Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Miércoles, 13 de Noviembre 2019
Jalisco | Por Juan Palomar Verea

La ciudad y los días

Por un indispensable acuerdo de ciudad

Por: EL INFORMADOR

Es urgente, y posible. A pesar de todas las diferencias legibles en una buena cantidad de temas coyunturales, existe ya un sustrato de conocimientos, análisis, planes y proyectos que, ensamblados correctamente, pueden darnos, ya, el modelo de ciudad que buscamos.

Demasiado tiempo ha transcurrido, demasiado desgaste en todos los aspectos, demasiadas oportunidades para elevar la calidad de vida de más de cuatro millones de habitantes de la ciudad se han dejado pasar. En las ingratas comparaciones, algo se puede aprender: ciudades que han alcanzado un mínimo de consensos reales sobre sus problemáticas y alternativas están avanzando con buen éxito en diferentes campos. Sobran los ejemplos.

No es cierto que nuestra comunidad sea incapaz de alcanzar esos consensos básicos. Es importante reconocer la trayectoria de Guadalajara, y su zona metropolitana, en términos de desarrollo urbano. Ahí está la historia de todo lo que se logró hacer hasta bien entrada la década de los setenta, cuando legítimamente nuestra ciudad tenía un lugar de excepción entre las urbes del país. Ninguna ciudad puede salir incólume –ni mucho menos- del violento crecimiento y las reiteradas crisis que se han tenido que enfrentar los últimos decenios.

Por supuesto que han existido factores estructurales, excesos y omisiones, injusticias y opacidades en nuestro desarrollo urbano. No es, sin embargo, del caso buscar en las simples incriminaciones las soluciones que tanto apremian. Lo que necesitamos, ahora, son consensos lúcidos y efectivos. Aprender del pasado pero atrevernos a hacer la apuesta del futuro común. Y esa esencial toma de posiciones frente al presente y de cara al futuro es la que ahora requerimos. Un verdadero acuerdo por la ciudad.

Dos elementos parecieran ser básicos: una interlocución fluida y capaz de construir consensos entre los distintos actores sociales en el sentido más amplio; y un liderazgo político que sepa conducir las acciones que esos consensos determinen.

Es necesario evitar que los árboles no nos dejen ver el bosque. Evitar ahogarnos en temas de coyuntura (por más importantes y sensibles que sean) carentes de un marco general que les dé sentido y proporción. Que los problemas particulares de la ciudad no nos impidan ver a la ciudad misma. Lograr un real y funcional pacto político y cívico para impulsar una ciudad posible y deseable.

Con lo mucho que se ha acumulado de experiencia, de análisis y planteamientos, se cuenta con los elementos necesarios para formular y hacer visible un verdadero modelo de ciudad que responda a las necesidades y expectativas de la segunda urbe del país. Se requiere de la voluntad política y de la plataforma de acuerdos y voluntades que lo hagan posible. Es absolutamente factible, y urgente: armar, construir y hacer explícita, compartible, la propuesta de ciudad en el que esta y las futuras generaciones habrán de vivir. Y luego, construirla.

jpalomar@informador.com.mx

Temas

Lee También

Comentarios