Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Miércoles, 22 de Noviembre 2017
Jalisco | Ganan, en promedio, 42.5 pesos por hora trabajada

Policías de siete Entidades ganan más que los de Jalisco

Mientras en el Estado tienen un salario de 42.5 pesos por hora trabajada —en promedio—, en Baja California perciben 66.4
Ante la violencia del fin de semana, los tres niveles de Gobierno implementan un programa para dar resultados de seguridad en un mes. EL INFORMADOR / ARCHIVO

Ante la violencia del fin de semana, los tres niveles de Gobierno implementan un programa para dar resultados de seguridad en un mes. EL INFORMADOR / ARCHIVO

GUADALAJARA, JALISCO (14/JUL/2017).- Por realizar su tarea de vigilancia en las calles y tratar de evitar que ocurran los delitos, los policías de Jalisco ocupan la séptima posición a escala nacional en el indicador de ingresos o salarios, al ganar en promedio 42.5 pesos por hora trabajada, según revela la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) 2017, cuyos resultados recientemente publicó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

De acuerdo con esas cifras, los oficiales de Jalisco se encuentran por encima de la media nacional —que es de 31.3 pesos por hora trabajada—, pero por debajo de lo que perciben los policías de Entidades como Baja California (el puntero nacional), Aguascalientes, San Luis Potosí, Chihuahua y Baja California Sur.

Los policías mejor pagados en todo el territorio nacional, según el estudio de Inegi, patrullan Baja California y ganan 66.4 pesos por hora, lo que se traduce en un sueldo al día de 664 pesos por 10 horas de guardia.

La diferencia entre lo que ganan los agentes de Jalisco con los mejor pagados del país es de 23.9 pesos. Esto es, 239 pesos por una jornada de 10 horas. Sin embargo, los oficiales jaliscienses ganan 2.4 pesos por hora más que sus homólogos de Nuevo León, donde reciben 40.1 pesos por hora.

De acuerdo con el coordinador de la carrera de criminalística de la Universidad de Guadalajara, David Quiñones Soto, el promedio de ingresos para los policías que vigilan los municipios del interior del Estado es mucho más bajo. Particularmente en localidades muy distantes al Área Metropolitana de Guadalajara, los oficiales tienen complicaciones serias para mantener a sus familias, y eso incide en problemas de corrupción o nexos con la delincuencia organizada.

En México hay 15 Entidades cuyos agentes de Policía tienen más ingresos que los 31.3 pesos de la media nacional. Colima, Guanajuato, Querétaro y Michoacán, por ejemplo, se encuentran entre éstos. Pero son 17 los Estados en donde ganan menos que esa cantidad.

El Estado de México y la Ciudad de México son los dos núcleos que mayor concentración de policías registran a escala nacional, pero se ubican en las posiciones 22 y 23 del ranking nacional, respectivamente. Sus ingresos van de los 26.4 a los 27.5 pesos por hora, de acuerdo con la ENOE. Esto es, 63.4% menos que los agentes jaliscienses.

Chiapas, Veracruz, Yucatán, Tlaxcala y Oaxaca son los cinco Estados que peor pagan a sus elementos. En Chiapas, por ejemplo, los oficiales apenas reciben 15.4 pesos por hora trabajada: el equivalente al precio comercial de un litro de leche o un kilo de arroz.

Esas cinco entidades promedian un sueldo de menos de 20 pesos por hora, lo que significa que deben trabajar más de una hora para comprar una docena huevos.

GUÍA

Funciones

• De acuerdo con el Artículo 21 constitucional, los policías municipales y estatales tienen una función preventiva. Esto es, que su trabajo es evitar que sucedan los delitos.

• La Policía Federal, entretanto, tiene atribuciones de mayor calado. Entre éstas es el “salvaguardar la vida, integridad, seguridad y derechos de las personas”. Así como “prevenir delitos, preservar las libertades, el orden y la paz públicos”, y además “investigar y perseguir a los presuntos responsables de delitos de índole federal, así como los del fuero común que afectan la seguridad nacional o son atraídos por el ámbito federal.

• La ENOE 2017 incluye en su listado a oficiales de la Policía Federal de Caminos, Policía Ecológica, agentes judiciales, policías preventivos y a custodios o celadores, pero excluye a los policías industriales y bancarios.

SÓLO DOS ESTADOS CUMPLEN RECOMENDACIÓN DE LA ONU

En Jalisco hay 183.3 policías por cada 100 mil habitantes, apenas arriba de la mitad de los 300 que recomienda la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito para optimizar las labores de prevención y atención a los delitos. En resumen, se arrastra con un déficit de 116.7 agentes en esa tasa.

El comparativo a escala nacional es poco alentador, pues de acuerdo con la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) 2017, las cifras que registra Jalisco lo posicionan en el lugar 21 entre las 32 Entidades.

México ha ido a la baja en este sentido. La encuesta elaborada por el Inegi revela que el promedio nacional de policías y agentes de tránsito por cada 100 mil habitantes es de 231, cuando hace siete años era de 247.

La Ciudad de México es la Entidad con el mayor promedio. Allí hay 678.4 oficiales en promedio para asistir a cada 100 mil habitantes. El estudio concluye que ese comportamiento sucede porque “en ésta se asientan los Poderes Federales, porque es la ciudad más poblada de todo el país y, además, constituye el lugar de trabajo de la mitad de los policías y agentes de tránsito que residen en el Estado de México”.

La ENOE revela que, en la actualidad, el trabajo de policía en México es predominantemente masculino, pues 82 de cada 100 personas que trabajan en ese gremio son hombres. Seis de cada mil personas con trabajo en la República son policías y agentes de tránsito. Conclusión: no es una profesión con alta demanda en un escenario de inseguridad y corrupción en diversos municipios en los que las corporaciones han sido cooptadas por el crimen organizado.

De hecho, el déficit en todo el país es tan grave que, además de la Ciudad de México, sólo está Baja California Sur —con 318.7 oficiales por cada 100 mil habitantes— como la única Entidad que cumple con las recomendaciones de la ONU.

Colima, con la menor cantidad de habitantes en el país, se ubica en la sexta posición en la tasa de policías. También Sinaloa, Chihuahua, Yucatán y Quintana Roo están por encima de Jalisco en ese sentido.

Nayarit, la Entidad cuyos cuerpos de Policía estatales eran encabezados por Édgar Veytia, quien fue detenido a finales de marzo por presunto tráfico de droga, y donde recientemente la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delitos Federales anunció el arranque de una carpeta de investigación por enriquecimiento ilícito en contra el gobernador Roberto Sandoval Castañeda, también registra una mejor tasa de oficiales que Jalisco.

Radiografía

331 mil mexicanos son policías y agentes de tránsito en el país. Su edad promedio es de 37.7 años.

82% de los agentes son hombres.

231 policías hay en México por cada 100 mil habitantes.

11 años es el nivel de escolaridad promedio en los agentes de policía y de tránsito, lo que equivale a cursar hasta el segundo año de preparatoria.

31.3 pesos por hora es el salario promedio a escala nacional. Jalisco supera esa media con 42.5.

65.4 horas en promedio a la semana trabajan los agentes. Son casi 11 horas al día considerando 24 horas de descanso.

71% de los oficiales ha permanecido en su respectiva corporación por más de tres años. Esto significa que es un trabajo relativamente estable.

ENCUESTA DE SEGURIDAD URBANA

Reprueban en desempeño

La percepción entre los habitantes de Guadalajara respecto al desempeño de sus autoridades no es la mejor. La más reciente Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana ubica a la metrópoli en el rango de entre 17.7 y 27.8% de personas que consideran “muy o algo efectiva” la labor gubernamental, y entre éstos destacan los policías.

La encuesta, realizada por el Inegi, reúne resultados de 16 mil 500 viviendas de 51 ciudades del país, seleccionadas aleatoriamente. El Instituto afirma que, por el tamaño de la muestra, “se garantiza un nivel de confianza de 90%, con errores relativos acotados al 15 por ciento”.

La delincuencia es una de las más altas preocupaciones a escala nacional. Figura en el segundo lugar de las problemáticas más detectadas por la ciudadanía, con un 67.4% de los encuestados, y está sólo por debajo de los baches en calles y avenidas, que reúnen al 76.7% de los consultados. El tercer lugar es la intermitencia o ausencia de alumbrado público (63.8%).

Ni siquiera las ciudades del país con las autoridades mejor evaluadas tienen altos porcentajes. Mérida, por ejemplo, tiene un 57.1% de habitantes con una buena percepción del gobierno. En Piedras Negras el porcentaje es del 53.8% y en Nuevo Laredo es del 51.6%. Ecatepec, en el Estado de México, es el punto urbano peor evaluado: sólo un 7.2% de los entrevistados tuvo algo bueno qué decir de sus autoridades.

Las policías preventivas municipales no están bien vistas a escala nacional. Sólo el 38.5% de los encuestados confía en sus labores para prevenir o combatir la delincuencia, en tanto que la Marina y el Ejército se encuentran hasta arriba en esta percepción, con un 85.6% y 82.9% de aprobación, respectivamente.

El 72.9% de los entrevistados en la encuesta, realizada durante el primer trimestre de 2017, consideraron que su ciudad es insegura. En el mismo periodo del año pasado, el porcentaje estaba en 69.9 por ciento. Guadalajara no figura entre las ciudades con mayor porcentaje, donde sí están Ecatepec, Villahermosa y Chilpancingo; pero tampoco entre las menores: Puerto Vallarta, Mérida, Durango y Saltillo.

De hecho, Guadalajara redujo de un 69.5% a un 59.9% su percepción de inseguridad. Se considera un indicador medio.

Sin embargo, la perspectiva a nivel nacional en materia de inseguridad indica que la percepción de inseguridad empeorará. El 36.8% de los consultados consideró que en el próximo año la delincuencia en su ciudad seguirá igual de mal, y el 33.8% mencionó que empeorará. En ambos casos hay un incremento en la percepción con relación al mismo trimestre de 2016.

Guadalajara necesita el doble de elementos

Las fuerzas de seguridad municipales en el Área Metropolitana de Guadalajara son insuficientes. En suma, hay seis mil 939 elementos para resguardar la seguridad de una población que, de acuerdo con el censo oficial más reciente del Inegi, alcanza los 4.8 millones de habitantes. En promedio, hay un oficial por cada 701 ciudadanos.

Pero hay localidades, como Tonalá, donde la cifra es aún más alta. La Cuna Alfarera tiene sólo 516 oficiales en la corporación municipal para atender a más de 536 mil ciudadanos. Eso significa que hay un elemento de seguridad pública por cada mil 038 tonaltecas.

Las secuelas de ese déficit son notables. En diciembre pasado, por ejemplo, un hombre fue acuchillado y golpeado por vecinos de la colonia Privadas de la Reyna, después de que presuntamente entró a robar a una tienda de abarrotes junto con otros cómplices. Los vecinos se defendieron y los obligaron a huir… excepto a él.

Otra prueba más del déficit está en las lonas que recientemente instalaron los vecinos de la colonia Loma Dorada, en las que amenazaban con linchar a quienes intentaran robar o asaltar en la zona. Lamentaron un escaso patrullaje de la corporación y ésta se comprometió a reforzar la vigilancia en la zona.

Guadalajara es el municipio que cuenta con más policías en la ciudad. Según datos de ese Ayuntamiento, hay dos mil 580. Pero ellos resguardan una ciudad en la que habitan más de 1.4 millones; esto es, que hay un policía por cada 565 tapatíos.

Zapotlanejo, Ixtlahuacán de los Membrillos y Juanacatlán suman 175 oficiales. La población en esas localidades es de 139 mil 519 personas. Equivale a un policía por cada 797 ciudadanos.

La Oficina de las Naciones Unidas para las Drogas y el Delito (UNODC, por sus siglas en inglés), reportaba a inicios de la década 2000 que había una media cercana a los 300 policías por cada 100 mil habitantes en los países que integró a su encuesta. A partir de ello, Entidades como Nuevo León se han fijado metas en ese sentido. Aunque la media ha ido a la baja desde entonces, pues cada vez menos países han accedido a compartir sus datos con la oficina de las Naciones Unidas.

LA VOZ DEL EXPERTO

“Es el eslabón más débil”

David Quiñones Soto (coordinador de la carrera de Criminalística en la UdeG)

El núcleo más desprotegido en la cadena de impartición de justicia está en un engranaje clave del sistema: los policías que a diario recorren las calles. La encuesta del Inegi sobre ocupación y empleo, que ubica a los oficiales de Jalisco en el séptimo lugar del ranking nacional en salarios, revela cifras que así lo confirman.

El experto afirma que, al obtener ingresos que “difícilmente” permiten mantener a sus familias, los oficiales optan por buscar recursos de otras formas, aunque éstas no siempre sean éticas. La excepción, agrega, está en los mandos altos, pues ellos ya reciben un salario mayor.  

“Esos ya sabemos que ganan otras cantidades de dinero que se aprueban entre el Ejecutivo y el Legislativo, y que hacen toda una maraña para que cuadre con el objeto de que no perciban salarios bajos. Pero la gente, todo el resto de la tropa, la que anda en la calle y no tiene acceso a hacer esos ‘business’, en realidad no cubren sus necesidades más elementales. Por ello, cuando se les presenta alguna oportunidad, la toman”.

Hay otra realidad y se encuentra en el interior del Estado. Los policías de los municipios más alejados de la ciudad tienen un obstáculo adicional y es el de su capacitación.

Porque, si hay algo que “atora” la aplicación del nuevo modelo de justicia, es el inicio de la investigación. Y esta arranca con el primer respondiente: los policías que llegan primero al lugar en que ocurrió algún delito. “No es óptimo el trabajo que desempeñan ellos. De ahí, en parte, el fracaso parcial que ha tenido el sistema: al actuar del primer respondiente. Hay muchas deficiencias”.

Además, considera un contrasentido el presupuesto que año con año se autoriza para las estrategias de seguridad y que los oficiales reciban una mínima fracción de éste. “Todos: desde la Secretaría de Gobernación, la de Seguridad Pública, los gobernadores, las Fiscalías o Procuradurías estatales y las Policías Municipales, le rasuran a ese presupuesto, de tal manera que cuando se habla de una aplicabilidad, no hay el dinero suficiente”.

En conclusión, el sueldo actual de los uniformados fomenta la corrupción. Y ninguna de las iniciativas que buscan mejorar sus condiciones laborales, para evitar que sigan creándose estos escenarios, ha dado el resultado esperado. Cambiar la situación actual, remata, depende de que los gobiernos prioricen el factor humano en sus cuerpos de seguridad, para así garantizar que éstos se descontaminen.

Sigue: #DebateInformador

¿Qué opina del salario de los policías en Jalisco?

Participa en Twitter en el debate del día @informador

Temas

Lee También

Comentarios