Viernes, 14 de Junio 2024
México | VENTANA POR JOSÉ CÁRDENAS

Blanco y negro

El martes pasado publiqué en este espacio la siguiente Rendija: ¿Mami, qué es lo que quiere el Negro?

Por: EL INFORMADOR

El martes pasado publiqué en este espacio la siguiente Rendija: ¿Mami, qué es lo que quiere el Negro? El Presidente le ofreció la embajada en Lisboa; el Negro dice que Portugal es aburrido. Calderón le propuso ser candidato al gobierno de Durango; el Negro sabe que perdería. Calderón preguntó: ¿Entonces qué $%&!?# quieres, Negro?; Rodolfo Elizondo contestó ufano: la embajada en Madrid. Calderón estalló”.

En respuesta, el titular de la resucitada Secretaría de Turismo me envió una atenta “carta aclaratoria”; la resumo a fin de que el alto funcionario pueda quedar bien con quien tenga que quedar bien; convencido, asumo su legítimo derecho de réplica:
“…llamó mi atención la aseveración que hace en el apartado ‘Rendija’, donde insinúa un intercambio de palabras entre un servidor y el señor Presidente de la República… el cual es absolutamente falso”.

La carta replica además: “Debo aclarar a usted que nuestra relación se ha distinguido por el respeto recíproco y el trabajo conjunto, no con palabras altisonantes como pretende sugerirlo… si algo ha caracterizado mi trayectoria política, es mi absoluto respeto y lealtad a la figura presidencial… mi compromiso con este Gobierno está subordinado a los tiempos y decisiones del Presidente Calderón, no a los intereses particulares del secretario de Turismo, como lo afirma en su columna…”

En primer lugar, agradezco a don Rodolfo la rebuscada respuesta. Con mal disimulada molestia argumenta que mis “insinuaciones son falsas”, sobre un eventual desacuerdo con Calderón.

Respetuosamente, me permito precisar:
En parte alguna del escrito el señor secretario desmiente que haya existido una conversación con el Presidente para tratar los temas consignados. Las palabras altisonantes que, según él, sugiero, sólo son signos de teclado ($%&!?#); si las interpreta de otro modo, es lo de menos.

El licenciado Elizondo no desmiente haber declinado la Embajada de México en Portugal. Ignoro si esto se debe a que el Gobierno de Lisboa le negó el beneplácito; de que hubo gestiones diplomáticas, las hubo. Tampoco desmiente haber solicitado la embajada en Madrid.

El secretario de Turismo omite comentar su desinterés por una candidatura panista al Gobierno de Durango; esto ha sido propalado en círculos políticos dentro de su propio partido.
Nada afirmo respecto a sus intereses particulares; los desconozco.

“Absolutamente falso”, dice del incidente ahora imaginario; aclaro y concedo, pero también espero. Lamento haber herido la sensibilidad de tan grata persona. Entendiendo su irritación, dado el aprecio profundo que tiene por la familia Calderón. Son cuestiones personales en las que nadie se debe meter.

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones