Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Viernes, 22 de Febrero 2019
Jalisco | Hoy se cumplen 20 años del asesinato del cardenal

Una visita calurosa a la tumba de Posadas Ocampo

Hoy se cumplen 20 años del asesinato del cardenal en el estacionamiento del aeropuerto de Guadalajara

Por: EL INFORMADOR

Catedral metropolitana. Fieles visitan la tumba donde descansan los restos del cardenal Posadas Ocampo. EL INFORMADOR /

Catedral metropolitana. Fieles visitan la tumba donde descansan los restos del cardenal Posadas Ocampo. EL INFORMADOR /

GUADALAJARA, JALISCO (24/MAY/2013).- Después de la misa celebrada en la Catedral Metropolitana al mediodía del pasado 22 de mayo, más de 50 personas visitaron, en la parte baja del edificio católico, la tumba donde se encuentran los restos del cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo, quien fue asesinado hace 20 años.

Los cuerpos de los cardenales Garibi Rivera, Salazar López, los obispos Gómez de Mendiola y León Garabito, estos últimos con fechas de muerte de 1576 y 1694, comparten espacio con el de Posadas Ocampo, ubicados exactamente debajo del altar del inmueble.

Los visitantes, mujeres en su mayoría, echan una ojeada panorámica sobre los nombres grabados y se detienen en el lugar destinado para los restos de Posadas Ocampo, donde se colocó una placa con la leyenda: “Si el trigo cae en tierra y muere da mucho fruto. Cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo, 24 de mayo de 1993”.

La tumba se mantiene bajo la custodia de una escultura en la que María abraza a Jesús de Nazaret después de su martirio; y una fotografía del cardenal la acompaña.

Por unos momentos los visitantes imploran la fotografía, pero después, se escuchan algunos susurros, y se escapa una voz en un tono mayor: “Ya van a ser 20 años, ¿te acuerdas?, es el que salió en la tele cuando lo mataron”, comentó una de las visitantes.

Las señoras se persignan y esperan como si fueran a escuchar alguna manifestación que las haga ir en paz. El semblante de expectación no cambia cuando llegan ni cuando se van. Ya al subir los escalones parece que tienen prisa y aprietan el paso.

No obstante, Antonio Vázquez Ávalos, de 55 años, permaneció abajo mientras todos se marchaban, cruzó los brazos y recordó el suceso en el cual el prelado perdió la vida y platicó que asistió a la misa de cuerpo presente de Posadas Ocampo que se celebró en El Sagrario. Dijo que tocó sus zapatos y parte de su cuello, porque no había objeto que impidiera el tacto de los feligreses con el cuerpo de su pastor caído.

De repente, Vázquez Ávalos expresó: “Alguien lo mandó matar”, con la mirada hacia el techo de la tumba, y lo describió como un hombre alto, robusto y muy amable con la gente.

Pero lo más sorprendente fue, explicó, que después de tocar el cuerpo del cardenal su vida cambió; por este hecho, visita más de 50 veces al año el recinto.

TELÓN DE FONDO
Dos décadas de dudas


Fue el 24 de mayo de 1993, a las 13:45 horas, cuando el cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo fue asesinado en el estacionamiento del Aeropuerto Internacional de Guadalajara “Miguel Hidalgo”.

Han pasado 20 años, y para algunos sectores persiste la duda sobre si el homicidio fue intencional o una casualidad. Y es que apenas se cometió el crimen y la polémica comenzó.

La Procuraduría General de la República (PGR) insistió en que el cardenal Posadas Ocampo falleció en medio de una balacera entre cárteles rivales. Las autoridades de Jalisco y del Arzobispado de Guadalajara señalaron que hubo alteración de datos, presiones sobre los testigos y otras irregularidades en el curso de la investigación.

La versión del asesinato premeditado cobró fuerza luego de que Mario Rivas Souza, titular del Servicio Médico Forense y quien participó en la autopsia de Posadas Ocampo, concluyó que el ataque fue directo y que los 14 disparos que recibió la víctima fueron hechos a corta distancia, con dirección de arriba hacia abajo.

En 2012, el Buró Federal de Investigaciones (FBI) de Estados Unidos concluyó que el asesinato de Posadas Ocampo fue accidental, toda vez que fue confundido con el narcotraficante Joaquín “El Chapo” Guzmán.

Tras el crimen del cardenal, actualmente han sido condenadas a 40 años de cárcel un total de 12 personas implicadas.

LA VOZ DEL EXPERTO

El caso se politizó
Fabián Acosta
  (investigador de la UdeG)

El  asesinato del cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo en mayo de 1993 tomó tintes políticos luego de que los hechos no se esclarecieron de manera inmediata, señaló Fabián Acosta Rico, doctor en Antropología por la Universidad de Guadalajara (UdeG).

“Me queda claro que 20 años fueron suficientes para que el caso se empezara a olvidar. Al no tener una resolución clara, este caso perdió seriedad ante la opinión pública. Luego lo tomaron como bandera política ciertas figuras locales, que son las que mantuvieron viva la voz de reclamo ante su asesinato”, haciendo referencia al ex secretario general de Gobierno, Fernando Guzmán Pérez Peláez.

“El tema de tintes religiosos tuvo una ambición política muy clara. Guzmán Pérez Peláez, quien hacía ruido con el tema, lo politizó y le restó seriedad al problema, y esta politización entorpeció el tema de las investigaciones”.

OPINIÓN DE PERIODISTAS
El asesinato cimbró a los jaliscienses

Un Jalisco lastimado y con las heridas aún frescas por las explosiones del 22 de abril de 1992 fue el que recibió la noticia sobre la ejecución del cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo. Un hecho que dio pie a un sinnúmero de versiones, que al final se resumieron en dos: la primera, que se trataba de una confusión entre los ejecutores del jerarca, quienes en realidad iban por “El Chapo” Guzmán; y la segunda, que fue un crimen fraguado por las altas esferas del Gobierno.

Los periodistas Jaime García Elías y Sergio René de Dios, quienes vivieron de cerca la noticia y el seguimiento del caso, narran que el asesinato fue un golpe duro para los jaliscienses, que motivó cambios en sus posturas políticas y religiosas.

“No había ocurrido en la historia de un país que mataran a un cardenal, entonces cuando se da la noticia mucha gente no creía que podía pasar algo de esa magnitud”,  relata De Dios Corona, quien entonces colaboraba para una revista.

“Para mí el caso está cerrado. No solamente en términos de lógica, sino lo más importante, en términos de lógica jurídica, creo que no hay ningún elemento para considerar que el caso sigue abierto”, considera García Elías.

CARDENAL ROBLES
Pide dar continuidad al caso


El arzobispo de Guadalajara, José Francisco Robles Ortega, llamó al Gobierno federal a seguir con la investigación del caso y a no cerrarse en la versión de que Posadas Ocampo fue victimado por error.

No obstante las dos décadas que han transcurrido desde el asesinato, hace un llamado a no olvidar la obra espiritual del cardenal difunto, pero también exhorta a recordar que es un caso al que se le debe justicia.

“Tampoco debemos olvidar la necesidad de hacer justicia en este crimen que ha ofendido a la Iglesia, ha ofendido a la justicia y que  seguimos nosotros a la espera de tener absoluta claridad”.

Temas

Lee También

Comentarios