Lunes, 08 de Marzo 2021

Netflix: Fernando Memije, el papá que se fue por los cigarros

Kenya Márquez reclutó al actor, cuyo personaje aborda el tema de la paternidad en la serie “Madre sólo hay dos”

Por: El Informador

FERNANDO MEMIJE. El actor interpreta a “Anuar”, el papá ausente de “Mariana” (Paulina Goto). CORTESÍA

FERNANDO MEMIJE. El actor interpreta a “Anuar”, el papá ausente de “Mariana” (Paulina Goto). CORTESÍA

Ayer miércoles 20 de enero se estrenó en Netflix la serie “Madre sólo hay dos” que protagonizan las actrices Ludwika Paleta y Paulina Goto, quienes interpretan a “Ana” y “Mariana”, dos mujeres de distintas edades y de diferentes maneras de ser y de pensar que tendrán que convivir cuando se enteren que sus bebés fueron intercambiadas al nacer.

En este proyecto, desarrollado por Fernando Sariñana, también participa el actor Fernando Memije, quien interpreta a “Anuar”, el papá ausente de “Mariana” (Paulina Goto). “Esta es una historia que habla sobre ser mamá particularmente, pero por supuesto que hay otros temas, como los asuntos de paternidad y las relaciones humanas, sobre como los seres humanos logramos complicar todo. Estoy seguro que el espectador se la va a pasar muy bien”, comparte en entrevista para esta casa editorial.

“Mariana”, tras convertirse en madre, busca generar una relación más cercana con su padre ausente, pero no todo es tan sencillo, aunque los dos quieren recuperar el tiempo perdido, hay secretos que no han sido revelados, además él ahora tiene una relación sentimental con una chica que es cercana a la edad que tiene su hija.

“Yo creo que ‘Anuar’ es una persona noble, pero de pronto se desapareció de la vida de ‘Mariana’ y justo regresa a tratar de recuperar el tiempo perdido y a enmendar los errores que cometió, pero ahora se va a topar con pared”, porque para poder hacer las paces con su hija, también tiene que convivir con “Tere” (Liz Gallardo), su ex mujer y mamá de “Mariana”. “Se encontrará con una ‘Tere’ más decidida y complicada como siempre ha sido, como ya es más madura, tiene otra visión de la vida y es mucho más compleja la relación, y pues nada… Casi no hay papás así, que se van por los cigarros y no vuelven (risas)”.

Las historias que viven los personajes son desarrolladas con realidad, pero justo el tono de la trama es lo que provoca que se genere la comedia, en ese sentido dice Fernando que los temas que se presentan como el de la paternidad ausente, son complejos y de los cuales hay mucha tela de dónde cortar y justo lo que hace “Madre sólo hay dos” es aligerar esas historias para que se llegue a una reflexión. Por ejemplo, en una sociedad como la mexicana, regularmente la responsabilidad de los hijos solo recae en las madres: “No debería de ser así; el embarazo es de los dos, hay una corresponsabilidad. No porque el hombre solo es el ‘proveedor’ tiene el derecho de decir: ‘ahí les paso la manutención’, en el mejor de los casos, porque luego no vuelve”.

Finalmente, Memije destacó el trabajo de grandes mujeres al frente de este proyecto como la directora Kenya Márquez y de sus compañeras como Ludwika, Paulina, Liz, Lorena Velázquez y Zaide Silvia Gutiérrez, entre otras.  

JL

Temas

Lee También