Jueves, 22 de Abril 2021

Vivir la maternidad nunca fue tan caótico… y divertido

Ludwika Paleta hace mancuerna con Paulina Goto en la nueva serie de Netflix, donde se mezcla el drama y la comedia

Por: El Informador

Este miércoles 20 de enero se estrena en Netflix la serie mexicana “Madre solo hay dos”, protagonizada por Ludwika Paleta y Paulina Goto donde también participan Martín Altomaro, Liz Gallardo y Oka Giner, entre otros actores.  

En esta “dramedia”, “Ana” (Ludwika) y “Mariana” (Paulina), son dos mujeres de distintas edades y formas de pensar que se darán cuenta que no son tan diferentes como ellas creían toda vez que tienen que convivir luego de que en la clínica donde dieron a luz, una enfermera ha intercambiado a sus hijas. Los productores ejecutivos de “Madre solo hay dos” son Carolina Rivera y Fernando Sariñana junto a Alexis Fridman y Juan Uruchurtu que producen a través de su compañía Perro Azul.

“Es la primera vez que trabajo con Fernando Sariñana, la verdad es que estoy muy contenta y muy agradecida por la oportunidad y porque este proyecto ha podido llegar a mi vida. Fer es un súper director, igual trabajamos con otros directores en otros capítulos y eso estuvo muy padre también”, expresa Paulina en entrevista. Destaca que en la serie se verá como “Mariana” se irá a vivir a la casa de “Ana” para estar cerca de las dos bebés, pues ambas se han encariñado con las pequeñas.

“Es muy loco esto de traer a vivir a un extraño a tu casa y toda esta circunstancia que se da con el intercambio de las bebés, pero todo eso permite que la serie sea muy divertida y finalmente este intercambio de las bebés es lo que acerca a estos dos personajes tan distintos, que creo que lo más me gusta es como el contraste y la diferencia que hay  entre las dos mamás en todos los sentidos, en la manera de vivir la maternidad y la experiencia. Para ‘Ana’ sería su tercer hijo, mientras que ‘Mariana’ es su primera vez y fue algo como completamente inesperado y no planeado en su vida. Hay un choque, pero se complementan de manera perfecta y se acompañan en todo este proceso, porque no hay manera perfecta de ser mamá”.

Aprender a escuchar

Ludwika comparte que es importante dejar de lado el prejuicio para conocer verdaderamente a las personas. “No puedes juzgar a alguien ni siquiera por las cosas que dice o que piensa. Siento que tenemos que aprender a conocer a la gente un poco más allá antes de emitir cualquier juicio y creo que aplica para todos. Muchas veces ni siquiera queremos acercarnos a la gente porque creemos saber cómo son por una cosa que dijeron, en este caso mi personaje escucha las cosas que dice ‘Mariana’ y emite varios juicios”, los cuales se los comparte a su marido (Altomaro), “y resulta que la vida las junta y aprenden muchísimo una de la otra”.

Por un lado, “Ana” es controladora, perfeccionista y una ejecutiva tenaz a la que no se le va nada, por el otro está “Mariana”, una joven más relajada con lo que dice y lo que piensa, pero que tiene problemas internos que resolver con su mamá y su padre ausente. Además, en un inicio se resiste a convivir con el padre de su hija, pues como ella, él también está explorando e iniciándose en el tema de la paternidad.

“No voy a ahondar mucho, pero creo que tenemos que aprender y sobre todo en este país a empatar nuestros pensamientos y a no juzgar al otro porque piensa diferente. Creo que esa polarización no nos sirve. Tenemos que aprender a respetar las cosas y las opiniones de alguien que no piensa como nosotros y estos dos personajes resulta que tienen más en común de lo que cualquiera hubiera pensado”, reitera Ludwika.

“Mariana”. Paulina Goto entra en la piel de una madre primeriza. CORTESÍA

Lazos de amistad

Ambas actrices comparten también que el ritmo de la comedia es muy importante y que las situaciones graciosas no se forzan, sino que deben darse de manera natural y espontánea. “Nos divertimos y la química que se va a percibir en pantalla es algo real que se dio en el set. Ludwika y yo no habíamos trabajado antes y a mí esto en particular luego me pone un poco nerviosa cuando no conozco a los compañeros con los que voy a trabajar. Pero fluyó de una manera natural con ella y con todos mis compañeros, considero que Ludwika es una gran actriz, natural, fresca y honesta”, anota Paulina.

Ludwika reitera por su parte que se divirtió con el proyecto, “me siento como pez en el agua, me gusta la comedia bien hecha y que los chistes no sean obvios, me gusta divertirme en escena y eso se encuentra con los compañeros, entre Pau y yo había mucha complicidad y buena onda”.

JL

Temas

Lee También