Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Jueves, 15 de Noviembre 2018
Internacional | Para Zapatero, los buenos fundamentos de la economía española son un buen amortiguador, pero no un muro que nos aisle

Zapatero ofrece combatir desaceleración económica y unidad frente a ETA

El socialista pidió la confianza del Parlamento para un segundo mandato como presidente del Gobierno español

Por: EFE

Madrid.- El socialista José Luis Rodríguez Zapatero pidió hoy la confianza del Parlamento para un segundo mandato como presidente del Gobierno español con un programa basado en medidas para frenar la desaceleración económica y la oferta de una estrategia pactada por todas las fuerzas políticas frente a ETA.

Durante 75 minutos, Zapatero desgranó las líneas maestras de su gobierno para los próximos cuatro años ante el Congreso de los Diputados (cámara baja) que debe dar su aprobación para que sea investido como jefe del Ejecutivo.

El dirigente socialista tomó como hilo conductor su idea de España "un país próspero y a la vez decente, un país eficiente, un país unido y diverso, un país comprometido con la causa de la paz y en la lucha contra el cambio climático y la pobreza".

Reservó la primera parte y la más amplia para la situación económica, para reconocer que aunque la economía española en 2008 "está mejor que en 2004", la situación por el contexto mundial es "menos favorable".

En este sentido, aludió a la "incertidumbre" que sienten los españoles por las turbulencias financieras de los mercados internacionales, la escalada del precio del crudo, de materias primas y de algunos alimentos, y anunció la adopción de medida "inmediatas" y también a "medio plazo" para hacer frente al panorama desfavorable.

Para Zapatero, los buenos fundamentos de la economía española "son un buen amortiguador, pero no un muro que nos aisle", por lo auguró que en esta legislatura, sobre todo en la primera mitad, habrá un panorama de crecimiento menor que en la anterior.

"No es un horizonte prolongado sino transitorio", señaló.

Para paliar los efectos, anunció que se adoptarán medidas inmediatas, entre ellas algunas específicas centradas en el sector de la construcción, que ha sufrido un fuerte deterioro en los últimos meses.

Su Gobierno, adelantó, acelerará la licitación de obra pública y pondrá en marcha un plan de recolocación de desempleados del sector.

Pese a la desaceleración, anunció que mantendrá las políticas sociales, y afirmó que aumentará el salario mínimo y las pensiones más bajas, además de profundizar las políticas de igualdad hombre-mujer para acabar con la desigualdad salarial.

Sobre otro de los grandes temas de la política española, la lucha contra la organización terrorista ETA, propuso "diseñar una estrategia antiterrorista de todos los grupos de la cámara".

Zapatero subrayó que la banda terrorista, que desde hace más de 30 años busca la independencia de País Vasco por las armas y ha asesinado a más de 800 personas, "sólo tiene un destino, poner fin a su barbarie criminal definitiva e incondicionalmente".

La respuesta del líder de la oposición conservadora, Mariano Rajoy, a esta oferta puede marcar la diferencia en esta legislatura después de que la precedente estuviera marcada por un áspero enfrentamiento entre ambos a propósito de la política con ETA.

Rajoy reprochó a Zapatero que hubiera accedido a mantener contactos con la banda terrorista durante el proceso iniciado en 2005 tras el anuncio por ETA de un alto el fuego que luego rompió con un atentado, el 30 de diciembre de 2006, en el aeropuerto de Barajas (Madrid), que causó la muerte a dos ecuatorianos.

La organización terrorista perpetró en los últimos meses varios atentados, el último dos días antes de las elecciones del 9 de marzo cuando asesinó a tiros a Isaías Carrasco, un ex concejal socialista en el País Vasco.

Zapatero anunció que en la revisión del sistema de financiación autonómica que planea abordar, el Estado "mantendrá al menos el 50 por ciento del gasto público".

Este punto fue interpretado por algunos analistas como una señal de una tendencia a una "recentralización" en su política tras las críticas recibidas en la anterior legislatura por parte del PP de haber cedido demasiado a las reclamaciones nacionalistas.

La mayoría de los grupos consideraron que en el discurso de Zapatero no hubo grandes novedades y su visión de España fue calificada de "idílica, casi paradisíaca," por el portavoz del Partido Nacionalista Vasco (PNV), Josu Erkoreka.

Con seis diputados, este grupo puede tener la llave de la investidura de Zapatero en una primera votación para la que necesita los 176 votos de la mayoría absoluta. El Partido Socialista (PSOE) tiene solo 169 escaños.

Erkoreka dijo que su partido no descarta ninguna de las tres opciones, es decir votar "si", "no" o bien la abstención.

Los nacionalistas catalanes de CiU ya dijeron que no le darán su voto y solo dudan entre el "no" y la abstención.

Si no fuera elegido en la primera votación, que previsiblemente se celebrará mañana miércoles, sería elegido el viernes en una segunda ronda en la que solo necesitará la mayoría simple.

EFE 08-04-08 IJALH

Temas

Lee También

Comentarios