Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Miércoles, 16 de Octubre 2019
Internacional | Los cooperantes destacaron que temieron por su vida al verse envueltos en el disturbio

Voluntarios europeos testigos de los disturbios en Perú denuncian a policías

Un manifestante fue apaleado brutalmente por varios miembros de las fuerzas de seguridad

Por: EFE

BRUSELAS, BÉLGICA.- Dos cooperantes belgas que vivieron "in situ" los disturbios que dejaron la semana pasada una treintena de muertos en la Amazonía peruana, denunciaron hoy en Bruselas la "violencia desproporcionada" empleada por la policía contra los indígenas y pidieron una "investigación internacional neutral".

Thomas Quirynen y Marijke Deleu, voluntarios de la organización no gubernamental CATAPA (Comité Académico Técnico de Asesoramiento a Problemas Ambientales) que trabajaban en la zona, afirman ser los únicos testigos internacionales del choque entre nativos y policías cerca de Bagua, en la Amazonía peruana.

Según el Gobierno peruano, en los enfrentamientos -que comenzaron cuando las fuerzas de seguridad desalojaron a manifestantes que ocupaban una carretera- murieron 24 uniformados y 9 indígenas, aunque otras fuentes elevan a entre 30 y 50 las víctimas mortales entre los nativos.

Quirynen y Deleu, que tomaron multitud de fotografías de los enfrentamientos del pasado día 5, indicaron hoy en rueda de prensa que su intención es dar a conocer "lo que pasó en realidad" en la zona ya que, en su opinión, los periódicos peruanos no se hicieron eco en los días posteriores a los disturbios de lo que ocurrió a los manifestantes.

Aunque afirmaron no poder corroborar la existencia de más cuerpos de indígenas no contabilizados en el cómputo oficial de víctimas, afirmaron que los pobladores locales aseguraron que había "más muertos" que los policías retiraron al término del enfrentamiento.

En palabras de los cooperantes, los indígenas fueron objeto de una "violencia desproporcionada" al ser disparados por la policía desde tanques y helicópteros, "sin que tuvieran la oportunidad de esconderse" en el campo abierto en que se encuentra la carretera.

También señalaron que alguno de los manifestantes fue "apaleado brutalmente" por varios miembros de las fuerzas de seguridad.

Confirmaron, por otro lado, que algunos indígenas portaban armas de fuego que pudieron tomar de un grupo de policías que habían retenido previamente, algo que en su opinión no justificó el "uso desproporcionado de la fuerza" por parte de los policías peruanos.

Los cooperantes destacaron que "temieron por su vida" al verse envueltos en el disturbio, y que encontraron "cuerpos muy golpeados" de los indígenas caídos y "casquillos por todas partes" en la zona del enfrentamiento.

Los indígenas dispersados de la carretera habían iniciado el pasado 9 de abril unas protestas para pedir la derogación de varios decretos legislativos que facilitan las actividades extractivas en la zona, que en su opinión no tienen en cuenta sus derechos sobre sus tierras.

Temas

Lee También

Comentarios