Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Sábado, 14 de Diciembre 2019
Jalisco | Afirma alcalde de Zapopan que hubo más asistencia que en 2008

La devoción pudo más que el dengue

La Romería, el evento religioso más importante del año en la ciudad, reunió al menos a millón y medio de personas, sin incidentes mayores

Por: EL INFORMADOR

GUADALAJARA, JALISCO.- Mientras las autoridades sanitarias de Jalisco esperan todavía por el momento en que comience a detenerse el índice de contagios del dengue (el mismo cardenal Juan Sandoval está infectado) y el panorama en torno a la influenza humana se mantiene incierto, ayer más de un millón 500 mil personas acudieron a la Romería de la Virgen de Zapopan, en lo que fue un triunfo de la piedad religiosa sobre la urgencia sanitaria.

Como cada año, autoridades municipales y estatales montaron operativos para atender las demandas de esta sorprendente concentración de personas —superior a la población total de la mayoría de las ciudades medias de Jalisco—, y al final de la jornada se reportó “saldo blanco”, manchado apenas por la detención de 60 personas que alteraban el orden público, o bien, portaban sustancias prohibidas.

En el contexto de las epidemias de influenza y dengue, la Secretaría de Salud Jalisco instaló las que denominó “caravanas de la salud” en nueve puntos del recorrido de ocho kilómetros entre la Catedral Metropolitana y la Basílica de Zapopan. En éstas se detectaron sólo ocho casos de feligreses con síntomas de dengue que fueron medicados y atendidos. Además, se atendieron solicitudes para mantener medidas de higiene, como el reparto de gel antibacterial y la entrega de cubrebocas.

A la llegada de la Virgen de Zapopan, el obispo auxiliar Miguel Romano Gómez presidió la misa desde el atrio de la Basílica, para cubrir la ausencia del cardenal Sandoval.

La Romería congregó a 1.5 millones de fieles

El riesgo que representaban las epidemias de influenza y dengue no hizo mella en la devoción de los creyentes católicos que acudieron ayer a la Romería, que contó con la visita de un millón 500 mil personas, según las cifras que difundió el presidente municipal de Zapopan, Juan Sánchez Aldana.

El alcalde refirió que los elementos de la Policía de Zapopan fueron apostados durante el trayecto de los “romeros” a una distancia no mayor de 20 metros uno con otro, lo que garantizó las condiciones para que, bajo vigilancia estrecha, se pudieran detectar a personas que podrían presentar síntomas de algunas de las enfermedades.

Informaron que sí se detectó la presencia de ocho “romeros” con signos de dengue, por lo que fueron canalizados a servicios sanitarios. La Dirección de Inspección de Reglamentos dio a conocer que 80% de los comercios instalados a lo largo de la Romería cumplieron con la utilización de cubrebocas, según reportes de sus supervisiones. La dependencia repartió cubrebocas en 120 comercios que así lo requerían.

Este año se establecieron en total mil 366 comercios, aunque se les decomisó la mercancía a ocho de ellos porque se encontraban en zonas de evacuación. También se decomisaron 11 tanques de gas LP que no contaban con los permisos correspondientes.

“El orden fue ejemplar. En el caso de Zapopan desde el ingreso de la Romería por la zona de Ávila Camacho y Patria, notamos absoluto orden y respeto de todas la personas que venían; el ingreso a la Basílica fue de llamar la atención”, declaró Sánchez Aldana. “Después de 275 años, sigue siendo (la Romería) la fiesta más importante en la gran Guadalajara en términos religiosos, la manifestación de fe de todos los que habitamos en la Perla Tapatía es realmente grandiosa”.

Servicios prestados

- Se registraron 13 personas extraviadas. Sólo dos eran niños.

- La Policía de Zapopan detuvo a 60 personas por motivos como posesión de sustancias prohibidas, portación de objetos peligroso, ingerir bebidas alcohólicas en sitios públicos o alterar el orden en la vía pública.

- Dieron 313 atenciones médicas por distintas instancias participantes: 144 por los Servicios de Salud del Municipio de Zapopan, 121 por la Cruz Roja, más otras 48 brindadas por paramédicos.

- Seis personas atendidas fueron trasladadas a la unidad de la Cruz Verde Norte por tratarse de casos de mayor gravedad, como un hombre que sufrió un infarto y que se reportó posteriormente estable; la caída de una mujer de 68 años que requirió sutura en la frente y que tuvo luxaciones de codo.

- La Dirección de Protección Civil realizó 67 inspecciones a puestos de comida y 42 a juegos mecánicos.

Fuente: Ayuntamiento de Zapopan


CARAVANAS DE LA SALUD

Servicios para los romeros

¿Me regala un cubrebocas? ¿Me da gel?, eran las principales peticiones de niños y grandes que se acercaron a la Caravana de la Salud de la Secretaría de Salud Jalisco (SSJ), ubicada en avenida Ávila Camacho, a la altura del puente peatonal de Plaza Patria, instalada desde las 16:00 horas del domingo.

A pesar de que no fueron muchas las atenciones (poco más de 20), familias enteras pasaban y pedían gel antibacterial, hacían preguntas generales, y tomaban un cubrebocas, aún cuando no estuvieran enfermos.

Lo que no pedían ni aceptaban de la mano del promotor de la salud, eran los trípticos con información sobre dengue e influenza, aseguró la encargada de la Caravana de la Salud, Alba Uribe.

Indicó que la gente a la que se atendió presentaba dolores de cabeza, crisis nerviosas, hipertensión, mareos y algunas personas, con sospecha de dengue, que fueron derivadas al Hospital General de Occidente.

“La gente se ha acercado mucho para tomar gel, pero no se llevan los trípticos, no los aceptan”.

Uno de los fieles que llegaron a la caravana fue Juan Soria Padilla. El sábado comenzó con dolor de garganta y sudoración. Pero aún cuando la SSJ recomendó que la gente que estuviera enferma no acudiera a la Romería para evitar mayores contagios, Juan decidió ignorar el aviso y siguió el recorrido de La Generala.

Pero con la caminata comenzó a sentirse mal, sudaba frío y decidió llegar a revisarse. Ahí, la doctora Alba Uribe le tomó la temperatura, la presión arterial, le hizo unas preguntas, le colocó un cubrebocas y le recetó medicamento.

“Aunque estaba enfermo, le dije a mi esposa, sí hay que ir a ver a la Virgen, casi siempre venimos, le venimos a dar gracias porque siempre nos ayuda mucho”.

Nueve caravanas de la salud instaladas en:
 
•     Basílica.
•     Arcos de Zapopan.
•     Colegio Victoria.
•     Plaza Patria.
•     Parque Ávila Camacho.
•     Colomos 2.
•     Normal.
•     Santuario.
•     Catedral.
 

Atenciones otorgadas

(A partir de las 16:00 horas del domingo 11, hasta las 14:00 del lunes 12)
•     56 por enfermedades respiratorias.
•     19 por enfermedades diarréicas.
•     5 por sospecha de influenza.
•     21 por sospecha de dengue.
•     10 por deshidratación leve.
•     4 por traumatismos (caídas no severas, raspones).
•     5 crisis nerviosas.
•     159 por otros diagnósticos (dolores de cabeza, abdominal, personas hipertensas y diabéticas).
•     Total: 279 servicios.

Facilitaron:

•     Gel a 20 mil 298 personas.
•     Trípticos a 8 mil 468 personas.
•     Cubrebocas a 7 mil 554 personas.
•     Vida Suero Oral a dos mil 051 personas.
•     Medicamentos (Ranitidina, Diclofenaco, Paracetamol y Butilhioscina).

Fuente: Dirección Estatal de Caravanas de la Salud.



Mi nombre es Mixtlolle

Luis Herrera

Mixtlolle esperaba al pie del árbol. Llevaba el pelo recogido por un penacho de plumas inmensas que danzaban, como ella sabe hacerlo, con el viento. Descansaba, quieta, en la sombra. “Mi nombre mexicano es Mixtlolle y significa nube en movimiento”, dijo orgullosa.

Es un fantasma prehispánico de ojos cafés relucientes. Es danzante y nada más, como un soldado raso que está en la base de la pirámide junto a otros guerreros, donde todos son dirigidos por un jefe, luego por capitanes y sargentos, así en su jerarquía de nomenclatura militarizada.

Pertenece al Grupo Ritual Guadalupano Azteca y desde hace ocho años danza para la Virgen de Zapopan. No simula lo que las demás; no calza botas de vanguardia, sino huaraches y cascabeles que permanecen silenciosos cuando duermen. ¿Qué hizo que su mirada se posara en el pasado? ¿Qué la hace vestirse como guerrera azteca e ignorar a las diosas de las revistas de moda?

“Creo que la fe que tengo y mucho agradecimiento hacia la Virgen. Para nosotros que somos católicos es una ofrenda, un agradecimiento porque a veces pedimos mandas o alguien se enfermó y para agradecer; pedir o dar gracias, algunos piden, otros dan gracias”.

Mixtlolle no danza sola. “Tengo a toda mi familia; le doy gracias que todos participan: Mi esposo, mis hijos, mis hermanos, mi suegra, mi mamá... todos bailan; mi suegra también, aunque ya se puede decir que es de la tercera edad y tiene mucha condición física”.

La mañana bajo el árbol era fresca, el cielo nublado. Además, la hacía más llevadera. “Que no mueran la tradiciones”, dice Mixtlolle más a manera de rezo, “a mucha gente le da vergüenza, que no quiere, y poco a poquito se va perdiendo la cultura”. Tiene un hijo de siete años que seguirá su tradición. “Es un pequeño guerrerito, le echa sus ganas y ya se pone con los capitanes”.

La Virgen de Zapopan estaría llegando en esos momentos a Los Arcos, ya muy cerca de la Basílica.

Ahí, con Mixtlolle, apartada, las mareas de personas perdían su fuerza. Después, ella tuvo que irse y todo volvió a sentirse como siempre; la historia se desvanecía y Avenida Américas se tornaba un lugar donde no hay cabida para un guerrero azteca. Se llamaba Laura Gallegos y se despidió cortesmente.

Devoción a prueba

Mardia Mendoza

 
Sin importar las horas de camino y después de 15 años de no estar en Guadalajara, Inés Ramírez vino de Los Ángeles, California, para estar presente en La Romería y acompañar a la Virgen de Zapopan en su regreso a casa, para cumplir una manda prometida por el milagro que La Generala le concedió.

Desde la madruga del 12 de octubre los fieles estaban preparados, pues muchos de ellos durmieron en las calles del Centro de Guadalajara para ganar un lugar especial durante el recorrido de la Virgen a la Basílica de Zapopan, a pesar de la amenaza de lluvia.

Fue a las 6:00 de la mañana, cuando acabó la misa en la Catedral de Guadalajara –en la que no estuvo presente el cardenal Juan Sandoval Iñiguez, infectado con dengue– que La Generala salió y abordó un carruaje que fue custodiado por guardianes de la Iglesia y personal del Arzobispado, elementos de seguridad del Estado, religiosos de distintas congregaciones, y un centenar de danzantes.

Entre la multitud estaba Irene; madrugó y aguantó el frío que da la bienvenida al próximo invierno; con zapatos en mano y una bolsa donde guardó apenas una botella de agua, inició la caminata de ocho kilómetros.

Sin embargo, a unos minutos de haber iniciado la marcha, el contingente se detuvo por una hora, sin que hubiera explicación. En tanto, la gente seguía haciendo oración, echando porras, gritando los tan repetidos y aclamados “Viva la Virgen de Zapopan”.

Durante la espera, un hombre de 70 años que simplemente fue identificado como Salvador, se desvaneció en la banqueta de Avenida Alcalde, sufriendo un descalabró, pero recibió atención médica 15 minutos más tarde.
Mientras pasaba el tiempo y el cielo clareaba, la marcha seguía detenida. Fue minutos después de las 7:00 de la mañana cuando la Romería retomó su lento paso.

En ventanas y azoteas los fieles aplaudían; en algunos rostros las lágrimas corrían al ver el paso de La Generala. En los templos, las campanas sonaban intensamente para anunciar el paso de la ilustre imagen.

Inés veía difícil alcanzar la meta. Piedras, tierra y basura le complicaban el paso, pero fe y gratitud a La Generala, platicó después, “fueron el motor para continuar y cumplir mi promesa”, pues se considera una seguidora de la Virgen de Zapopan desde que era pequeña.

Los últimos metros fueron los más complicados para aquellos que siguieron toda la peregrinación, pero ya en los Arcos de Zapopan, la alegría se desbordó y las muestras de cariño y afecto para la Virgen milagrosa se desbordaron a través de cánticos que no cesaron hasta que la imagen llegó al altar que se instaló en el atrio de la Basílica, donde fue recibida por obispos, seminaristas y autoridades, representadas por el secretario general de Gobierno, Fernando Guzmán Pérez Peláez y el alcalde de Zapopan, Juan Sánchez Aldana.

Temas

Lee También