Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Jueves, 20 de Septiembre 2018

La revolución de Aylín Mujica

Es en Colombia donde la actriz cubana encuentra nuevos caminos para crecer y reinventarse a nivel profesional

Por: El Informador

La actriz cubana protagoniza una nueva versión de “Sin tetas no hay paraíso”. EFE/Archivo

La actriz cubana protagoniza una nueva versión de “Sin tetas no hay paraíso”. EFE/Archivo

Actualmente en Colombia para Telemundo se transmite la telenovela “Sin senos no hay paraíso”, una versión nueva de la serie “Sin tetas no hay paraíso”, y en este proyecto nuevo participa la actriz cubana Aylín Mujica, quien interpreta a “Lorena Magallanes”, una proxeneta mexicana que trabaja por sí misma para ofrecer sus servicios sexuales a cualquiera de los bandos narcotraficantes. Tiene una hija a quien le ha prometido una vida mejor, sin embargo, la hija huye cuando ve que no hay una verdadera intención de cambiar.

En el melodrama, que según cuenta en entrevista Aylín, se diferencia de la versión original precisamente por incorporar como rol nuevo a su personaje, también participan actores como Carmen Villalobos, Catherine Siachoque, Fabián Ríos, María Fernanda Yepes, Gregorio Pernía, Guillermo Quintanilla y Sofía Lama. Esta telenovela para México aún no tiene fecha de inicio.

“(Este proyecto) tiene el sello de Telemundo, mi personaje no existía en la serie original, es una mujer que se llama ‘La diabla mexicana’ que tiene una negocio de trata de jovencitas, que las engaña diciéndoles que las convertirá en modelos en México, les hace cirugía plástica de senos para meterles droga ahí. Entonces, este personaje fue escrito para que yo lo interpretara como parte de Telemundo y estoy súper agradecida porque fue un escalón importante en mi carrera”.

Camina por nuevos caminos

Para la actriz el cambio de aires representó una nueva oportunidad de desarrollo en su carrera porque conoció una manera distinta de trabajar en Colombia, la mayoría de sus proyectos los estaba rodando entre México y Estados Unidos. Además contó que no descarta trabajar de nuevo en Televisa o donde la inviten, pues ella está interesada en personajes y propuestas que nutran su carrera como actriz.

“Fue un cambio total en mi vida porque estaba acostumbrada a grabar series y novelas en México o Miami, pero cuando me dijeron vas a Colombia, la verdad que no sabía cómo era el estilo de grabación allá, cómo eran los directores, pero en cuanto llegué me adapté muy bien. La gente de Colombia me recibió con los brazos abiertos, yo iba con una propuesta de personaje, hubo un trabajo con los directores y me la aceptaron, todo fue muy rico, muy natural, te dan chance de interpretar con una libertad de improvisación riquísima. Fue un personaje que disfruté muchísimo y que no se parece en nada a mi filosofía de vida”.

La trata de blancas como problema social

Esta ficción expone una problemática social que sigue siendo muy fuerte y cruda en América Latina y otros países, el de la trata de blancas. El consejo que tiene Aylín es que los padres busquen con sus hijos, gente profesional que los ayude a impulsar sus sueños, que se asesoren con quienes tiene la posibilidad de empujar el talento de los jóvenes.

“Es una denuncia, una puerta que abrimos a través de la ficción, una ficción que es bastante cercana a la realidad y es una manera de decirle a la juventud que si quieren perseguir sus sueños, busquen gente y agencias profesionales, porque la ingenuidad lleva a cometer errores grandes en la vida. Cuando yo salí de Cuba y llegué a México me encontré con situaciones, no de esa índole, pero sí de otras cosas. Hay muchos engaños allá afuera, es una selva el mundo”.

Sobre el tema de las operaciones y las cirugías plásticas, Aylín les inculca a sus hijos que se quieran tal y como son, que busquen su libertad y su identidad. “Es un tema importante y delicado, la educación viene desde la casa, desde la cuna. Siempre se lo digo a mi hija Violeta, no te compares con nadie, no hay nada más valioso que tú, todos los seres humanos, a pesar de que somos tantos en el mundo, cada uno tiene una huella digital diferente y ninguna es igual a otra, hay que darles mucha seguridad a tus hijos, de que no tengan problemas de bulimia o de anorexia, de que tengan su propio estilo”.

Temas

Lee También

Comentarios