Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Martes, 23 de Julio 2019

Adiós al primer cañonero

Tras su muerte, la leyenda de Adolfo “Tribilín” Cabrera será recordada en el beisbol jalisciense

Por: El Informador

Adolfo Cabrera llegó a Jalisco a finales de los años cuarenta y logró dos títulos con los Charros, ambos como parte del equipo de entrenadores. EL INFORMADOR

Adolfo Cabrera llegó a Jalisco a finales de los años cuarenta y logró dos títulos con los Charros, ambos como parte del equipo de entrenadores. EL INFORMADOR

Durante la mañana del pasado viernes dijo adiós uno de los grandes del beisbol mexicano. Aunque nació en Cuba, Adolfo Cabrera siempre demostró el amor y afecto por México, por Guadalajara y sobre todas las cosas, por el “Rey de los Deportes”. El fallecido toletero antillano se convirtió en uno de los referentes históricos de los Charros de Jalisco, además de ser considerado como uno de los más grandes bateadores en la historia de la novena albiazul.

El famoso “Tribilín” llegó a los Charros de Jalisco a finales de la década de los cuarenta, justo cuando el beisbol comenzaba a arraigarse en el gusto de los tapatíos gracias a la incursión de los caporales en el profesionalismo.

LEER TAMBIÉN: Charros confirma a Roberto Vizcarra para la siguiente temporada

Cabrera es considerado como uno de los más grandes beisbolistas de la organización jalisciense, ya que fue el primer campeón de bateo de los caporales. En 1949, justo en el año que había llegado al equipo albiazul, el poderoso toletero cubano ganó el título de bateo de la Liga Mexicana de Beisbol al terminar la campaña con un porcentaje de .382, con 65 carreras impulsadas y siete vuelacercas conectados en aquella campaña.

Además de haber vestido la casaca de los Charros, el “Tribilín” militó con los Sultanes de Monterrey en el beisbol de verano, mientras que en invierno fue siempre recordado por sus actuaciones con los Cañeros de Los Mochis.

Como coach, Cabrera estuvo ligado a Benjamín “Cananea” Reyes, con quien compartió la cabina de mando en equipos como los Naranjeros de Hermosillo y los Águilas de Mexicali, con los que se coronó en la Serie del Caribe de 1986.

Su legado como coach tampoco pasó inadvertido, ya que el número 47 que portaba en los dorsales fue retirado por los Guerreros de Oaxaca luego de haber conseguido el campeonato de la LMB en 1998.

El legado del “tribilín”

Primera estrella

Cabrera formó parte del equipo jalisciense que levantó su primer gallardete dentro del profesionalismo. El cubano era uno de los miembros del cuerpo técnico en la novena dirigida por Guillermo Garibay que logró el título de la Liga Mexicana de Beisbol en la temporada de 1967.

Título histórico

El “Tribilín” fue invitado a formar parte del staff del novel mánager Benjamín “Cananea” Reyes. Con toda su experiencia al mando, Cabrera fue uno de los artífices del épico segundo campeonato de los Charros de Jalisco en 1971, cuando se levantaron de una desventaja de tres juegos.

Estandarte Charro

La historia de los Charros de Jalisco y de Adolfo Cabrera siempre irá de la mano, ya que el caribeño ha sido el único personaje que permaneció en todas las etapas del equipo jalisciense en el profesionalismo como jugador, coach y miembro directivo.

Homenaje en vida

El 10 de noviembre de 2015, Cabrera fue homenajeado por la directiva de los Charros de Jalisco. Un busto en su honor fue develado en el Paseo de las Estrellas que se ubica a las afueras del Estadio de los albiazules, además de haber sido reconocido a mitad el encuentro entre los jaliscienses y los Naranjeros de Hermosillo.

De armas tomar

Cabrera fue protagonista de la que probablemente sea la trifulca más sorprendente en la historia del beisbol en México. En 1950, jugando para los Charros, recibió un pelotazo del pitcher de los Diablos Rojos, Ruffus Lewis. Esto ocasionó una bronca en la que incluso el propio “Tribilín” dio y recibió batazos.

Adolfo Cabrera como pelotero en México

  • 5 campañas como pelotero en la Liga Mexicana de Beisbol (1949-1953)
  • 327 juegos
  • 328 de promedio de bateo
  • 229 carreras producidas
  • 17 cuadrangulares

LEER TAMBIÉN: Una historia de amor y éxito

Temas

Lee También

Comentarios