Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Viernes, 15 de Noviembre 2019
México | Se registran los avances de la investigación del percance en el que murió Juan Camilo Mouriño

Bitácora sobre el avionazo del 4 de noviembre

Desde el día del accidente la SCT ha registrado diferentes apuntes en torno al accidente aéreo en el que falleció el secretario de Gobernación

Por: SUN

CIUDAD DE MÉXICO.- Eran justo las 18:50 horas del pasado martes 4 de noviembre, cuando se le informó a Luis Téllez sobre un accidente aéreo frente a la Fuente de Petróleos, en Reforma y Periférico. Desde ese momento, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) lleva una bitácora de los avances de la investigación del percance de hace una semana en el que murió el secretario de Gobernación, Juan Camilo Mouriño.

Hasta ahora, se revela en la bitácora, que no existen resultados finales que permitan concluir las causas de la caída de la aeronave, aunque se disipan algunas dudas sobre el último vuelo del Learjet 45. Una de ellas, que no explotó antes de impactarse y que no perdió alguno de sus motores en vuelo.

Se señala, incluso, que la Procuraduría General de la República (PGR) realizó análisis de DNA y toxicológicos en los restos de los tripulantes del aparato, para conocer la condición física en la que viajaban.

De acuerdo con un informe cronológico de la SCT, Téllez llegó ese martes al lugar del siniestro acompañado de los directores de Aeronáutica Civil, Servicios a la Navegación en el Espacio Aéreo Mexicano, así como de Medicina Preventiva en el Transporte, y que ahí se enteró de la muerte de Mouriño.

En la bitácora se hace un recuento de lo realizado por la dependencia y de las acciones para esclarecer las causas del evento.

Se da cuenta de la conferencia de prensa del miércoles 5 de noviembre, en la Sala de Usos Múltiples de la SCT, donde Téllez informó que el avión se impactó durante la maniobra de aproximación al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, a 7.5 millas de la pista 5 norte, y que en ningún momento el piloto notificó algún problema con la nave, y que las condiciones meteorológicas eran buenas.

Y que la Dirección General de Aeronáutica Civil y la PGR iniciaron y tienen abiertas las investigaciones del percance, a la que se sumaron peritos de la Administración Federal de Aviación y del Consejo Nacional para la Seguridad del Transporte de EU, y expertos de la Dirección de Transporte Aéreo de la Civil Aviation Authority, del Reino Unido.

Téllez hace notar que si bien no se han detectado indicios que permitan formular hipótesis diferentes a la de un accidente, “el gobierno federal investigará hasta esclarecer plenamente los hechos”.

Se destaca la presentación de las imágenes y las comunicaciones captadas por el Centro de Control de Tránsito Aéreo de México, que muestran las trayectorias, altitudes y velocidades de la aeronave involucrada, así como de otros aviones. En el día a día, se hace énfasis en la instrucción de conocer la verdad por instrucción del presidente Felipe Calderón.

Se informa, además, que en su estadía en el Aeropuerto de San Luis Potosí la aeronave siempre estuvo vigilada y que no hubo acercamiento de “absolutamente nadie”.

Se hace referencia de que no hubo rastros de explosivos, “por lo que podemos afirmar que el evento sucedido en esa fecha no tuvo explosión alguna previa al momento del accidente”, y que no estalló en el aire.

Y que tampoco hubo una falla de motor que generara una potencia asimétrica. Los restos de la aeronave se trasladaron a un hangar esterilizado, ubicado en el aeropuerto de la ciudad de México, donde continuarán laborando los técnicos de la DGAC, de la empresa Honeywell, la NTSB y los especialistas ingleses.

Temas

Lee También

Comentarios