Miércoles, 19 de Febrero 2020

Del grito… a la amenaza

La FIFA advirtió a la FMF en 2019 de sanciones drásticas al Tricolor si no erradica la expresión homofóbica en estadios

 

Por: El Informador

En el torneo de Concacaf las autoridades mexicanas comenzaron a sensibilizar a la afición sobre evitar el grito contra el portero rival que sanciona la FIFA. IMAGO7

En el torneo de Concacaf las autoridades mexicanas comenzaron a sensibilizar a la afición sobre evitar el grito contra el portero rival que sanciona la FIFA. IMAGO7

Perder puntos e inclusive la posibilidad de que la Selección mexicana de futbol sea descalificada de la Copa del Mundo Qatar 2022, provocó que en el recién concluido 2019 la Federación Mexicana de Futbol (FMF) lanzara una campaña para erradicar el grito “¡eeeehhh… pu…!” considerado discriminatorio.

Un total de ocho millones de pesos es lo que le ha costado al futbol mexicano este grito por parte de sus aficionados a los porteros rivales, cantidad que se ha tenido que pagar a la Federación Internacional de Futbol Asociación (FIFA) por las multas impuestas.

Más allá de eso, el reglamento disciplinario del órgano rector del balompié en el mundo se endureció en 2019, lo que prendió las alarmas en México, consciente que más allá del dinero, les podía costar una eventual descalificación a la próxima justa mundialista.

Por ello, la Federación Mexicana de Futbol  dio a conocer el protocolo de comunicación preventivo para evitar gritos discriminatorios en los partidos de la Selección mexicana de futbol, para así evitar sanciones por parte de la FIFA.

Previo a esto, el presidente de la FMF, Yon de Luisa, explicó que existe un plan para terminar con esta situación, dado el endurecimiento que hay en los castigos en el nuevo Código Disciplinario de la FIFA.

Las sanciones estipuladas en este código son aplicar multas, prohibiciones de jugar en otros estadios, reducción de puntos, pérdida de partidos, jugar sin espectadores, así como la expulsión de un torneo o competencia.

Dicha situación podría afectar el camino del equipo mexicano hacia la Copa del Mundo Qatar 2022, en caso de que se dé en la próxima eliminatoria.

Medidas desesperadas

En primera instancia, el sonido local invitará a que la afición disfrute del partido y evite emitir algún grito como el de “¡eeeehhh… pu…!” o cualquier otro que sea considerado ofensivo.

En caso de que se dé algún tipo de incidencia, el sonido local emitirá un mensaje en el que solicitará un buen comportamiento y evitar que se repita.

Si se da una segunda situación similar, desde el 15 de octubre de 2019 implica la interrupción del partido y retirar del estadio a los aficionados que hayan participado en el hecho.

Una tercera manifestación que sea considerada ofensiva por el árbitro tendrá una acción más drástica, pues el partido en el que se presente esta situación será interrumpido retirando a los jugadores de la cancha unos minutos, mientras los aficionados responsables serán retirados del estadio.

De hecho, en el partido Atlas contra Necaxa del 26 de octubre el juego fue interrumpido varios minutos por el silbante, tras la repetición de los incidentes por parte de aficionados rojinegros, molestos por el resultado adverso para su equipo.

Si se da una cuarta manifestación ofensiva, el equipo local jugará su próximo encuentro a puerta cerrada.

Yon de Luisa. La FMF hace esfuerzos para evitar un castigo ejemplar de la FIFA. IMAGO7

Aficionados ignoran campañas

Previo al juego del Tricolor contra Panamá del 15 de octubre de 2019, correspondiente a la Liga de Naciones de la Concacaf, Yon de Luisa confió en el buen comportamiento de la afición ese día en el Estadio Azteca.

“Hoy es un día muy importante para poder erradicar ese grito. Vimos que están sucediendo otras cosas en el futbol internacional. Vimos hace unas semanas cuestiones en Francia, en Brasil. Vimos los desafortunados eventos con la Selección de Bulgaria contra Inglaterra (gritos racistas) y esperamos que la gran afición mexicana se comporte a la altura y podamos hacer mil cosas a favor de la Selección”.

Aceptó que no se imaginaba un partido de la Selección mexicana de futbol sin público en lo que sería su siguiente duelo el 19 de noviembre ante Bermudas en Toluca.

“El Estadio Nemesio Díez es como nuestra segunda casa, nos sentimos muy bien recibidos por la afición mexiquense y estaremos allá en el mes de noviembre. Esperemos que con estadio lleno;  no quiero imaginar el posible escenario de jugar a puerta cerrada”.

Indicó que confiaba en que “en las gradas nuestra gran afición nos ayude apoyando a la Selección mexicana, pero permitiéndonos estar siempre en nuestra casa con los estadios llenos la mayor cantidad de tiempo posible y no perder tres puntos importantes”.

Pese a todas las peticiones hechas, en ese juego ante Panamá fueron retirados 30 aficionados por emitir el grito homofóbico, aunque el partido no fue interrumpido.

Fernando Guerrero aplicó el primer parón de partido en la Liga MX. IMAGO7

El Apertura 2019 no estuvo exento de expresiones

La agresión verbal cuestionada se ha mantenido en algunos partidos de la Liga MX, como en el de la Fecha 15 del Torneo Apertura 2019 entre Atlas y Necaxa en el Estadio Jalisco, en el que el silbante Fernando Guerrero tuvo que detener el juego.

Dicha situación se repitió en la Jornada 19 en el Estadio de Tijuana, en el duelo entre Xolos y León, lo que obligó al juez central, Roberto García, a suspender el partido.

La Liguilla no se salvó de que apareciera el “¡eeeehhh… pu…!”, ya que en el juego de Ida de Cuartos de Final entre Morelia y León, José Alfredo Peñaloza tuvo que detener el encuentro.

Algo que no se dio en esas mismas instancias en el juego disputado por América y Tigres de la UANL, en el que Fernando Guerrero hizo caso omiso de las ocho ocasiones en que se escuchó el grito.

Una de las grandes pruebas que se tendrán este año será el torneo Preolímpico de la Concacaf que se disputará en Guadalajara, donde precisamente surgió este grito.
 

Temas

Lee También