Miércoles, 12 de Mayo 2021
Jalisco | Nopales chamuscados, el menú para el ganado

Padecen 11 municipios escasez de agua para consumo humano

Exigen a las autoridades un reporte de los apoyos entregados, así como programas para la salir de la crisis causada por la sequía

Por: EL INFORMADOR

Lagos de Moreno es el municipio más afectado en Jalisco en la presente sequía. Desde hace tres años no llueve en la región.  /

Lagos de Moreno es el municipio más afectado en Jalisco en la presente sequía. Desde hace tres años no llueve en la región. /

GUADALAJARA, JALISCO (05/JUN/2012).- Mientras dependencias estatales niegan información sobre los impactos de la sequía en Jalisco —argumentan que la veda electoral se los prohíbe—, la Comisión Nacional del Agua (Conagua) documenta que Lagos de Moreno, Ojuelos, Huéjucar, Mezquitic, Chimaltitán, Villa Guerrero, Teocaltiche, Encarnación de Díaz, Unión de San Antonio, Arandas y San  Miguel el Alto son los municipios más afectados en el tema de consumo humano. En estas localidades han perforado pozos y aplicado diversos equipamientos, pero también implementaron programas de dotación de agua mediante pipas.

“Sí nos traen agua en pipas, aunque cuando se acaba tenemos que estar pidiendo a los vecinos… el problema es que ellos están en la misma situación. La cosa se está poniendo difícil”, lamenta Susana Hernández, habitante de la Colonia San Miguel, en Lagos de Moreno.

Más de 30 comunidades padecen el mismo problema en este municipio por la falta de agua en pozos. La pobreza es el factor común en todas.

En Jalisco, por otra parte, hay más de 50 mil cabezas de ganado muertas y otras 550 mil fueron enviadas al rastro para evitar más pérdidas. Los municipios más afectados se ubican en las regiones de Los Altos y Norte.

Ante la sequía y el incremento de los insumos, los pequeños comerciantes alimentan con nopales al ganado. No hay otra opción.

“Estamos mal y el agua no llega”, se queja Gregorio Flores Leaños, de 66 años de edad y habitante de Santa María de los Ángeles, en la Zona Norte de Jalisco. “Mis cuatro vaquitas están en el puro hueso porque les doy nopales chamuscados y toman aguas que avientan las casas de riquillos. Las aguas vienen de sus baños, es pura cochinada, pero no hay más”.

Santa María de los Ángeles es de los municipios más pobres del Estado. “Aquí los nopales son gratis —suelta una risa—, entonces los quemo y les quito las espinas para dárselos a las vacas. La verdad —confiesa—, yo también como de esos nopalitos; me los como con muchas tortillas que tengo guardadas porque a veces no alcanza para comprar frijoles. El agua me la tomo como viene de una llave de un pozo cercano a la casa. No hay para más”.

— ¿Recibe algún apoyo del Gobierno?

— Me dan mil pesos cada dos meses, pero me cobran 300 por llevarme a Santa María y traerme en una camioneta (vive en una ranchería de nombre Tenasco de Abajo). Imagínese: me quedan 700 pesos para dos meses. ¿Qué hago con eso?

Don Gregorio vendió un terrenito hace un año y compró 12 vacas. Las tuvo que rematar. “Después compré otras cuatro, pero están débiles por falta de comida y agua —las señala con la mano mientras los animales beben los desechos vertidos por un rancho vecino—. El otro día me vendían pastura a cuatro mil pesos; yo les respondí que tenía que vender mis cuatro vaquillas para poderles pagar”.

Así sobrevive Gregorio, entrevistado en las cercanías de la Presa Tenasco. De los 52 embalses monitoreados por la Comisión Nacional del Agua (Conagua), éste registra la mayor afectación en el nivel de almacenamiento: sólo tiene 5.22 por ciento. La desolación del sitio contrasta con la categoría de humedal otorgada por la Secretaría de Medio Ambiente (Semarnat).

“La pobreza, inseguridad y sequía son los principales problemas de Santa María de los Ángeles”, refiere el alcalde Jorge Flores Bárcena. “La situación de sequía es muy difícil, hay comunidades que están sufriendo bastante y representan la mitad del municipio (principalmente por actividades de la ganadería). Para el consumo humano, 20% de la población rural tiene problemas graves y se pueden aumentar si no llueve; los pozos que tenemos ya no alcanzan la demanda de agua. En Villa Guerrero, en la cabecera municipal hay ocasiones en que el agua les llega sólo dos horas por semana”.

— ¿Qué apoyo ha recibido de los gobiernos federal y estatal?

— Nos llegaron dos millones de pesos para la sequía. El dinero será para forraje, para rehabilitar una presa y adquirir una pipa (de 850 mil pesos).

El nivel promedio de almacenamiento de las 52 presas más importantes de Jalisco se encuentra en 59.62 por ciento. Los principales focos rojos están en los embalses de Tenasco; El Cuarenta, en Lagos de Moreno (9.70%); Santa Rosalía, en Etzatlán (11.69%); Hurtado, en Acatlán (9.86%); La Sauceda, en Lagos de Moreno (15.91%); “Calderón”, en Acatic (17.92%); La Colonia, en Zapotlán (17.45%) y  La Red, en Tepatitlán (26.89%). Las presas “Calderón” y La Red son una fuente alterna para la Zona Metropolitana de Guadalajara (principalmente Tonalá).

“Las comunidades afectadas ya no soportan otro temporal similar”, reconoce el Organismo de Cuenca Lerma-Santiago-Pacífico de la Conagua.

Los apoyos

El Gobierno federal autorizó 16.6 millones de pesos para los 26 municipios más afectados por la sequía en la Entidad. La autoridad los declaró como zona de desastre por los impactos ocurridos entre mayo y noviembre pasados, pero las afectaciones se han incrementado y solamente hay otros 80 millones de pesos autorizados por el Congreso del Estado en el Presupuesto 2012 del Gobierno de Jalisco, como parte del Programa de apoyo a productores que perdieron su cosecha. En total hay 96 millones de pesos para 44 municipios, que suman más de un millón de habitantes (la séptima parte de la población en Jalisco).

“Los recursos han sido escasos o no han llegado. La ganadería está pasando por momentos difíciles”, apunta Andrés Ramos Cano, presidente de la Unión Ganadera Regional de Jalisco. “Hace cuatro meses se mandó el ganado al rastro porque no teníamos para mantenerlo por falta de agua, por eso consideramos que 15% del ganado ya se despobló; es decir, el año pasado el hato ganadero se ubicó en cuatro millones de cabezas, por lo que desaparecieron 600 mil por efectos de sequía. Esto genera la amenaza de que en los próximos meses se registre un desabasto en el rastro, que generaría el aumento de precios en la carne”.

— ¿Cómo va la entrega de apoyos del Gobierno?

— El problema es que el apoyo se envió a las presidencias municipales, las cuales han retrasado la entrega de recursos.

Ramos Cano revela un dato importante: de los 80 mil ganaderos registrados el año pasado, cinco mil ya renunciaron a su actividad y otros cinco mil están severamente afectados (12.5% del total) por la sequía en las zonas Altos Norte, Altos Sur, Norte y algunos municipios del Sur.

“Si los temporales se regularizan y el Gobierno aplica los programas de repoblación a la brevedad, en cuatro años repoblaríamos 15% del hato perdido. Si falla alguna de las dos se incrementará el daño y el tiempo de recuperación. Por eso pugnamos por que se reactiven los programas, pedimos un acercamiento a la brevedad para definir el problema y dimensionar la cantidad de recursos que se requieren. Es urgente”.

Gabriel Ponce Miranda, líder de la Confederación Nacional Campesina, afirma que hay anomalías en la entrega de apoyos. “Pediremos información a la Secretaría de Desarrollo Rural. En Magdalena, la presidenta municipal dispuso de un millón de pesos (etiquetados por el Congreso), pero a una persona le quería entregar 750 mil pesos. Los ganaderos y los ejidatarios se quejaron porque el beneficiado era un regidor de nombre Efrén (Everardo) Arjón, aunque la Unión Ganadera no les firmó el documento y las cosas se frenaron”.  

En Lagos de Moreno, el alcalde interino Marco Antonio González Ortiz asegura que todavía no hay incrementos en los precios de productos, como parte de las afectaciones de la sequía.

— Desde abril es alcalde interino (sustituyó a José Brizuela, quien dejó el municipio para buscar una diputación). ¿Qué se siente estar al frente del municipio con la mayor afectación por la sequía?

— Es una responsabilidad importante para sacar este problema, pero no se solucionará hasta que llueva y las presas, pozos y mantos freáticos se recuperen. Tenemos más de tres años que no ha llovido, si antes extraíamos agua a 100 metros, ahorita vamos en los 200 metros.

— ¿Cuántos habitantes tienen problemas por consumo humano?

— Entre 15 mil y 20 mil, principalmente en zonas rurales (se abastecen con seis pipas para todo el municipio). En cabecera municipal estamos generando tandeos del servicio para algunas colonias.

— ¿Cuántos ganaderos o agricultores están afectados?

— La afectación es más severa. Mucha gente no siembra, no se arriesga, pero no tengo el dato de hectáreas dañadas. En cuanto al ganado, que somos de los principales productores de carne vacuna en la región, hay ocho mil cabezas muertas. A las dos presas principales de El Cuarenta y La Sauceda no les estamos sacando agua por orden federal (por el bajo nivel que registran).

PARA SABER
El daño


67 municipios de Jalisco padecen los efectos de la sequía, principalmente por las afectaciones en el ganado y cultivos

250 mil hectáreas de cultivo dañadas en 38 municipios

550
mil cabezas de ganado rematadas para evitar más pérdidas y otras 50 mil muertas por la sequía

Temas

Lee También