Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Domingo, 18 de Agosto 2019
Jalisco | Hay que verlo como un museo, más que como parque, señala especialista

Limitar actividades humanas, siguiente paso para La Primavera

La legislación actual es la correcta, opinan autoridades, que advierten que es más urgente acotar el daño que producen los visitantes

Por: EL INFORMADOR

Un grupo de niños pasea por la zona conocida como El Picnic, en el bosque.  /

Un grupo de niños pasea por la zona conocida como El Picnic, en el bosque. /

GUADALAJARA, JALISCO (22/MAY/2012).- El cuidado de La Primavera depende de muchas cosas pero una es de particular urgencia: acotar por vías legales las actividades humanas dentro del área protegida… y enseñar a la gente que lo que hace en el bosque lo altera e incluso lo daña.

La legislación actual, defiende la Comisión Nacional Forestal (Conafor), es la correcta: en el bosque se aplican la Ley General de Desarrollo Sustentable y su reglamento, y para algunos rubros aplica la Ley General del Equilibrio Ecológico y de Protección al Ambiente, que representa la “ley macro” en la materia. El problema de esas normas es que hay que cumplirlas con mayor rigor, explica el jefe del Departamento Jurídico de la Conafor, Marco Vinicio Flores González.

Los principales responsables de un área forestal son los propietarios: sus terrenos son una concesión que les hace la Nación para que sean los garantes del manejo adecuado del bosque, lo cual los obliga a realizar tareas contra incendios, como cercar las zonas recientemente reforestadas, abrir brechas cortafuego y pedir autorización para cualquier manejo en el bosque. La mayoría lo hace, pero hay que reforzar estos límites jurídicos.

“Sabemos que un gran porcentaje de los siniestros son por la mano humana; por un lado, por los propietarios que no hacen las labores que les toca por legislación, y por nosotros, que a veces somos paseantes y se nos hace sencillo arrojar un bote de plástico, que con el calor se convierte en un combustible”.

Cultura, en lugar de más castigos

Las penalidades para quien se descubra quemando un área forestal podrían ser más severas y los incendios seguirían ocurriendo, expresa el funcionario. Aunque suene trillado o simple, la falta de cultura y de conciencia de la sociedad son, muchas veces, la peor arma en contra del medio ambiente. Así le ocurre a La Primavera, donde nueve de cada 10 incendios que sufre son provocados por el hombre, ya sea intencionalmente o por accidente.

Según el jefe jurídico de la Conafor, las leyes ambientales mexicanas están entre las mejores del mundo, y pueden compararse con las de países como España, Chile, Argentina y Brasil.

“Las sanciones son adecuadas y están a nivel de otros países, y pensamos que con castigos ejemplares es como se van a prevenir las conductas, y no lo es; en materia ambiental, la clave es la cultura, para seguir educando a las generaciones que vienen atrás”.

La especialista del ITESO Sandra Valdés Valdés, una de las coordinadoras del Plan de Ordenación Territorial en los Bordes de La Primavera —elaborado por miembros de esa universidad—, lo pone en términos simples pero también más contundentes: los tapatíos deberíamos acostumbrarnos a que el bosque no es un parque, sino, más bien, un museo. Es decir: es una reserva natural, así que debe haber mayor control de lo que se realiza en ella, reducir las actividades recreativas y respetar sus características para que siga siendo un sistema de intercambio natural y biológico.

“Cuando nos acercamos a un museo no podemos arrancarle un pedazo a un cuadro, o grafitearlo, o gritar. En un museo, tenemos que cuidarlo, vemos, aprendemos de él, pero al mismo tiempo no podemos sentarnos y hacer una fogata en medio”.

Pero existen ciertas zonas, como la de amortiguamiento, en donde sí se pueden hacer actividades compatibles con las de un parque, como disfrutar de la naturaleza, hacer días de campo o andar en bicicleta, con sus respectivas precauciones.

Valdés Valdés señaló que desde que La Primavera se convirtió en un área natural protegida, en 1980, no se ha hecho mucho de parte de las autoridades. Pero, sin menoscabo de eso, la sociedad debe cambiar el chip: ella también, y no sólo el Gobierno, es responsable de cuidar el medio ambiente: “Tenemos que sentirnos parte de la comunidad del bosque; la gente se acuerda del bosque nada más cuando se incendia”.

De hecho, sugiere la especialista, esta clase de tratamiento al bosque provocaría mayor conciencia ciudadana: “Con el incendio hubo muchas voluntades que se despertaron y creo que estas voluntades organizadas pueden hacer más”.

Cárcel para responsables

Anteriormente, los delitos en materia ambiental eran considerados como especiales; es decir, para que una persona fuera arrestada por un siniestro ambiental, se necesitaba que la autoridad interpusiera una querella ante el Ministerio Público.

Fue apenas en 2002 cuando el Congreso de la Unión quitó los delitos de la legislación ambiental y los trasladó al Código Penal federal: artículo 25, que establece que los delitos contra el ambiente pueden ser denunciados por cualquier ciudadano.

“Ya no se pone una querella, sino denuncias penales; la querella no precede a la acción penal, pero en una denuncia se sigue de oficio y a partir de 2002 la Procuraduría General de la República (PGR) abrió fiscalías en materia ambiental”.

Actualmente la Procuraduría General de la República realiza investigaciones para dar con los responsables del incendio en La Primavera, y hasta el momento no se han dado resultados.

QUÉ DICE LA LEY
Sanciones por provocar incendios


La persona que produce algún incendio puede hacerse acreedora a una pena de dos a 10 años de prisión y de 300 a tres mil días de multa, según lo marcado en el artículo 420 bis del Código Penal federal.

En caso de que el delito se haya cometido en un área natural protegida, como La Primavera, o con fines de lucro o beneficio económico, se agrega una pena de dos años más de prisión y hasta mil días de multa.

Una mujer que fue sorprendida quemando cables durante los días del incendio de abril —vendería el cobre para comprar comida, según dijo— se convirtió en la primera persona detenida y acusada por siniestros en La Primavera; quedó libre bajo fianza.

Temas

Lee También

Comentarios