Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Sábado, 23 de Febrero 2019
Jalisco | La inversión en Obras Públicas en esta administración ha sido la mayor históricamente que ha tenido cualquier otra en Zapopan

Tesorería de Zapopan detecta cientos de obras en el “limbo”

Se han erogado casi 149 MDP en anticipos durante 2007 y 2008 para trabajos que no han tenido ningún seguimiento administrativo por parte de la Dirección de Obras Públicas

Por: EL INFORMADOR


ZAPOPAN, JALISCO.- Las limitaciones estructurales que está enfrentando la Dirección de Obras Públicas de Zapopan para cumplir con el seguimiento y supervisión de las obras en el municipio, están generando un desorden administrativo en el que están de por medio inversiones que superan los 150 millones de pesos (MDP), desde un cálculo modesto.

El 13 de abril la Tesorería Municipal emitió el oficio 1443/092 dirigido al contralor municipal, Jorge Sandoval González, en el que se expresa una especie de alerta y solicita su intervención, luego de la detección de cientos de obras que han carecido de un seguimiento administrativo por parte de Obras Públicas, provocando incertidumbre en los recursos públicos erogados.

Entre la información que turnó la Tesorería a la Contraloría destaca la cantidad de obras para las que se emitieron anticipos a las constructoras, pero sobre las cuales no se ha reportado ninguna estimación mensual de sus avances, a pesar de haberse originado sus asignaciones  en los años 2007 y 2008, lo que impide conocer a la primera si ya inició su ejecución o el progreso que presentan hasta ahora.

Existen 25 obras de 2007 en ese estado, pues a pesar de que se pagó el anticipo no han registrado ningún movimiento administrativo, en éstas está en juego la erogación de siete millones 696 mil pesos. No obstante, el problema más serio está en el año 2008, en el cual se encontraron 222 obras en las mismas circunstancias, y cuyos anticipos representaron la salida de 141 MDP.

La presente administración no ha corregido rezagos que provienen de la anterior, como lo muestran las cuatro obras de los años 2004 y 2005 con la misma problemática para las que se erogaron 727 mil pesos.

También existen obras a cuyas constructoras se les pagó el anticipo, pero que posteriormente fueron canceladas sus acciones por Obras Públicas, cuatro en 2007 y una en 2008, que juntas representan dos millones 23 mil 404 pesos que no han sido recuperados para el erario. Hay otras dos de 2006, tampoco subsanadas, en las que se pagó 518 mil 667 pesos.

Cientos de obras persisten activas para la Tesorería Municipal al no haberse solicitado todavía un finiquito, y por la propia falta de información la dependencia ignora si las acciones proyectadas fueron concluidas o abandonadas por parte de las constructoras.   

Aunque en este rubro el mayor rezago está en los dos primeros años de la presente administración, hay varios elementos de la pasada que persisten. Así, de 2004 a 2006 hay 51 obras con esas características, a las que resta por pagar 23 millones 156 mil 196 pesos. De 2007 hay 67 obras y 274 en 2008, en las que juntas hay pendiente por finiquitar 106 millones 768 mil 548 pesos.

Finalmente, también son cientos las obras que aunque fueron asignadas para su supuesta ejecución, no se ha solicitado ningún anticipo o pago para su realización. Hay 11 de 2007 y 159 de 2008, cuyo costo asciende a 100 millones 540 mil nueve pesos, aunque en realidad no se ha ejercido el monto. Se encontraron 11 de la anterior administración, que suman la cantidad de 800 mil 469 pesos, en espera de que se echen a andar o se depuren.

Un presupuesto histórico


“Hay que empezar con el hecho de que la inversión en Obras Públicas en esta administración ha sido la mayor históricamente que ha tenido cualquier otra en Zapopan, fue tal la cantidad a invertir en obra que se rebasó la capacidad de la dependencia de Obras Públicas”, declaró en entrevista el tesorero municipal, Antonio Diosdado Trujillo.

De venir ejerciendo presupuestos anuales que oscilaban entre los 400 y 500 millones de pesos, esta administración se encontró con más del doble de recursos y con la presión que ello implica para disponer por completo de tales cantidades y evitar los subejercicios.

Aunque depende del contrato que se establezca con el contratista, lo habitual operativamente es que Obras Públicas emita estimaciones mensuales sobre los avances de cada una de las obras en ejecución, que se fundamentan documentalmente y que antes de llegar a la Tesorería para que erogue los pagos correspondientes, son validadas por la Contraloría Municipal. Lo que la Tesorería detectó es la falta de esos movimientos administrativos sobre los cientos de obras señaladas:

“No está llegando (esa información) porque Obras Públicas no lo emite. Y no lo emite porque mucha veces le falta el contrato, muchas veces le falta el proyecto ejecutivo, muchas veces no llega a acuerdos con el contratista aunque ya está asignada en cuanto al costo de la obra, hay una serie de circunstancias en las que se vio rebasada Obras Públicas”.

El 15 de octubre de 2008 la Dirección de Construcción informaba que de los mil 200 millones de pesos del presupuesto, ya se habían asignado o comprometido mil 136 millones en más de mil obras, otra cosa es su ejercicio y una supervisión adecuada.

Resulta evidente que una de las mayores preocupaciones para la Tesorería Municipal, está en los recursos que se erogaron (casi 149 MDP) para el pago de anticipos a cientos de contratistas sobre los que no existe ningún seguimiento administrativo de su progreso:

“Me pidieron el anticipo como está aquí (muestra uno de los expedientes) y no he vuelto a tener ninguna noticia de avances; como es una cantidad impresionante del número de obras, yo digo, si ahorita no hacemos nada vamos a entregar así a la siguiente administración y no puede ser…no puede ser”.

Sobre las obras con anticipo por dos millones 23 mil pesos y que luego fueron canceladas, dijo: “(Se debe) hablar con el contratista y que devuelva el anticipo. Si tiene anticipo y están canceladas, lo debe devolver. En la comisión (de Asignación de Contratos de Obra Pública) se autoriza la asignación a tal contratista, en Obras Públicas hacen el contrato, y me mandan el contrato, la factura y la autorización de la comisión, yo procedo a pagar de acuerdo a lo autorizado y de repente la cancelan. No es que yo me haya anticipado a darle su dinero, sino que ya con todo la cancelan”.

Este desorden ya ocasionó la salida del que fuera director de Construcción, Gonzalo López Díaz, y el ingreso de Joel Zuloaga Aceves, sobre este último comentó: “El ingeniero ha hecho bastante por corregir esto, sin embargo, es impresionante el número de obras asignadas como para corregirlo inmediatamente, tenemos muy buena comunicación con el ingeniero, le está echando muchas ganas, pero los montos y la cantidad de trabajo lo rebasa, por eso le pedimos su apoyo a la Contraloría para que nos ayude dentro de sus facultades a revisar todo esto”, dijo el tesorero.

Lo que se viene

El fin de administración se aproxima. ¿Dejar este desorden podría traerles alguna responsabilidad administrativa? “Independientemente de esa responsabilidad está la responsabilidad profesional de dejar las cosas bien claras, sí es correcto (el riesgo), pero antes de eso, es nuestra responsabilidad profesional para dejar bien las cosas, bien claro, bien transparente, sería el principio”.

Estas dificultades que enfrenta la Dirección de Obras Públicas no son cosa nueva, pues quedaron claras tiempo atrás. El 14 de octubre de 2008 este diario publicó que la incapacidad de la dependencia produciría un subejercicio cercano a los 500 MDP en ese año, al día siguiente, el entonces director de Construcción, López Díaz, reconocería:

“Es muy cierto que la dependencia no cuenta con la capacidad humana, material, vehicular y en sus instalaciones, que nos permita atender de manera oportuna una inversión tan importante en el municipio”. En aquella ocasión refirió que su área de supervisión de obra para infraestructura, pavimentos y edificación, que labora con 16 personas, requería por lo menos 100 supervisores más.

El tesorero apuntó la necesidad de aplicar sistemas que permitan una estrecha comunicación de información entre ambas dependencias: “Desafortunadamente en Obras Públicas les falta muchos sistemas informativos, y el control que tienen no es con un sistema integral, son sistemas aislados, lo ideal sería que si autorizan algo inmediatamente en la Tesorería tuviéramos eso que se autorizó, nuestros controles y los de ellos al estar aislados pueden tener muchos problemas”.

Y continuó: “Nosotros tenemos un departamento de pago de obra pública donde en el sentido del control, estamos más preparados que otras dependencias, por eso podemos identificar todas estas circunstancias que rodean a cada una de las obras asignadas”, tan es así, que la advertencia de esta problemática la dio la Tesorería a la Contraloría, y no al revés, pese a que la segunda tiene un área dedicada específicamente al ejercicio del presupuesto en las obras asignadas.

Temas

Lee También

Comentarios