Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Domingo, 17 de Febrero 2019
Jalisco | ¿Contribución urbana o mal necesario?

El Centro tapatío asoma nueva cara

A una semana de entregar las obras, las opiniones ciudadanas son encontradas

Por: EL INFORMADOR

GUADALAJARA, JALISCO.- A una semana de que el Ayuntamiento de Guadalajara entregue a la ciudadanía uno de los trabajos que suscitaron más polémica en la actual administración: la rehabilitación del Centro Histórico, casi todo está listo, excepto – además de cuatro calles y el alumbrado – definir el costo social y político que éstas han representado.

No es para menos. La anunciada “obra más importante de los últimos 30 años” por el municipio, ha sido vista por la población como un trabajo oportuno y valorado por su contribución urbana,  pero también grandes segmentos la conciben como un “mal necesario”. En el peor de los casos, como un proyecto que pudo aplazarse.

Finalmente, no será en mayo cuando todas las arterias estén totalmente listas. Cuatro importantes calles quedan sin intervenir,  por lo menos no hasta octubre, cuando transcurra el temporal de lluvias: Contreras Medellín, Enrique González Martínez y 8 de Julio. San Felipe, en su tramo de Humboldt hasta 16 de Septiembre, queda inconcluso.

El alumbrado público terminará de instalarse durante junio, al igual que la plantación de cinco mil árboles y los barandales de sus respectivos cajetes.

Sin embargo, la población que a cuatro meses de iniciarse las obras en las que el municipio invierte más de 200 millones de pesos,  transita por el primer cuadro de la ciudad, ya percibe los cambios. La rutina y el entorno son similares, el flujo vehicular también los es, “pero está más bonito”, afirma Elena Gómez, vendedora de boletos de lotería en la esquina de Juárez y Colón, una de las primeras calles abiertas a la circulación.

Antes de enero, cuando el Ayuntamiento anunció que rehabilitaría el Centro Histórico, el alcalde Alfonso Petersen Farah explicaba a la población que se le daría un carácter más peatonal al primer cuadro. Si bien los tramos de banqueta intervenidos son más anchos en comparación con los que la gente sorteaba en diciembre de 2008, en las 140 manzanas modificadas no quedó un solo andador exclusivo para los transeúntes “de a pié”.

Rubén Ruíz Gallardo, taxista del sitio 8, localizado en El Santuario, padeció los cuatro meses de trabajos en las calles, tanto por la disminución de usuarios como por el estrés derivado al transitar por el primer cuadro de la ciudad.

Y es que antes de iniciarse los trabajos, estima que el Centro, en un día normal, desde El Santuario hasta Prisciliano Sánchez, podía ser cruzado en 10 minutos, cuando a raíz de las obras afirma haber tardado más de media hora.

Por lo pronto, con casi la totalidad de las calles abiertas a la circulación, considera que esta dinámica vehicular no ha cambiado del todo. Tampoco lo ven con optimismo, los locatarios del primer cuadro que desde antes de arrancar las obras denunciaron que tendrían pérdidas en sus negocios. Y así fue, meses después de negociaciones y protestas infructuosas, la Comisión Estatal de Derechos Humanos en Jalisco (CEDHJ) emitió una medida cautelar; además de las denuncias interpuestas por los afectados ante la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE).

Por otra parte, los comentarios sobre las obras por parte de la población, que tenía meses sin visitar el Centro Histórico, son positivos. Rafaela Asencio, vecina de Loma Dorada, quien acude un sábado ordinario: “Pues sí note algo raro, pero ya me fijé bien, está muy bonito”.

Comentarios como el de la señora “Chela”, son reiterados por los moradores que salvo los que utilizan el transporte público que cruza por el Centro Histórico, fueron parte de los afectados con severidad por las obras de rehabilitación.

El 31 de Mayo, y aunque el Instituto Electoral y de Participación Ciudadana del Estado de Jalisco (IEPCEJ) no permitirá realizar un protocolo de inauguración, al poder interpretarse como acto proselitista, el municipio entregará casi en totalidad la obra de rehabilitación. El costo social y político, como todos los actos buenos o malos de gobierno, podría verse reflejado en las urnas de los próximos comicios.

Temas

Lee También

Comentarios