojean en algún punto. “Leyes imperfectas” serían, por ejemplo, la prohibición de tirar basura en lugares públicos o de generar ruido a inmediaciones de un hospital, o la “obligación” que tienen todos los ciudadanos de votar el día de las elecciones. La imperfección más notoria de esas leyes, más allá de las buenas intenciones que las inspiran, no consiste solamente en la imposibilidad práctica de hacerlas cumplir, porque no existen los organismos encargados de vigilar su cumplimiento ni los mecanismos idóneos para ello, sino porque, en muchos casos, las leyes mismas que prohíben o, por el contrario, hacen obligatorias ciertas prácticas, no establecen expresamente las penalidades aplicables a los infractores.

-II-

Un caso concreto es de rabiosa actualidad: el Congreso de Jalisco, a través de la Comisión de Movilidad, dispuso (Artículo 12 bis de la Ley de Movilidad y Transporte del Estado) que los ciclistas están obligados a abstenerse de hacer uso de auriculares o aparatos de telefonía celular mientras conducen sus vehículos. La norma se suma a otras disposiciones, como serían las de circular siempre por la derecha, a menos de un metro de distancia de la banqueta; a respetar el sentido de la circulación y los señalamientos viales; a abstenerse de circular por la banqueta; a utilizar luces delanteras y traseras cuando circulen por la noche; a utilizar casco protector, etc. Normas que tanto ciclistas como motociclistas quebrantan de manera sistemática, y que, salvo cuando se implementan “operativos” -llamaradas de petate-, sólo a rareza se sancionan.

-III-

Se supone que tanto las exigencias como las prohibiciones que establecen leyes y reglamentos viales, están inspiradas en el interés superior de proteger la integridad física y aun la vida de los conductores de vehículos expuestos, por sus propias características, a situaciones de riesgo. Se supone asimismo que la autoridad debe realizar campañas de concientización, dirigidas lo mismo a motociclistas y ciclistas que a automovilistas y peatones, sobre la pertinencia de respetar la ley. (Eventos como la Vía Recreactiva, a la que asisten cada semana miles de personas, pudieran ser propicios para difundir esos mensajes).

Al fin del cuento, si va en serio el afán por promover el uso de medios de transporte distintos al automóvil particular, sería recomendable tomar medidas para asegurarse de que esa práctica se realice bajo los parámetros de seguridad vigentes en los países civilizados.

Temas

Lee También

Comentarios