Lunes, 29 de Noviembre 2021
Estilo |

Inmigrante tamalero vuelve a ser el “alma de la noche”

Claudio Vélez, conocido como “Tamale Guy”, es una leyenda de la vida nocturna de Chicago. Regresa a laborar después de que el COVID-19, casi lo arruina y que también casi le quita la vida

Por: El Informador

SOLIDARIDAD. Claudio vende en promedio 2 mil tamales por noche y lo que no vende lo ofrece a personas sin hogar en el Centro de Chicago. Especial

SOLIDARIDAD. Claudio vende en promedio 2 mil tamales por noche y lo que no vende lo ofrece a personas sin hogar en el Centro de Chicago. Especial

De miércoles a domingo el inmigrante mexicano Claudio Vélez (conocido como “Tamale Guy”) duerme sólo tres horas. Sus jornadas empiezan muy temprano en la mañana de esos días y terminan hasta la madrugada, tras vender (en promedio) 2 mil tamales por noche, visitar más de 20 bares y atender los pedidos de “selfies” de los fanáticos de sus antojitos, en su mayoría gente de la vida nocturna de Chicago.

Claudio ha vuelto a su rutina, que se vio interrumpida durante casi dos años por el COVID-19, ese maldito virus que casi lo arruina económicamente y que también casi le quita la vida.

En su regreso volvió a demostrar lo que ya muchos sabían: él es parte del alma de la noche de Chicago.

Vélez comienza sus jornadas a las 4 de la mañana. A las 6 están listos los tamales. A las 7 ya recibe aplausos de clientes hambrientos que ahora se sientan en algunas de las 23 mesas del “Lone Wolf”, un bar ubicado en la calle Randolph, en el corazón del centro de la ciudad. Él, su esposa y sus tres hijos operan ahora un nuevo negocio llamado “Authentic Tamale Guy”. Desde este legendario bar en el West Loop, llevan sus tamales a otros bares famosos como Rainbow Club, Hideout Inn y Bucktown Pub… y algunos otros de dudosa reputación.

El nuevo acuerdo con “Lone Wolf” le da a Vélez una base de operaciones donde puede tener su negocio “híbrido” durante todo el día, que le permite servir en la taberna a sus clientes sus clásicos tamales hechos con salsa verde desde temprano hasta las 3 de la tarde y luego en la noche atender también a otros bares.

El jueves 4 de noviembre todo volvió a ser como en los viejos tiempos. Claudio Vélez es una leyenda de la vida nocturna de Chicago que alimenta por muchos años a los clientes hambrientos de los bares en tabernas sin servicio de comida. La noche de su regreso, se mezcló con los clientes, se tomó muchas selfies y dio un fuerte abrazo a cada uno de los meseros y cantineros que no lo habían visto desde antes de la pandemia.

Este migrante indocumentado mexicano espera que esta nueva sociedad con “Lone Wolf” sí funcione y no vuelva a repetirse lo que ocurrió cuando abrió su pequeño restaurante en Ukrainian Village (una especie de rincón hipster de Chicago). Una pelea con sus socios que se aprovecharon de su falta de estudios y de su situación migratoria terminó en una demanda y en el fin de un sueño.

FAMOSO. Los fanáticos de sus antojitos aprovechan para pedirle “selfies”. Especial

La historia de este emprendedor mexicano ya ha sido bien registrada por los medios locales, desde su estatus de estrella de rock hasta por su lucha contra la alcaldía a causa de las quejas de otros restaurantes del West Loop que lo veían como “competencia desleal”. Se ha acostumbrado a ser el centro de la atención y de los aplausos.

Incluso recibió una ovación en septiembre pasado cuando fue dado de alta del Centro Médico de la Universidad Rush luego de casi un mes y medio internado recibiendo tratamiento a causa del COVID-19. Su hijo, Abad Cruz, reflexionó en una entrevista televisiva en inglés sobre lo lejos que ha llegado su padre, recordando los días en que estaba grave, cuando la enfermedad afectó su respiración y sus sentidos. “Solo queremos que le vaya bien”, dice. “Él se merece el cariño de la gente”.

El famoso “Tamale Guy” se animó por primera vez a hacer entregas a domicilio en julio de 2020 después de que COVID-19 cerrara los bares y lo aislara de su base de clientes. Durante meses apenas pudo sobrevivir. Si bien Vélez dice que su sueño es eventualmente abrir otro restaurante, visitar bares de Chicago es lo que realmente le anima. A través de los años, parte de la diversión para muchos asiduos a la vida nocturna fue tener la suerte de encontrárselo al azar en algún lugar. Las rutas del “Tamale Guy” eran desconocidas, poniéndole algo de enigmático que encanta incluso a los más jóvenes.

Interactuar con la gente sigue siendo su pasatiempo favorito. Vélez ha estado entregando tamales durante más de 20 años en Chicago después de emigrar de Acapulco, México. Con la ayuda de su hijo, luego de la reapertura de la Ciudad, estuvo buscando un espacio de cocina con licencia para hacer tamales. Se conectaron con un grupo de Facebook, True West Loop, que les presentó a los propietarios de Lone Wolf.

Vélez y su familia preparaban los tamales en casa. Las leyes locales sobre la comida casera de Chicago son restrictivas y permiten que se preparen muy pocos alimentos en domicilios particulares y sólo se pueden vender en mercados al aire libre.

En otras partes del país las operaciones caseras prosperaron durante la pandemia. Aunque han mantenido sus recetas sin cambios, es muy diferente trabajar en Lone Wolf. Hay menos preocupación por las multas de la ciudad, algo con lo que los inspectores de la alcaldía lo amenazaron en los últimos meses.

El jueves 4 por la noche, un cliente que no veía hace casi 2 años dio a Vélez una propina de 200 dólares. Él jura que puedo sentir el amor de sus “fans” durante cada noche. A sus 56 años, dice que está decidido a mantener el ritmo de antes de la pandemia: “Si Dios me fuerza, seguiré adelante y lo haré funcionar”.

El viernes 12 por la noche un equipo de CNN lo acompañó en su recorrido de tamales. El reportaje saldrá a nivel nacional antes de fin de año. Claudio ha sido popular entre los medios de comunicación con entrevistas en televisión. Toda la comida sobrante al final de la noche sirve para alimentar a personas sin techo que viven debajo de los puentes del centro de Chicago. Es su forma de retribuirle a la comunidad que tanto lo quiere y apoya.

Temas

Lee También