Jueves, 06 de Octubre 2022
Estilo | Pantas

Cuidado de plantas de interior para otoño e invierno

Los días más cortos y las temperaturas frías realmente hacen más lento el crecimiento de nuestras plantas de interior hasta casi detenerlo

Por: Angélica Dueñes

Las plantas de interior tienen un cuidado especial durante la temporada de otoño/invierno. UNSPLASH/Nick Hillier

Las plantas de interior tienen un cuidado especial durante la temporada de otoño/invierno. UNSPLASH/Nick Hillier

Debido al cambio climático podemos tener un invierno más cálido en la ciudad, si esto pasa es posible que las plantas sigan creciendo un poco durante los próximos meses.

Lo más probable es que algunas entren en estado de hibernación y descansen hasta la primavera, por eso, su cuidado tendrá que cambiar.

Sin embargo, eso no significa que debas ignorarlas por completo. El cuidado de las plantas de interior durante el otoño y el invierno requiere que estés más atento con el riego y las plagas, a las que parece encantarles entrar en nuestras casas durante los meses más fríos.

UNSPLASH/ Kolya Korzh

Estos son los cuidados para las plantas de tu casa durante el otoño y el invierno:

1. Disminuir el riego

En verano, estamos acostumbrados a regar una, dos o incluso varias veces por semana. Pero, en los meses más fríos, debemos reducir drásticamente la cantidad de riego que usualmente hacemos, el sustrato tardará más en secarse, lo que podría provocar que las plantas se llenen de agua y mueran rápidamente.

Pasa de regar cada 5-7 días a regar solo uno por semana solo durante la noche, a medida que bajan la temperatura y la luz.

Nunca debe regar en un horario, solo cuando la planta necesita ser regada, así que asegúrate de saber qué condiciones disfruta cada planta específica.

Si tienes cactus y/o suculentas, ¡esta puede ser la última vez que los riegues en meses! Si notas "moho" blanco y esponjoso en el suelo de sus plantas, puedes rastrillarlo suavemente con un tenedor. Este moho es en realidad un hongo inofensivo, pero es una señal de que la tierra permaneció húmeda por bastante tiempo.

UNSPLASH/Margarita Terekhova

2. Dejar de fertilizar

Cuando tus plantas dejen de crecer, deja de fertilizarlas. Es seguro continuar fertilizando tus plantas si todavía están produciendo nuevos brotes, como hojas o flores, aunque no te excedas.

Reducir cantidad de fertilizante les da a las plantas la oportunidad de descansar hasta la primavera.

3. Podar tallos largos

Recortar las plantas largas no solo hará que se vean mejor, sino que también fomentará un poco más de crecimiento y te dará la oportunidad de propagarlas.

UNSPLASH/Lydia Mailloux

Es posible que tarde un poco más de lo habitual en ver raíces, pero si mantienes los esquejes en un lugar cálido, se puede lograr cierto éxito. La poda de plantas da la oportunidad de volver a colocarlas en la maceta para crear una planta de apariencia más completa.

4. Recortar las hojas secas, amarillentas o marrones

Eliminar hojas o flores muertas fomenta un mayor crecimiento. En invierno, la materia vegetal muerta atrae moscas y otras plagas. Así que, toma un par de tijeras y corta el follaje amarillento, asegurándote de revisar toda la planta para no dejar pasar hojas por alto.

5. Mover las plantas a lugares adecuados

A medida que el clima se vuelve más frío, es importante alejar las plantas de ventanas con corrientes de aire y calentadores para evitar hojas quemadas.

Ten cuidado con los rincones del hogar que se secan y se llenan de polvo, estos lugares atraerán plagas como los ácaros que harán su hogar en sus plantas. Limpia estas áreas regularmente y aleja las plantas de ellas.

6. Aplazar el trasplante

Aunque no se recomienda, puedes salirte con la tuya trasplantando en otoño siempre que el clima sea templado y las temperaturas no hayan bajado demasiado.

Si puedes, pospón el trasplante hasta la primavera, ya que la espera rara vez causará un problema para tu planta. En cambio, si se hace el trasplante en clima frío eso sí será un problema.

Para el invierno, habrás perdido la oportunidad de trasplantar cualquier planta que haya crecido demasiado. Si las raíces realmente sobresalen del fondo de una maceta, puedes podarlas. Solo significa cortar estas raíces con unas tijeras o un cuchillo afilado. Esto ayuda a detener el crecimiento, lo que significa que podrás mantener la planta en una maceta más pequeña durante más tiempo.

7. Comprobar si hay plagas

Esto es algo que deberías hacer durante todo el año, especialmente si tienes bastantes plantas de interior. Un problema de plagas puede salirse de control rápidamente y, a medida que riegas tus plantas con menos frecuencia, existe una mayor probabilidad de que pase por alto los signos de una plaga.

Si crees que nunca has tenido plagas, eres nuevo en el mundo de las plantas o simplemente nunca las has notado. Aprende a identificar las plagas comunes y el daño que causan para saber a qué prestar atención. Es fácil pasarlos por alto, ya que muchos se esconden en el suelo y en los pliegues de las hojas.

UNSPLASH/Paul Hanaoka

8. Deshacerse de las plantas no deseadas

Si hay una planta que ya no amas, deshazte de ella. Puedes venderla o regalarla, siempre hay quién ame tener una planta más en su hogar.

Tener demasiadas plantas que cuidar significa que algunas pueden quedar descuidadas y es mejor regalarlas que arriesgarse a que mueran. Si eres realmente brutal y tienes una planta que está demasiado muerta, ¡puedes tirarla al montón de composta!

AD

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones