Miércoles, 23 de Septiembre 2020
Jalisco | Ausencia de valores, consumismo y ''presentismo''

Los problemas de la generación ''ninis''

Académicos coinciden en que los jóvenes dejan de ver en la educación una herramienta para alcanzar sus aspiraciones personales

Por: EL INFORMADOR

A nivel nacional, la última Encuesta Nacional de Juventud reveló que existen nueve millones de ''ninis''. A. CAMACHO  /

A nivel nacional, la última Encuesta Nacional de Juventud reveló que existen nueve millones de ''ninis''. A. CAMACHO /

GUADALAJARA, JALISCO (08/AGO/2010).- Más allá de los roles de género que podrían intervenir en el fenómeno de los jóvenes que no trabajan ni estudian (“ninis”), para Pablo Ayala, director del Departamento de Formación Humanística y Ciudadana de la Escuela de Negocios y Humanidades, del Tecnológico de Monterrey Campus Guadalajara, existen diversos factores que están determinando su situación.

Siguiendo al sociólogo polaco Zygmunt Bauman, el académico señala que este fenómeno se ha venido recrudeciendo por las condiciones laborales y económicas que actualmente enfrenta la población del mundo posmoderno: “En la actualidad hay ciertos rasgos del trabajo que impiden que la personas tengan un horizonte laboralmente hablando optimista, porque el trabajo en la actualidad se está desarrollando en condiciones de incertidumbre, es decir, toda la seguridad que nos ofrecía aquella fórmula del trabajo promovida por el ‘Estado de Bienestar’ se ve en jaque”.

Otra consecuencia de la posmodernidad que está determinado la situación de los jóvenes que ni estudian ni trabajan, es la fugacidad del tiempo. Por una parte, explica, dicha fugacidad ha provocado que los jóvenes dejen de ver en la educación una herramienta para alcanzar sus aspiraciones personales.

“Un joven que ha invertido cuatro años y medio o cinco años en su preparación universitaria, difícilmente puede tener la certeza de que el trabajo que desarrollará en el ámbito laboral, esté asociado a su área de especialidad o le ofrecerá condiciones que en verdad le retribuyan todo el esfuerzo invertido”.

Algo que también viene a contribuir a está pérdida de la fe en la educación, como una herramienta para alcanzar el éxito personal, es que de los 273 mil ‘ninis’ que se estima viven en la Entidad, 48 mil 561 sean jóvenes que efectivamente no estudian, pero que en cambio sí buscan una fuente de trabajo más no encuentran. Esto significa que alrededor de una quinta parte de los jóvenes de Jalisco que no estudian ni trabajan (30 mil 013 hombres y 18 mil 548 mujeres), no son parte de ese fenómeno por decisión propia, sino por la falta de oportunidades laborales.

“Por lo tanto –lamenta el académico–, poco es el atractivo de emprender una marcha como se hacía en la década de los ochentas para prepararse. La sociedad, en la medida que ha dejado de ser ‘meritocrática’ y en la medida en que los medios de comunicación presentan moldes en donde el éxito y la satisfacción personal no dependen necesariamente del esfuerzo invertido, esto anima a que muchos jóvenes en la actualidad, no vean en la educación una vía o un medio eficaz para poder tener un buen desarrollo en términos personales y laborales”.       

Por otra parte, critica que la flexibilidad laboral raye con la “precariedad laboral”, ya que muchos jóvenes tienen que estar disponibles las 24 horas, situación que en nada se parece al “Estado de Bienestar” que sus padres le ofrecen.

Agregó que el fin de los ideales, la cultura del consumismo, la exaltación del ‘presentismo’ (en donde se deja de lado todo aquello que no reporte un beneficio inmediato), son los grandes rasgos que distinguen a la generación de los ‘ninis’.

“Es como aquella escena de la película de Casablanca donde está el héroe de la película recargado en la barra del bar y llega la chica y le pregunta que qué hará esa noche. Él le contesta: ‘Yo no acostumbro hacer planes a largo plazo’. Entonces creo que de la tarde a la noche ya son planes a largo plazo para esta generación”.

Quizá sea este panorama poco alentador lo que, entre otras cosas, esté provocando que según la Encuesta del INEGI, en Jalisco existan cerca de 45 mil varones entre los 14 y 24 años que no asisten a la escuela, que no tienen una fuente de ingresos, pero que tampoco buscan trabajo. Estos jóvenes representan 6% del total que vive en la Entidad (747 mil 325).

No obstante, dentro de ese grupo de 45 mil ‘ninis’, y que a decir del director del Consejo Estatal de Población ( Coepo), Humberto Gutiérrez Pulido, son los que más se acercan a la definición del concepto, algunos de ellos podrían estar discapacitados, enfermos o incluso dedicarse al hogar, variables que la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo no mide. Por su parte, las 180 mil 116 mujeres que se encuentran en esa misma situación, representan 23% de las 772 mil 225 jóvenes del sexo femenino dentro de ese rango edad.   

El surgimiento, en la crisis económica

Salvador Leetoy López, director de la Cátedra de Investigación en Comunicación, Globalización y Estudios Culturales, del Tecnológico de Monterrey Campus Guadalajara, refiere que el concepto de ‘ninis’ nació en España y en el resto de los países europeos, después de ‘boom’ económico que comenzó a generarse entre la última década del siglo XX y la primera del XXI, en donde era más atractivo para un joven dejar los estudios para tener acceso a toda una gama de artículos de consumo, a través de la remuneración económica de su trabajo, principalmente como mano de obra.

“En primera instancia, esta es una problemática de consumo, de una perspectiva ideológica en donde el joven ve su forma de realización personal a través de la práctica de la apropiación, de la mercadotecnia, de las marcas…”.    

Sin embargo, indica, a causa de los despidos masivos que la crisis económica de 2008 generó, muchos de estos jóvenes se fueron al desempleo, lo que desde ese momento les impidió seguir teniendo acceso a los artículos de consumo. A pesar de la falta de empleo, a muchos de estos jóvenes les resultó poco atractiva la idea de regresar a la escuela.

Pero aclara que en el caso de México, estos jóvenes que dejaron sus estudios para incorporase al mundo laboral, lo hicieron más por necesidad económica que por la posibilidad de acceder a los artículos de consumo.

Ante tal depresión, que no solamente es económica sino también sicológica, estos jóvenes se vuelven materia prima para grupos criminales, teniendo como base dos carencias: por un lado, la ausencia del Estado, que ha sido incapaz de incorporar a los jóvenes a la vida productiva; y por otro, los constantes abusos por parte de los grupos empresariales que, al no estar regulados como es debido, incurren en prácticas “ilegales e inmorales” que derivan en un marco laboral poco favorable para el trabajador.     

Más trabajo y educación


Para el director del Coepo, Humberto Gutiérrez Pulido, la tendencia en la que cada vez más jóvenes se irán incorporando al mercado laboral, continuará hasta 2015, cuando dé inicio el proceso demográfico de envejecimiento de la población, y por consiguiente comience a disminuir la presión en el mercado laboral porque habrá menos jóvenes solicitando empleo.

Por lo pronto, apunta, se debe buscar tanto el crecimiento económico que genere las fuentes de empleo, por
un lado, como inculcar a los jóvenes el valor de la educación.

“Esta cantidad de ‘ninis’ brutos puede disminuir en la medida en que se den más y mejores empleo, o en la medida en que haya tanto más opciones educativas como más interés desde los propios hogares por ir a la escuela”.

Considerando que la Secretaría de Educación Jalisco (SEJ) brinda servicio a cerca de dos millones 300 mil alumnos de todos los niveles educativos, los cerca de 273 mil jóvenes que están en edad de estudiar la educación media superior o superior y que por una u otra razón no lo hacen, representan 11.8% de todo el Sistema Educativo Estatal, y casi 60% de los alumnos de bachillerato y licenciatura que atiende la SEJ.

Pablo Ayala, director del Departamento de Formación Humanística y Ciudadana de la Escuela de Negocios y Humanidades, del Tecnológico de Monterrey Campus Guadalajara, indica que las autoridades educativas deben apostar por un diseño curricular que esté alineado con las necesidades sociales económicas y materiales de la comunidad, lo cual garantizaría la pertinencia de lo que se enseña en las aulas, respecto a las habilidades profesionales que requieren los empleadores.  

Y recalca que es necesario trabajar en la mejora de las condiciones laborales que actualmente tienen los trabajadores para que de esta manera los jóvenes vean en la educación una vía para acceder al trabajo, y vean en el trabajo un camino para alcanzar sus metas.

En varias ocasiones, el rector de la UNAM, José Narro Robles, ha advertido que el fenómeno de los “ninis” es el caldo de cultivo ideal para ensanchar las filas del crimen organizado. “Es uno de los tantos problemas nacionales, que en parte pueden solucionarse si se emprenden acciones más decididas en favor de la educación, como incrementar al doble durante la próxima década el gasto en la materia que actualmente representa el 0.68% del PIB (Producto Bruto Interno)”.

Subraya: “Ahí está entre muchos otros elementos o varios elementos, parte del problema que estamos viviendo: dónde están nuestros jóvenes, cuál es el camino, qué les estamos dejando, qué pueden estudiar, dónde pueden encontrar un trabajo, una ocupación, una solución a sus asuntos vocacionales y a sus necesidades elementales incluida la de la subsistencia. No cerremos los caminos porque lo que vamos a enfrentar son problemas y situaciones desesperadas”.

Frases

"Los ‘ninis’ son el caldo de cultivo ideal para ensanchar las filas del crimen organizado. Se debe incrementar al doble el presupuesto destinado a la educación. Ahí está, entre muchos otros elementos, parte del problema que estamos viviendo de violencia ",
José Narro Robles, rector de la UNAM.


"(La vida de los ‘ninis’) es como aquella escena de la película Casablanca, donde está el héroe recargado en la barra del bar y llega una chica y le pregunta: ‘¿Qué harás esta noche’? Él le contesta: ‘Yo no acostumbro hacer planes a largo plazo’. De la tarde a la noche ya son planes a largo plazo para la generación ‘ninis’ "
Pablo Ayala, académico del Tecnológico de Monterrey Campus Guadalajara.

"
La tendencia en la que cada vez más jóvenes se irán incorporando al mercado laboral continuará hasta 2015, cuando dé inicio el proceso demográfico de envejecimiento de la población. Por consiguiente, comenzará a disminuir la presión en el mercado laboral porque habrá menos jóvenes solicitando empleo ",
Humberto Gutiérrez Pulido, director del Coepo.

"
Ante la crisis económica de 2008, que fue financiera y sicológica, estos jóvenes se vuelven materia prima para grupos criminales, teniendo como base dos carencias: la ausencia del Estado y los constantes abusos de grupos empresariales ",  
Salvador Leetoy López, académico del Tecnológico de Monterrey Campus Guadalajara.

Temas

Lee También