Lunes, 17 de Junio 2024
Jalisco | Testigo narra lo ocurrido en el homicidio de una joven en Avenida México

'Yo pensé que estaban jugando'

Testigo narra lo ocurrido en el homicidio de una joven en Avenida México Por: Gonzalo Jáuregui

Por: EL INFORMADOR

AVENIDA MÉXICO. En el lugar pusieron tierra para cubrir la huella de sangre y sobre ella algunas flores. EL INFORMADOR / M. Vargas

AVENIDA MÉXICO. En el lugar pusieron tierra para cubrir la huella de sangre y sobre ella algunas flores. EL INFORMADOR / M. Vargas

GUADALAJARA, JALISCO (15/JUL/2015).- Cuando escuchó los disparos, el conserje del edificio frente al cual quedó el cuerpo de Gabriela Jacqueline Ayala, asesinada presuntamente por un pretendiente y compañero de trabajo la tarde del pasado lunes, pensó que el joven que se había acercado a Gabriela y a otra chica estaba bromeando.

Parado en el umbral de entrada del inmueble, este hombre pensó que la pistola que traía amartillada el joven era de juguete y que el susto que les provocó a las muchachas había sido grande, pues en un segundo vio a la acompañante de Gabriela pasar del silencio a los gritos.

Supo que no se trataba de un juego cuando vio caer a Gabriela, exánime. Se dio cuenta de que lo que creyó que se trataba de un juego, era en realidad un asesinato cuando el joven —a quien percibió con cara de niño— se echó a correr por Avenida México y dobló hacia la izquierda en Amado Nervo.

“Le dio dos balazotes en la cara. Yo pensé que estaban jugando. Hasta me dije: ‘¿Por qué juegan con esas pistolitas de petardos?’ Ya en el suelo el muchacho le dio otro balazote en la cabeza. Lo siguió un cuico que estaba en la otra cuadra, parado, pero a la vuelta ya no lo siguió”.

Al momento de escuchar las tres detonaciones, una testigo que viajaba en su bicicleta, cerca del lugar en el que murió Gabriela, decidió clavar su bici en el espacio que había entre dos coches estacionados y se ovilló en un resquicio porque creyó que estaba en medio de una balacera, de un enfrentamiento entre miembros del crimen organizado.

Al teléfono, esta testigo, quien prefiere omitir su nombre, narra que cuando recuperó la calma pudo ir a un minisúper cercano a arreglar un asunto. Cuando regresó vio que el cuerpo de Gabriela seguía expuesto, provocando el silencio de los mirones y el pánico de las personas que salían corriendo de los negocios cercanos.

Según las versiones de algunas personas que trabajan en la misma empresa que Gabriela y el presunto asesino, Luis Enrique Ruiz Ruvalcaba, el crimen se llevó a cabo porque Luis Enrique le había pedido a Gabriela que fuera su novia, pero ella se negó.

En la parte de pavimento donde quedó el cuerpo de Gabriela, esparcieron tierra para cubrir la huella de su sangre. Encima había dos botellas con flores, que los curiosos que pasaban por Avenida México observaban y fotografiaban con las cámaras de los celulares.

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones