Viernes, 03 de Diciembre 2021
Estilo |

Los secretos de los castillos Checos

Leyendas de todo tipo forman parte del encanto de este maravilloso destino

Por: El Informador

Castillo de Olomuc . Se cuenta que hay un espíritu deambulando por los pasillos. El Informador/ F. González

Castillo de Olomuc . Se cuenta que hay un espíritu deambulando por los pasillos. El Informador/ F. González

Lo primero que viene a nuestra mente de viajero al pensar en República Checa es Praga. Ciudad de encanto, con una magia irresistible y mil rincones por descubrir, sin duda. Pero más allá de la capital hay un sinfín de espacios con mucha historia y belleza arquitectónica en esta nación del corazón de Europa.

Y cuando hablamos de historia y arquitectura, no podemos dejar pasar por alto los castillos. A veces fortalezas medievales, a veces construcciones para satisfacer el ego de algún monarca o miembro de la realeza. Sea cual sea el caso, llegan a nuestros días convertidos en atractivos irresistibles, que enamoran con tan sólo mirarlos y que en muchas ocasiones guardan secretos que ni el paso del tiempo permiten resolver con certeza.

Es por eso que en esta edición de PASAPORTE nos vamos a explorar algunos de los más bellos, misteriosos y curiosos que hay en esta nación.

Castillo de Olomouc

Quizás pueda sonar imaginar al verla. Así se pacífica y bella, en la catedral del castillo de Olomouc se dice que hay un espíritu que pasea por los pasillos. Ese no sería otro que el de un rey asesinado en 1306, a los 16 años, para agregarle más drama a la tragedia. Es la historia de Wenceslao III, el último del linaje de los Premislidas.

Al día de hoy no se sabe por qué se produjo este crimen (se dice que fue una venganza), pero sin duda las consecuencias para el reino Checo fueron claras, pues se quedó sin el último miembro de aquella realeza.

Castillo de Hodonín

Hodonin. La ciudad donde cabalga el “Señor Blanco”. Especial

Se dice que en este castillo vaga un espíritu llamado “el Señor de Blanco”, y ya tiene rato haciendo sus recorridos, al menos desde el siglo XVII.

Se cuenta que un joven huérfano, enriquecido de un día para otro tras hacerse con las tierras de los señores de la región, contrajo matrimonio y murió al poco tiempo.

Su esposa, que por cosas de la vida fue la única heredera, fue la mayor sospechosa del delito pero nunca se demostró su implicación. Pero mucho gusto no tuvo, porque ella fue la primera en padecer las apariciones del “Señor de Blanco”.

Castillo de Cheb

Cheb. Pocos podrían imaginar que esta ciudad fuera una de las más belicosas en siglos pasados. Especial

Aunque hoy luce apacible en la región de Bohemia Occidental, Cheb alguna vez fue conocida por ser una zona de violentas batallas. Una de ellas le costó la vida en 1634 al comandante Albrecht de Wallenstein, al mando del ejército durante la Guerra de los Treinta años, y donde también fueron asaltadas, sin poder defenderse, sus tropas en el transcurso de una cena.

La leyenda cuenta que Wallenstein se pasea a caballo por las calles de Cheb, vistiendo una camisa blanca con una mancha de sangre en el pecho, entra en el castillo y desaparece. De que puedas encontrarte con el espectro no podemos estar seguros, pero sí con el caballo, que está disecado en el Museo de Cheb.

Castillo de Námest nad Oslavou

Castillo de Námest nad Oslavou. Un mayordomo lo hizo pasar a la inmortalidad. El Informador/ F. González

En las antiguas familias reales los hijos ilegítimos y la nobleza iban siempre de la mano, y en este castillo la cosa no iba a ser diferente. La leyenda nos lleva al siglo XVII, donde vivía Julio César d’Austria, el hijo bastardo del rey  Rodolfo II de Habsburgo.

Se cuenta que éste sufría de esquizofrenia y durante uno de sus brotes acabó con la vida de su amante, la hija de un barbero, en 1608. El monarca, su padre, al enterarse, decidió condenarlo a cadena perpetua. No llegó a sobrevivir ni un año, pero su tragedia habría que quedarse para siempre en la memoria de los habitantes.

Castillo de Ceský Krumlov

Castillo de Ceský Krumlov. Con la leyenda de Julio César d’Austria. El Informador/ F. González

En las películas se dice que el “asesino es el mayordomo”, pero en el castillo de Námest nad Oslavou la tradición no se cumple… aquí fue el jardinero.

Y es que tras un incendio, se descubrieron los cadáveres del guardabosque del castillo y de su familia. En un primer momento se pensó que era producto del siniestro, pero después se descubrió la culpabilidad del jardinero, que los mató al ser descubierto robando en la vivienda del guardabosque de la finca.

Castillo de Buchlov  

Después de casi 500 años, todavía no se sabe quién fue el que acabó con la vida del noble D. Enrique de Buchlov en 1582. Lo que sí tenemos es que lo mataron con un estoque (que se conserva).

El poder observar esta arma es una de las razones para entrar a visitarlo…eso y la momia que guarda en su interior. ¡Ah, sí! Porque aquí hay una momia egipcia como parte de la colección de arte. Si todo lo anterior no es suficiente, aquí también se cuenta la leyenda de la “Dama de negro”.

Se dice que esta dama era Hildegarda, hija de uno de los Liechtenstein (antiguos señores del castillo), que fue castigada a vagar por el castillo por haber cometido un acto indecoroso. La leyenda asegura que si se aparece a algún señor de Buchlov, éste morirá al instante.

SABER MÁS

Requisitos para entrar

1) Certificado internacional en inglés con QR (este formato) de vacunación completa (i.e. por lo menos 14 días después de la última dosis) con las vacunas aceptadas en la UE (Vaxzevria/AstraZeneca; Spikevax/Moderna; Comirnaty/Pfizer; Janssen/Johnson);

2) Llenar el online “Formulario de llegada” (este formato) y obtener el código QR respectivo.

MQ

Temas

Lee También