Miércoles, 28 de Octubre 2020

Leduc y Rulfo, un amor que se nutre del cine

Ambos cineastas se encuentran en un momento de creatividad absoluta, reflejada en “Lorena, la de pies ligeros”

Por: El Informador

JUAN CARLOS RULFO Y LORENA. El cineasta encontró en la rarámuri una historia fantástica. CORTESÍA

JUAN CARLOS RULFO Y LORENA. El cineasta encontró en la rarámuri una historia fantástica. CORTESÍA

VALENTINA LEDUC. Una mujer llena de talento. CORTESÍA

VALENTINA LEDUC. Una mujer llena de talento. CORTESÍA

SONORA. La cinta muestra un magnifico trabajo de edición de Valentina Leduc. CORTESÍA

SONORA. La cinta muestra un magnifico trabajo de edición de Valentina Leduc. CORTESÍA

Valentina Leduc y Juan Carlos Rulfo, cineastas, creativos y también son pareja, celebran el triunfo de “Lorena, la de pies ligeros”, proyecto cinematográfico que ganó el Ariel 2020 en la categoría de Mejor cortometraje documental, el cual se puede disfrutar en Netflix.

Rulfo es el director y Leduc es la editora de esta historia que habla sobre la maratonista Lorena Ramírez, deportista rarámuri de Chihuahua quien ha recorrido países como Japón y España. El director reconoce la labor de Daniela Altatorre y Elena Fortes, de la productora No Ficción, quienes fueron las que le hicieron la propuesta de desarrollar esta historia que forma parte sobre un proyecto de temas fronterizos.

“Yo siempre había querido trabajar con las comunidades indígenas, especialmente con las del Norte del país porque son casi desconocidas, me acerqué y planteamos la situación, casualmente en esos días se acercaban los maratones de Guachochi”, comparte Rulfo, quien recuerda que la filmación duró siete días aproximadamente, en un periodo de dos meses, con el debido respeto de acercarse a estas comunidades.

“Lorena es una persona mediática, ella ya sabía que pasaba con las cámaras, no habla español, pero sí lo entiende. Y fue un poco conocer desde el punto de vista de este asunto de las carreras, lo que es un poquito esta comunidad”.

Por otro lado, Rulfo, así como Leduc, reiteran lo importante que es hablar de estas historias en un contexto donde son importantes la representación y la inclusión. “Fue un corto que disfrutamos mucho hacer, y efectivamente se está volviendo la mirada un poco más a las comunidades indígenas en México, espero que se hagan también de una manera más profunda, más allá de una mirada folclórica. El mundo indígena puede darnos enseñanzas en muchos niveles, de fortaleza, de organización, de fuerza, de resistencia y de comunicación”, expresa Valentina, quien en esta fiesta fílmica del Ariel también estuvo nominada en la categoría de Mejor edición con el largometraje de ficción “Sonora”, terna que compartió en conjunto con Jorge García. El filme también está disponible en Netflix.

Generalmente Valentina trabaja más en historias documentales que de ficción, por lo que participar en un filme de época como “Sonora” la enriqueció mucho. “Es un proceso muy distinto editar ficción a documental. En la ficción hay una historia previamente contada, imaginada y diseñada a veces en montaje y en el documental no es así, aunque haya un guion abierto de lo que se quiere buscar, en realidad se construye por elementos de la vida misma en el momento en el que se filma, hay un montón de sorpresas y cambia a ser otra cosa, o sí encuentras lo que quieres”.

Trabajo en conjunto

Tanto Leduc como Rulfo tienen sus proyectos por separado y en conjunto, precisamente están desarrollando el documental “Cartas a distancia”, Juan Carlos como director y Leduc como editora.

“Es un documental que ha salido muy espontáneamente a partir de esta crisis del COVID-19 que estamos viviendo y fue surgiendo a partir del trabajo de periodistas como Melissa del Pozo, quien se acercó a este trabajo que estaban haciendo los enfermeros de comunicar a los pacientes con sus familiares, eso habla de la comunicación humana y de la transmisión del afecto a través de esas cartas o videocartas”.

Sobre la retroalimentación que hay en el trabajo mutuo, reconoce Rulfo que la visión de su esposa le abona mucho a su labor como cineasta.  “Sí sé que es muy difícil trabajar en pareja en este medio, lo sé por otros, pero en este caso para mí ha sido muy importante y muy fácil, sí podemos separar lo que es la familia, la delicadeza está en la relación, ya casi 25 años. (Ella) tiene un estilo muy concreto para contar las cosas, es muy delicada, éticamente le imprime a los personajes un respeto”.

La misma percepción tiene Valentina del trabajo que hace su esposo como director. “Después de Lorena y ahora con esta película sobre el COVID-19 estamos recuperando el trabajo juntos, habíamos editado muchas películas juntos  hace varios años, y es muy lindo porque hay mucha conexión creativa entre él y yo, Juan Carlos es muy buen director”.

Caminos individuales

En cuanto a los proyectos en paralelo, Valentina está trabajando con Isabel Vaca en el largometraje “Temporada de campo” y Juan Carlos Rulfo está desarrollando una serie sobre cómo son los juegos en las diferentes comunidades indígenas del país, como el de pelota, por ejemplo.

JL

Temas

Lee También