Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Jalisco | Ponen a disposición cursos gratuitos de computación, inglés, pintura, baile y más

Impulsan talleres para personas de la tercera edad

Ponen a disposición cursos gratuitos de computación, inglés, pintura, baile y más
La Casa del Adulto Mayor se localiza en Avenida Hidalgo 1375, en la Colonia Americana. EL INFORMADOR / A. Camacho

La Casa del Adulto Mayor se localiza en Avenida Hidalgo 1375, en la Colonia Americana. EL INFORMADOR / A. Camacho

GUADALAJARA, JALISCO (13/NOV/2016).- El Instituto Jalisciense del Adulto Mayor pone a disposición de las personas de la tercera edad 20 talleres que se imparten de manera gratuita de lunes a viernes en un horario de 11:00 a 17:00 horas. Computación, inglés, pintura, activación física, cocina, elaboración de manualidades y bisutería son sólo algunos de los cursos en los que pueden inscribirse los interesados.

De acuerdo con Alma Salas Montiel, directora general del instituto, todas las clases son dictadas de manera altruista por voluntarios, quienes en su mayoría también son personas de la tercera edad. Asimismo, invitó a quienes estén dispuestos a convertirse en maestros a unirse a la comunidad del IJAM, “bienvenidos nuevos instructores”, afirmó.

En la actualidad se cuenta con alrededor de 250 inscritos. Aunque las instalaciones son pequeñas, “ésta es la casa de los adultos mayores de Jalisco”, aseguró Salas Montiel, por lo que toda persona que desee unirse encontrará un espacio; asimismo, “pueden asistir a todos lo cursos que deseen tomar”.

El IJAM también brinda talleres de educación básica para quienes deseen obtener su certificado de primaria y secundaria, así como servicios de enfermería, homeopatía y odontología, además de asesoría para tramitar la tarjeta INAPAM y vinculación jurídica para adultos mayores que han padecido maltrato.

HISTORIAS DE VIDA
El danzón es su medicamento

Energía, entusiasmo, ritmo y amistad son las características del grupo de danzón Casa del Adulto Mayor del IJAM, donde personas desde 63 hasta 77 años han encontrado una actividad que les permite volver a disfrutar de su tiempo libre y sentirse sanos.

Con un vestido blanco, un chal y una flor en el cabello, en el caso de las mujeres, y con pantalón, guayabera y zapatos negros bien lustrados, en el caso de los hombres, así asisten los participantes del taller de danzón que se imparte todos los viernes de 12:00 a 13:00 horas en las instalaciones del Instituto Jalisciense del Adulto Mayor. El taller, coinciden, les ha permitido recobrar la alegría, la independencia y las ganas de convivir con otras personas.

Felipe Fonseca Guerrero, de años 77, baila danzón desde 1999 y ahora es instructor voluntario de su grupo. Para él, la danza ha sido benéfica tanto a nivel físico como psicológico. “Me metí a clase por prescripción médica, ahora mi presión arterial está en 125/80 y mi diabética en 100. Además, se olvida uno de todo, el baile es la mejor terapia que se pueda encontrar” explica.

Por su parte, María Rosario Camacho, de 71 años, narra que el danzón le permitió superar la muerte de su esposo. “Yo me enteré del taller por medio de uno de mis hijos, me dijo que me iba a traer porque yo enviudé y no quería ni salir a la calle”, asegura.

Ahora se ve sonriente y vivaz, afirma que ha aprendido a disfrutar la realización de nuevas actividades y que espera con ansia cada sesión de danzón. Además, ha mejorado su salud, “ya no me duelen las rodillas, ya puedo caminar mejor”, detalló. Son decenas las  historias de personas de la tercera edad quienes a través de la música y el baile encontraron un excelente medicamento para sus vidas.

Requieren de más apoyos

El IJAM cuenta con el Programa de Octogenarios, a través del cual se otorgan sillas de ruedas, bastones y aparatos auditivos a personas mayores de ochenta años de edad que así lo requieran.

A través de un padrón que se realiza en todos los municipios del Estado, se determina quiénes requieren los apoyos y se acude a su domicilio. “Tenemos una persona de 116 años, vive en Tlaquepaque, le acabamos de dar una silla de ruedas”, especificó Salas Montiel.

Sin embargo, “pedimos donación de aparatos auditivos porque el recurso del Instituto no lo puede solventar”, expresó la funcionaria en un exhorto para que, quienes estén interesados y cuenten con el capital, apoyen  a un adulto mayor a recuperar la audición.

Sin embargo, sobre todo pide “que la familias den amor, compañía y mucho cariño a sus adultos mayores, tenemos que fortalecer los valores de respeto hacia las personas de la tercera edad”.

Temas

Lee También

Comentarios