Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Tecnología | Herramientas cuyo uso se ha desviado del propósito original

Aplicaciones de mensajería anónima, 'bombas' para acoso

Las descargas de Sarahah, lanzada en febrero, ha superado al Messenger de Facebook, Netflix o WhatsApp
Sarahah permite crear una dirección web personalizada en la que cualquier persona puede dejar un mensaje anónimo. EL INFORMADOR / ARCHIVO

Sarahah permite crear una dirección web personalizada en la que cualquier persona puede dejar un mensaje anónimo. EL INFORMADOR / ARCHIVO

WASHINGTON, ESTADOS UNIDOS (07/AGO/2017).- Sarahah, una nueva aplicación de mensajería anónima, se ha convertido en sólo unos meses y sin apenas recursos en una de las más descargadas del mundo, pero se ha desviado de su objetivo inicial y ahora es usada para el acoso entre adolescentes.

Como ya ocurrió con Yik Yak, Sarahah —que en árabe significa honestidad y franqueza— ha tomado impulso gracias a la novedad de la anonimidad entre los más jóvenes, pero al igual que su predecesora está comenzando a ser criticada por transformarse en un instrumento para el hostigamiento online.

Sarahah, desarrollada en Arabia Saudí por el programador Zain Alabdin Tawfiq y lanzada en febrero pasado, se ha convertido en una de las aplicaciones más populares para teléfono Android y iPhone del momento, pese a no contar con millonarios fondos o una tecnología extremadamente compleja.

Con 3.88 millones de descargas en julio en Estados Unidos, la aplicación ha superado al Messenger de Facebook, Netflix o WhatsApp.

Sarahah permite crear una dirección web personalizada en la que cualquier persona puede dejar un mensaje anónimo sin que se pueda contestar al comentario o continuar una conversación.

La simple lógica detrás de la aplicación estaba ideada para una premisa práctica y útil: “Ayudarte a descubrir tus fortalezas en áreas de mejora mediante la recepción de impresiones de empleados y amigos de una manera privada”.

Lo que Tawfiq no esperaba era que a costa de la popularidad de Snapchat, una red social preponderante entre jóvenes, los usuarios comenzaran a compartir entre sus contactos su dirección web donde dejar mensajes privados.

En un comienzo, Sarahah fue empleada para airear mensajes de amor anónimos, pero el uso derivó rápidamente a mensajes de acoso, insultos y amenazas.

Temas

Lee También

Comentarios